Revista nº 1039
ISSN 1885-6039

Estudiantes palmeros crean un dispositivo para la detección de gases volcánicos.

Martes, 04 de Julio de 2023
Asociación Tierra Bonita
Publicado en el número 999

Se trata de una sencilla y útil solución tecnológica que ha ideado un grupo de estudiantes del IES Eusebio Barreto Lorenzo para ayudar a convivir con los gases volcánicos. La misma clase creó también un controlador que avisa de altas concentraciones de CO2 en interiores y activa de modo automático un ventilador.

 

 

La erupción volcánica ha sido una experiencia muy dura para personas de todas las edades en el Valle de Aridane (La Palma), incluyendo la infancia y la adolescencia. Así, en los colegios e institutos de los municipios afectados por la catástrofe se han vivido experiencias realmente conmovedoras.

 

Es el caso del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Eusebio Barreto Lorenzo, de Los Llanos de Aridane, donde la inventiva científica y tecnológica se ha fomentado de manera solidaria, y se han diseñado proyectos muy interesantes para la población damnificada, entre otros un dispositivo para gestionar la detección del dióxido de carbono (CO2) en la costa y facilitar el trabajo a los agricultores, entre otros trabajadores que acceden a la zona de exclusión. El artilugio consiste en un medidor portátil de CO2 instalado a través de una lilypad (pequeña placa con un microprocesador de código abierto que se cose fácilmente a la ropa) en un chaleco para que avise por si hay alta una concentración de gas.

 

Otro grupo diseñó un controlador diseñado con Arduino (plataforma abierta de software y hardware libres) para que, en caso de que en un lugar cerrado aumente la concentración, la placa mande señal a un motor y active la ventilación forzada en el lugar para airearlo, aumentando así la cantidad de oxígeno.

 

 

Cecilia Álvarez, profesora: «Un desarrollo tecnológico perfectamente viable». Cecilia Álvarez, física y profesora de Tecnología e Ingeniería en el instituto Eusebio Barreto, explica que estas ideas surgieron en una clase de 1.º de Bachillerato, compuesta de 21 alumnos, distribuidos en 4 grupos, para que determinaran qué problema cercano querían resolver, como desafío científico tecnológico, para lo cual buscaron información. Fue así como un grupo vio la necesidad de mejorar la seguridad frente a los gases volcánicos para el personal que trabaja en la zona costera cultivada desde La Bombilla a Puerto Naos, cuyos residentes llevan evacuados desde el inicio de la erupción en septiembre de 2021.

 

Esta docente asegura que se trata de un desarrollo tecnológico “perfectamente viable, aunque para su implementación real y ponerlo en uso para la sociedad sería necesario hacer algunas mejoras, sobre todo de empaquetado, es decir, que todo el módulo que hemos diseñado pudiera estar compactado en un solo dispositivo”.

 

 

Un guante para medir la temperatura de la tierra. Otro de los grupos, buscando mejoras en la agricultura, diseñó un guante con el que se puede medir temperatura y humedad de la tierra. “Ha sido muy interesante y enriquecedor trabajar con mis alumnos, ver su implicación y ganas de buscar soluciones”, confiesa esta profesora, quien, como otros muchos miembros de la comunidad educativa, resultó damnificada por la erupción.

 

La  inventiva solidaria tuvo premio. En el certamen Talentum Future, organizado por el Parque Científico y Tecnológico de Tenerife y celebrado en mayo en el Auditorio Adán Martín, este grupo de 1.º de Bachillerato se llevó las menciones al mejor trabajo en equipo, mejor impacto social y económico y mejor presentación.

 

 

Alberto Tejera, alumno del IES: «Es un proyecto que puede ser útil a la sociedad». Alberto Tejera, alumno de 1.º de Tecnología e Ingeniería, explica que el dispositivo para medir el CO2 es portátil y fácil de usar. “El montaje es un poco difícil porque hay que coser hilo conductor, calibrar y preparar el sensor, subir el código a la placa y preparar las baterías, pero el uso es muy sencillo, porque es simplemente encender la batería y empieza a funcionar automáticamente”. Afirma que los padres del alumnado en general “han tomado excelentemente esta propuesta, ya que es un proyecto interesante y puede ser de utilidad, porque actualmente para acceder a las zonas de exclusión hay que seguir un protocolo muy complicado y puede llegar a tomar mucho tiempo, por lo que que esto podría ser útil para ahorrarlo en muchos procesos”.

 

Cuenta este estudiante que llevar a cabo este proyecto “fue algo complicado debido a los recursos de los que disponíamos, algunos defectuosos; no empezamos con todo el material disponible sino que fue llegando periódicamente; también hubo algunas complicaciones con la elaboración de la lilypad, ya que los contactos fallaban y no teníamos mucho tiempo”.

 

Este joven palmero atestigua que “el problema del volcán sigue siendo algo real pues, aunque la erupción se haya detenido, los daños causados por la lava siguen presentes, ya que todavía hay muchas personas esperando por ayudas económicas, vecinos que no pueden acceder a sus viviendas debido al riesgo de la emisión de gases y muchas personas solicitan poder reconstruir donde se ubicaba su antigua casa, sin que su solicitud sea aceptada”.

 

 

Algo más: una app por el patrimonio histórico. Por otro lado, el alumnado de 2.° Bachillerato de Fundamentos de Administración y Gestión, con su profesora María Hernández, presentó el proyecto Rutas La Palma, desarrollando una app con mapas y audioguías para dar a conocer nuestra historia y nuestro patrimonio cultural en el casco histórico de Los Llanos de Aridane. Este proyecto recibió en el Talentum Future la mención a la mejor presentación.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios