Revista n.º 1054 / ISSN 1885-6039

Batijero

Relatos de una habitante de la Cueva Pintada.

Miércoles, 4 de marzo de 2009
María Elba Santana Márquez

Como quiera que sea, por ignorancia o por desidia, intentaron allanar los niveles de los bancales de alrededor de la cueva con una excavadora. Pero fue gracias a la intervención de Fefita Medina, licenciada en Bellas Artes y actualmente retirada, la que se plantó delante de la excavadora para que no se hiciera más destrozos de los que ya había causado la excavadora con los dientes de la pala al remover la tierra indiscriminadamente.

Familia de Pino Valencia en el acceso antiguo a la Cueva Pintada.

La mecida: de la leche a la manteca.

Sábado, 28 de febrero de 2009
Marcos Brito (Llanoazur Ediciones)

La cabra, en nuestras bandas del sur de Tenerife, ha sido algo más que un mero útil económico o alimenticio; ha sido sobre todo un vínculo estable y duradero en su austero entramado social, un animal del que se aprovecha casi todo: la carne, la leche, el cebo, la piel y hasta su estiércol.

Mecida de leche, en el sur de Tenerife.

Esto es un juguete. Etnoludens.

Jueves, 29 de enero de 2009
Redacción BienMeSabe

Hubo un tiempo en el que Canarias vivía de la agricultura, los niños ayudaban a los adultos trabajando en el campo y sus juegos reproducían aquellas labores. Hubo un tiempo en el que no existían centros comerciales ni cartas a los Reyes Magos. En aquel tiempo, los camiones eran de penca.

Carritos hechos de lata.

Fistulera.

Domingo, 25 de enero de 2009
Jorge Cruz

En medicina popular se ha utilizado en aplicación externa para el tratamiento de la erisipela y otras enfermedades inflamatorias de la piel, o como remedio de fístulas y hemorroides. También como “curas depurativas” en uso interno para los trastornos inflamatorios de los ganglios linfáticos.

Fistulera de cumbre.

Juan, Cristóbal, Pepe y Camilo, herreros (III): mi tío Pepe.

Domingo, 11 de enero de 2009
Juan Eugenio García del Pino

Mi tío Pepe, Pepe El Herrero (1911), cómo se crecía en la forja: ¡Oh, aquello había que verlo! Los materiales se sacan de los sitios más dispares, raíles, chasis de camiones, ballestas… Todo el material es trabajable, unos cogen temple mejor que otros. Todos pasan de ser un cacho de hierro a ser algo útil: un cuchillo, un sacho, una barrena, un pico, un plantón, una poóna, un regatón, un lo que fuera.

El tío Pepe El Herrero.

Cuentos contextualizados V: Aquellas Navidades en La Palma.

Sábado, 3 de enero de 2009
Manuel García Rodríguez

Aquel año, llegado el mes de enero, mi padre me prometió que mis próximas Navidades las pasaría en Canarias, en La Palma, junto a mi abuelo Julián, en su pueblo con sus gentes, disfrutando de la compañía de otros niños, comunicándome de viva voz... En fin, viendo lo que mis ojos nunca habían visto. Y… pasaron los meses muy lentos, uno a uno iba contando los días que faltaban para el tan ansiado viaje.

Dibujo de Los Divinos en La Palma.

El salto del pastor canario.

Miércoles, 10 de diciembre de 2008
Colectivo Aguere de Salto del Pastor Canario

Desde la época prehispánica, los habitantes de las Islas Canarias se servían de unos palos largos para desplazarse, con mucha habilidad, a través del territorio, sobre todo en las zonas más abruptas de nuestras Islas. La práctica de desplazarse con la lanza se ha mantenido hasta nuestros días entre los pastores, sobre todo cabreros, en el cuidado de sus rebaños.

Rosi del Colectivo Aguere de Salto del Pastor.

Cuentos contextualizados IV: La luz del pajero.

Martes, 2 de diciembre de 2008
Manuel García Rodríguez

Con el paso de los años su capital fue creciendo y creciendo. Los viñedos, almendros e higüeros, cuidados con esmero por sus honrados medianeros, rentaban lo suficiente como para que D. Fulgencio no tuviese que gastar el oro. Con el paso de los años, la riqueza de D. Fulgencio despertó la avaricia de sus dos sobrinos cuando supieron, por boca de D. Leoncio, otro vecino del barrio de Las Tricias que no hacía mucho había llegado de Cuba, que D. Fulgencio era muy rico por allá y que, según se comentaba en La Habana, su fortuna en oro la había traído a Canarias en monedas onzas y centenes.

Barco pintado en un lienzo.

Leña buena.

Miércoles, 26 de noviembre de 2008
Jorge Cruz

Popularmente se ha considerado un excelente remedio de estados catarrales, con fiebre o sin ella, y en el asma; por su amargo sabor se ha utilizado además como antidiabética. También como antirreumática en uso interno. Y en baños o compresas, en aplicación externa, para tratar dolores reumáticos, musculares o articulares, y torceduras o contusiones.

Leña buena.

El lenguaje silbado en la Isla de El Hierro.

Miércoles, 12 de noviembre de 2008
David Díaz Reyes

Es una maravilla: incluso en nuestros días podemos escuchar dos personas comunicándose a gran distancia por medio del silbo. Todas las indicaciones muestran que se trata de una manifestación cultural que procede de la población aborigen canaria. Los guanches, utilizando este nombre generalizado para el antiguo habitante de Canarias, utilizaban la técnica del silbo en las Islas, pero partiendo de su lengua de origen amazigh (bereber), ya desde antes de la llegada de los europeos.

Foto Noticia El lenguaje silbado en la Isla de El Hierro.

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.