Revista nº 855
ISSN 1885-6039

Presentación del libro Memorias de un superviviente del holocausto nazi.

Martes, 28 de Marzo de 2006
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 98

El miércoles día 29 de marzo a las 20:30 horas, en el Club Prensa Canaria de Las Palmas de Gran Canaria, tendrá lugar la presentación del libro MEMORIAS DE UN SUPERVIVIENTE. NACIANCENO MATA, UN CANARIO EN MAUTHAUSEN, unas memorias que nos enseñan el horror de los campos de prisioneros, de trabajo y de exterminio nazis, que representan el capítulo más negro de la Segunda Guerra Mundial. La presentación correrá a cargo de Luis Alberto Anaya, Profesor Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y Primitivo Jerónimo Pérez, Consejero de Cultura del Cabildo de La Palma.



Intervendrán en el acto Ricardo Guerra Palmero, Oliver Quintero Sánchez y Alfredo Mederos, autores del Estudio Preliminar, Cuadros y Notas. Asimismo participará Moisés Plasencia, Director General de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias, entidad que junto con el Cabildo de La Palma y el Centro de la Cultura Popular Canaria han editado la publicación.

Estas MEMORIAS son el relato estremecedor de una víctima, de un actor involuntario de esa macabra tragedia que representaron los campos de exterminio. Así pues, los hechos que en estas memorias se recogen deben ayudar a despejar la espesa niebla que rodea este triste episodio de nuestra historia y así cumplir una importante labor social, cultural e histórica.

Son la historia de un hombre sencillo que, sin pretenderlo, al relatar cómo se las ingenió para sobrevivir durante cuatro años y medio en un campo de exterminio, nos proporciona un verdadero canto a la vida, al instinto de supervivencia del hombre. En Mauthausen Nacianceno vivió y padeció lo indecible, tuvo que aprender a no perder la esperanza, a sobrevivir día a día, en ocasiones a olvidarse de la dignidad humana, a ser pragmático sobre todas las cosas. Quizás, la ironía, el humor negro y, en ocasiones, la frialdad y la crudeza que impregnan sus palabras, fueron la única manera de afrontar los recuerdos del horror, de los asesinatos masivos, de las torturas, del hambre y extenuación...

La fortuna, su mejor amiga durante la reclusión en el campo, le salvó la vida en varias ocasiones y le dio la espalda a su hermano Orencio desde el primer momento. La suerte jugó un papel importante pero las ganas de vivir, el afán de supervivencia, ese ingenio y picardía tan propio del canario, el instinto y la inteligencia fueron sus grandes aliados a la hora de librar esa larga batalla de más de cuatro años que finalmente ganó, eso sí, pagando un alto precio y dejando unas heridas que jamás cicatrizaron.

Existen datos fiables que indican que en Mauthausen-Gusen perecieron casi una treintena de isleños y sólo unos pocos regresaron con vida, y de ellos, solamente se conocen unas memorias escritas sobre aquellos terribles años, y son, precisamente, las que llenan las páginas de este libro.

Resulta muy difícil imaginar cómo un hombre pudo sobrevivir más de cuatro años en uno de estos campos. La odisea de Nacianceno Mata comienza en julio de 1936, cuando tanto él como su hermano Orencio son movilizados por los sublevados. No pudieron elegir el bando en el que luchar y, en cuanto se les presentó una oportunidad, desertaron y se pasaron al bando republicano. Poco antes de finalizar la guerra huyeron de la represión de los victoriosos buscando la protección de Francia. En el país galo, lejos de hallar la salvación, encuentran el desprecio y la humillación de los campos de refugiados franceses, y con la invasión nazi caen en manos de los alemanes y son deportados al campo de exterminio de Mauthausen (Austria). Y es a su llegada donde empieza el relato de estas memorias. Orencio moriría poco tiempo después en el campo anexo de Gusen, a donde mandaban a los que ya no servían para trabajar.

En un extracto de las Memorias, Nacianceno narra: En la salida de la cantera hacia el campo estaba la "célebre" escalera, de la que tanto nos habían hablado al llegar a Mauthausen. Había sido construida por los detenidos y tenía 186 peldaños. Hasta en los periódicos, revistas y folletos que se publicaron sobre el campo de Mauthausen, después de la liberación, se habló de la famosa escalera de 186 peldaños... Había que subirla y deprisa. Los judíos, que tenían que hacerlo cargando las piedras, temían a estas escaleras como a la muerte. Los terribles gritos acompañados de golpes y patadas, las piedras que se caían y herían a otros, las cholas sin dueño salpicadas por todos lados, hombres agotados que se sentaban en los escalones sin fuerzas, sangrando, llorando. Formaban un infierno, en aquellos días que nadie podrá olvidar y de los que fui testigo involuntario.


Homenaje a los olvidados de la Historia.

Estas MEMORIAS representan un verdadero homenaje a todos aquellos olvidados por la historia, un homenaje a todos los que sufrieron algún tipo de represión (desaparecidos, ejecutados sumarialmente, torturados, encarcelados, desposeídos de sus bienes, inhabilitados) por defender la libertad y la democracia, que fueron enterrados en lo más profundo del olvido pero que merecen ser recordados, porque ellos y la represión a la que se vieron sometidos también forman parte de la Historia y ésta debe ser conocida en su integridad, sin censuras.

Esta obra cuenta con unas ilustraciones fundamentales, ya que se trata de fotografías realizadas en el propio Campo durante el horror de la guerra y atestiguan todo lo que Nacianceno Mata relata en estas Memorias. Están cedidas por el Museo de Historia de Cataluña y la Asociación Amical de Mauthausen, y se conservan gracias a Francesc Boix, un prisionero catalán a quien pusieron a trabajar en el Campo en el servicio de identificación fotográfica, y que logró sustraerlas cuando los alemanes ordenaron destruir todo el archivo al ver perdida la guerra.

El diseño de cubierta es obra de Juan Ángel Gutiérrez Castañeda y el de interior de Alberto Hernández Salazar, del departamento de Publicaciones del Centro de la Cultura Popular Canaria.

MEMORIAS DE UN SUPERVIVIENTE. NACIANCENO MATA, UN CANARIO EN MAUTHAUSEN está distribuido en todas las librerías del Archipiélago, pudiendo solicitarlo en caso de no encontrarlo en su municipio llamando a los teléfonos del CCPC: 922 82 78 00/82 20 00 ó 928 39 00 80.

Noticias Relacionadas
Comentarios