Revista nº 1034
ISSN 1885-6039

Amagro: historia y naturaleza.

Viernes, 17 de Marzo de 2023
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 983

Este es el nuevo libro de Domingo Oliva Tacoronte, sobre el conocido, histórico y emblemático espacio, y que se presentará el próximo 28 de marzo, a las 20:00 h., en el Teatro Consistorial de Gáldar (Gran Canaria).

 

 

Nacido a sus pies, y habiendo pasado sus años de niñez correteando en las laderas de estas montañas emblemáticas de la comarca de Gáldar, el autor, además de utilizar la investigación y el estudio de la zona, tiñe las páginas de este libro con el valor sentimental que para los habitantes de la comarca poseen.

 

En ellas encontramos una descripción detallada y accesible, con referencias a la toponimia concreta y conocida, de la formación geológica del macizo. Además de un estudio diacrónico de la flora, nos ofrece una descripción general de las plantas pertenecientes a los diferentes hábitats y una relación detallada de las especies presentes en esta Arca de Noé vegetal. En Amagro encontramos los tres reptiles propios del Archipiélago, amenazados desde hace unas décadas por la culebra de California, que también supone una amenaza para las aves. Aves de litoral, canoras, migratorias, rapaces… de todas ellas se presenta un exhaustivo inventario. Además, el mundo de los insectos -igualmente transmitido aquí- es fascinante y de una riqueza difícil de imaginar para el profano: mariposas, hormigas, abejas solitarias, polillas, cigarrones…

 

La relación de Amagro con el hombre ha sido de dos tipos. En la etapa precolonial fueron estas montañas sagradas. De esta etapa quedan recuerdos históricos y legendarios, que el autor repasa y analiza, así como interesantísimos yacimientos arqueológicos.

 

Tras la conquista europea, Amagro tuvo tres usos principales: la obtención de leña, los pastos para el ganado y el uso agrícola. La gente pobre subía, hasta los años 60 del siglo XX, a recoger tabaibas y cardones con que guisar. Por su parte, los pastos fueron usados libremente por los vecinos hasta la constitución del ganado municipal, en 1959. En todo tiempo hubo irrupciones ilegales de los pobres en busca de tierras de cultivo con que mitigar el hambre, pero es en el siglo XVIII cuando se acomete el Reparto de la Vega de Amagro entre toda la población. Estos cultivos estacionales, pobres, entrarían en retroceso, y ya en el siglo XX se produce la venta directa de terrenos por parte del ayuntamiento, especialmente en los llanos de la zona baja, cercanos a la marea, y se constituyen y crecen los núcleos poblacionales de San Isidro, Barrial y Sardina.

 

Foto de Jorge Onrubia. 1987 (Archivo de la Fedac)

 

En Amagro quedan restos de todos estos usos, y de otros como los corrales, eras, hornos de cal, conducciones de agua o puertos, que lo convierten, junto con sus valores naturales e históricos, su cercanía a los núcleos de población y su titularidad pública, en una magnífica aula donde estudiar nuestro pasado y unas formas de vida ya perdidas.

 

Amagro en la actualidad necesita la máxima protección y actuaciones que reviertan los daños causados por siglos de explotación. En este sentido, el autor ofrece unas líneas maestras acerca de cómo actuar en relación con los diferentes aspectos tratados.

 

En el libro se incluyen dibujos, fotografías y mapas además de unos desplegables en que se señala la rica toponimia perteneciente al siglo XVIII y a mediados del siglo XX, toponimia perdida casi totalmente en la actualidad.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios