Revista nº 977
ISSN 1885-6039

Luis Felipe Gómez Wangüemert y su defensa de la figura de Nicolás Estévanez: 1925-1937.

Miércoles, 25 de Enero de 2023
Valentín Medina Rodríguez
Publicado en el número 976

Esta carta que se presenta, de noviembre de 1925, constituye, hasta el momento presente, el primer intento de homenaje hacia la figura de Nicolás Estévanez en Cuba. Y lo llevó a efecto Luis Felipe Gómez Wangüemert, gran defensor de los isleños en la Gran Antilla.

 

 

I

Esta carta que se presenta, de noviembre de 1925, constituye, hasta el momento presente, el primer intento de homenaje hacia la figura de Nicolás Estévanez. Y lo llevó a efecto Luis Felipe Gómez Wangüemert. Un gran defensor de los isleños en la Gran Antilla, gracias al aporte intelectual, político, económico, de valores y costumbres, etc.; que ha permitido que estos se presenten como uno de los colectivos humanos definitorios de la cubanía desde el siglo XVI. De hecho, en su escrito, resalta la contribución de los mambises canarios.

 

En la misiva  solicita el nombre de Nicolás Estévanez a una calle en La Habana. Al parecer, según la historiadora cubana Celia María González, dicha petición se dirigió "a la Comisión de Historia, Ornato y Urbanismo". Sin resultado alguno, según se sabe.

 

Dejada atrás esta iniciativa, el empeño del intelectual palmero se dirigió, tres años más tarde, a la consecución "de fijar una lápida recordatoria en la Acera del Louvre". Un proyecto que conllevó en 1928 la creación de "un Comité pro Homenaje que presidió Benigno Souza, quien había sido médico y amigo personal de Estévanez durante su segunda visita a la Isla, en 1906. Gómez Wangüemert y Roig de Leuchsenring* -continúa afirmando Celia María González- fueron su vicepresidente y secretario, respectivamente. Postergado varios años por dificultades de orden material, finalmente el 27 de noviembre de 1937 un grupo de historiadores, estudiantes y españoles residentes en Cuba colocaron en la Acera del Louvre la tarja escultórica que recuerda la memoria de Nicolás Estévanez y Murphy".

 

Cinco años después, esto es, en 1942, moría en La Habana Luis Felipe Gómez Wangüemert a los 82 años de edad (había nacido en 1862 en Los Llanos de Aridane, La Palma). Habiendo cumplido su sueño.

 

II

LA MISIVA

 

 

D. Nicolás Estévanez y Murphy

Patriota, poeta y periodista desaparecido hace años**.

 

RECORDANDO

Es esta la solicitud que nuestro Director entregó en la oficina correspondiente del Ayuntamiento habanero:

Señor Alcalde:

Señores Concejales:

La proximidad de una fecha dolorosísima trae a nuestra imaginación la magnífica figura de un hombre bueno del que no se hace memoria en esa misma fecha, seguramente porque es ignorada de muchos la noble y peligrosa acción que realizara y que sin duda es digna de una página en la Historia y de la gratitud de los cubanos. El 27 de Noviembre de 1871 el capitán del Ejército español don Nicolás Estévanez y Murphy, al percibir, hallándose en la Acera del Louvre, el ruido de las descargas que dejaron sin vida a los ocho estudiantes de Medicina sacrificados en La Punta, partía, colérico, su espada y se arrancaba del uniforme las estrellas y galones de su grado.

Así, valientemente, heroicamente [sic], protestó de aquel terrible crimen el pundonoroso militar, que hubiera sido sometido a concejo de guerra sumarísimo y fusilado en el trágico lugar en que lo fueron los alumnos universitarios, de no haberlo ocultado, hurtándole a las pesquizas [pesquisas] policiacas dispuestas por el Capitán General, sus muchos admiradores y amigos. Así hizo el que, poeta y periodista, tuvo para esta tierra sus más sentidos cantos y sus más recios escritos.

El [sic], perseguido por sus ideas, dijo en bello romance, revelador de cariño al país y de grandeza moral***:

Y a los que, torpes, dos veces

me lanzaron de tus costas,

si fué por amar a Cuba

mi conciencia los perdona.

Estévanez, de no haberle llamado a cumplir sus deberes de revolucionario los movimientos que en España trajeron la República, de la que fué Ministro de la Guerra, hubiera sido un mambí más, como lo fueron, entre otros muchos, sus conterráneos los generales Manuel Suárez, Lucas Marrero, Vega, Salvador Ríos, Julián Santana y Jacinto Hernández****. Don Nicolás, de no impulsarle el ansia ardiente de transformar la nación española en pueblo regido por principios democráticos, extensivos a las colonias, hubiera pensado, aquí, con el bardo de Suevia*****:

donde un pendón de Libertad ondea

nunca es traidor el que por él pelea.

