Revista nº 906
ISSN 1885-6039

El arquitecto Faustino García Márquez habla en La Laguna sobre la ordenación del territorio en Canarias.

Martes, 18 de Octubre de 2005
Redacción BienMeSabe/ CCPC
Publicado en el número 75

El prestigioso arquitecto urbanista Faustino García Márquez ofrecerá una charla-coloquio mañana martes en La Laguna sobre LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO EN CANARIAS. PRESENTE Y FUTURO. La charla-coloquio, que dará comienzo a las 20:30 horas en la Sala San Borondón de La Laguna (esquina de las calles Daute y Cruz de Candelaria), se enmarca en el Ciclo Un Proyecto de Futuro para Canarias promovido por el Centro de la Cultura Popular Canaria.



Faustino García Márquez es una de las máximas autoridades en materia de territorio y medio ambiente en las islas. Fue el coordinador del equipo que redactó Las Directrices, el instrumento de planeamiento del Gobierno de Canarias que aborda la ordenación de los recursos naturales y del territorio.


En su charla de mañana, sobre LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO EN CANARIAS. PRESENTE Y FUTURO, el arquitecto grancanario parte de la base del carácter del territorio como el más valioso de los recursos naturales canarios, por su dimensión ambiental, pero también social (identidad) y económica (turismo), pero también como recurso no renovable y frágil sometido, desde hace decenios a una tremenda sobrepresión por la urbanización, la edificación y las infraestructuras.


La sociedad canaria, desde 1982 hasta 2003, se ha ido dotando de una serie de mecanismos de protección de las partes ambientalmente más valiosas de ese territorio, y de instrumentos para lograr un uso más cuidadoso y eficiente del resto del territorio insular. Para el arquitecto, en el paso de una sociedad agraria a nuestra moderna sociedad inmobiliaria, el sentido primario de la propiedad del suelo, notablemente arraigado en la cultura tradicional, ha sido sustituida por una profunda indisciplina institucional y social y por una insaciable voracidad territorial de las mismas instituciones y agentes sociales.


Las diferentes normas, medidas e iniciativas no han sido suficientes para contener el continuo crecimiento del consumo de territorio. A partir de los años 90, la creciente presión comenzó a provocar reacciones sociales cada vez mayores, que abanderó durante años Lanzarote, y que provocaron, entre 1994 y 2003, la promulgación de una serie de normas legales sobre espacios naturales, territorio y ordenación, para orientar el desarrollo territorial del archipiélago en la dirección de los límites del crecimiento, la contención del consumo de suelo, la preservación del suelo no utilizado, la mejora del paisaje y el uso eficiente del suelo ya utilizado, mediante el reciclaje urbano.


Para García Márquez, en los últimos años, estos objetivos han desaparecido de nuevo de la escena política, propiciando un rearme de los depredadores del territorio, mediante la inaplicación y paralización del desarrollo de los preceptos legales y renovadas olas de indisciplina, reforzadas ahora por el revisionismo de los principios y las disposiciones legales, justificado en una necesidad de viviendas para cuya satisfacción no se utilizan los instrumentos más precisos y cuidadosos diseñados en la normativa vigente, sino el martillo de la clasificación extensiva de nuevo suelo y el disolvente de las amnistías de las infracciones cometidas; pero auspiciando, sobre todo, una decidida voluntad de implantación de grandes operaciones urbanísticas y faraónicas infraestructuras.


El panorama resulta inquietante, ante la ausencia de fuerzas políticas que defiendan decididamente políticas de contención del consumo territorial, y ante el acoso de las instituciones y medios de comunicación contra las fuerzas sociales que se alinean en defensa del territorio. Sin embargo, existe un futuro alternativo y necesario, asumido tanto de forma puntual como global por diferentes movimientos ciudadanos y sectores sociales y profesionales.


El problema es articular esa clara visión de futuro, para que lo necesario sea posible. El problema es la urgencia, porque estamos dilapidando de forma irrecuperable un patrimonio que no nos pertenece a nosotros, sino a las futuras generaciones canarias.

...................


Este charla forma parte del programa de actividades que viene organizando diariamente la Sala San Borondón de La Laguna, que incluye presentaciones de libros, discos, conciertos en directo, cine, exposiciones, talleres... y que están obteniendo una extraordinaria respuesta por parte del público.


En la sección de Charlas-coloquio, se pretende ofrecer una visión crítica de la actualidad social y cultural del Archipiélago, a través de la palabra de personalidades de relieve, con voz autorizada, que aporten su opinión y promuevan sobre todo un diálogo constructivo con el público.




FAUSTINO GARCÍA MÁRQUEZ.

Faustino García Márquez (Las Palmas, 1944), es arquitecto urbanista (Madrid, 1973). Desde 1990 trabaja como urbanista en la Administración de la Comunidad Autónoma. Anteriormente participó en la redacción de instrumentos de ordenación de ámbito municipal y de centros históricos (1973-1990).


Coordinó la redacción de las Directrices de Ordenación General y las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias (2002-2003). Fue Director General de Urbanismo (1993-1995). Entre 1973 y 1977 fue profesor de Urbanística en la Escuela de Arquitectura de Las Palmas y continúa participando como tal en cursos de formación y postgrado.


Es miembro de la Academia Canaria de la Lengua y del Gabinete Científico del Consejo de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote. Como dibujante y humorista, colaboró en las Revistas Sansofé (1970-1972) y Anarda (1999-2000), además, ha publicado y colaborado en diferentes trabajos, especialmente sobre urbanismo y arquitectura.

Comentarios