Para que se perpetúe entre nosotros el recuerdo de varón tan eximio asociándolo al suceso sagriento [sangriento] de Noviembre que se conmemorará dentro de breves días, suplico a la Corporación Municipal el acuerdo de dar el nombre de Nicolás Estévanez a una calle de esta urbe, y a su alcalde que lo sancione.

Ello será acto de justicia y signo de gratitud al caballero sin miedo y sin tacha, del que dijo un poeta, compatriota suyo******:

Tuvo a la Libertad por prometida

desde su juventud fuerte y gloriosa,

hasta el postrer instante de su vida.

Y un éxodo rebelde y ciudadano,

le acompañó hasta el borde de la fosa

la austeridad del último romano.

 

Muy respetuosamente,

Luis F. Gómez Wangüemert.

Habana, 7 de Noviembre de 1925.

 

 

 

Notas

* Gómez Wangüemert, en 1928, era el director de la revista Patria Isleña (La Habana, 1926-1928). Y ambos, en 1937, participaron con sendos discursos en el acto de descubrimiento de la lápida. Vid. GONZÁLEZ, Celia María: "Nicolás Estévanez", Opus Habana, 25.11.2015. Dsponible en: http://www.opushabana.cu/pdf/sem/nicolas_estevanez.pdf. Acceso: 14.11.2022.

** Palabras a pie de foto de Nicolás Estévanez.

*** La estrofa es la siguiente: "Y a los que torpes dos veces / Me lanzaron de tus costas, / Si fue por mi amor a Cuba / Mi conciencia los perdona". El lector podrá comprobar diferencias respecto a lo publicado por Wangüemert. Vid. ESTÉVANEZ, Nicolás: Romances y cantares, prólogo de Eduardo Benot, colección "Voces de La Laguna", Santa Cruz de Tenerife/Las Palmas de Gran Canaria: Ediciones Idea, 2007, p. 195.

**** Los jefes de mayor graduación de origen canario fueron el "Mayor General Manuel Suárez Delgado (1837-1917), General de División Matías Vega Alemán (1841-1905), General de Brigada Juan Monzón (?), General de Brigada Julián Santana Santana (1830-1931) y General de Brigada Jacinto Hernández Vargas (1859-1951)". Ni el mayor general Salvador Hernández Ríos ni el general Lucas Marrero habían nacido en Canarias. Vid. FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, José y CASTELLANO GIL, José M.: Mambises isleños: canarios en el Ejército Libertador de Cuba, prólogo de Eliades Acosta Matos, Santa Cruz de Tenerife: Confederación de Cajas de Ahorros, 1999, pp. 154 y 156.

***** Se trata de dos versos del poeta gallego Aurelio Aguirre Galarraga (1833-1858). El poema completo es el siguiente, y habla de su posicionamiento en caso de que hubiera un levantamiento contra la tiranía colonial española en la Gran Antilla:

¡Oh! Yo soy Español, pero si un día

A Cuba mi Destino me llevara

Y en contra de bastarda Tiranía

El grito de los libres escuchara

El primero las armas tomaría

Aunque traidor también se me llamara.

Que si un pendón de libertad ondea

Nunca es traidor el que por él pelea.

Observemos que Goméz Wangüemert recoge donde un pendón, en vez que si un pendón. Vid. DURÁN, José Antonio: "¿Quién fue en realidad Aurelio Aguirre?". Disponible en: https://www.tallerediciones.com/quien-fue-en-realidad-aurelio-aguirre/. Acceso: 16.11.2022.

****** No hemos localizado esta estrofa. De ahí que no podamos cotejar si son exactos o no sus versos, tal como los presenta el periodista.

 

 

Fuentes hemerográficas

-Patria Isleña (Revista Ilustrada, Órgano de la Colonia Canaria de Cuba, La Habana), año I, núm.1, marzo de 1926.

 

 

Fuentes en la red

-DURÁN, José Antonio: "¿Quién fue en realidad Aurelio Aguirre?". Disponible en: https://www.tallerediciones.com/quien-fue-en-realidad-aurelio-aguirre/. Acceso: 16.11.2022.

-GONZÁLEZ, Celia María: "Nicolás Estévanez", Opus Habana, 25.11.2015. Dsponible en: http://www.opushabana.cu/pdf/sem/nicolas_estevanez.pdf. Acceso: 14.11.2022.

 

 

Bibliografía

-ESTÉVANEZ, Nicolás: Romances y cantares, prólogo de Eduardo Benot, colección "Voces de La Laguna", Santa Cruz de Tenerife/Las Palmas de Gran Canaria: Ediciones Idea, 2007.

-FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, José y CASTELLANO GIL, José M.: Mambises isleños: canarios en el Ejército Libertador de Cuba, prólogo de Eliades Acosta Matos, Santa Cruz de Tenerife: Confederación de Cajas de Ahorros, 1999.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios