Revista nº 911
ISSN 1885-6039

Manuscritos sobre las costumbres de los antiguos canarios y sobre la Junta de Sanidad.

Viernes, 16 de Abril de 2021
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 883

Topografía de Gran Canaria es la crónica del siglo XVII más completa de fray José de Sosa y Órdenes de Sanidad, hasta ahora desconocido, es uno de los pocos documentos que se conservan del antiguo Cabildo, incendiado en 1842.

 

 

La Casa de Colón ha adquirido a un coleccionista particular los manuscritos históricos Topografía de Gran Canaria, con la crónica del siglo XVII más completa de fray José de Sosa y que incorpora numerosos datos sobre las costumbres de los antiguos canarios y la Conquista, y Órdenes de Sanidad, hasta ahora desconocido, con información sobre la Junta de Sanidad de Gran Canaria desde 1788 a 1810, y uno de los pocos documentos que se conservan del antiguo Cabildo de la isla, incendiado en 1842.

 

Ambos manuscritos fueron presentados por la consejera de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Guacimara Medina, junto a la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, y al técnico bibliotecario de El Museo Canario, Juan Gómez-Pamo Guerra del Río, en una actividad enmarcada en el programa Abril-Libro que ha diseñado la Consejería de Cultura para celebrar el Día del Libro durante todo el mes.

 

“Son dos documentos fantásticos que van a aportar valor a los fondos de la Casa de Colón. Para nosotros es un día especial porque incorporamos más patrimonio cultural e histórico para la divulgación y para el fomento de la cultura de Gran Canaria y de su historia”, aseguró Guacimara Medina, al tiempo que explicó que una de las múltiples funciones que tiene este centro museístico es la de recuperar y divulgar el patrimonio histórico. Además, mostró su disposición a recibir ofertas para que el Cabildo continúe incrementándolo, para mejorar sus fondos en esa tarea de rescate para recomponer la historia del pasado.

 

Por su parte, Elena Acosta explicó que es muy importante el incremento de las colecciones del Cabildo y especialmente que pasen de manos privadas al patrimonio público para que sea estudiado, difundido y para que la ciudadanía pueda tener accesos a ellos. “Es muy importante que hayamos adquirido e incorporado a nuestras colecciones y a nuestros archivos unos documentos tan importantes para la historia de Canarias, que es un objetivo fundamental de esta casa, el de difundir y estudiar nuestra historia”, aseguró. Y en esa tarea de difusión, estos documentos protagonizan este jueves el ciclo Miradas a la colección, una actividad permanente que empezó su andadura en 2013 y que propone una visita comentada a obras singulares de la colección de la Casa de Colón. En esta ocasión, el encargado de explicar las piezas será Juan Gómez-Pamo Guerra del Río, que además de bibliotecario de El Museo Canario es licenciado en Geografía e Historia y académico correspondiente de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel.

 

Topografía de Gran Canaria y Órdenes de Sanidad fueron ofrecidos en venta en 2020 y la comisión técnica de adquisiciones de la Casa de Colón, conformada por especialistas de varios ámbitos, valoró su extraordinario interés como manuscritos inéditos, decidiendo su compra, que se efectuó en diciembre del pasado año por un precio conjunto de 14 000 euros. El informe pertinente y obligatorio de adquisición fue encargado a Gómez-Pamo debido a su trayectoria y conocimiento en este tipo de obras documentales, quien aseguró que el valor de ambos como testimonio histórico es incuestionable y que “cualquier institución cultural de las islas acertaría al incorporarlo a su patrimonio común”.

 

Documentos de gran valor histórico. Topografía de Gran Canaria contiene el texto más completo conservado de la Topografía de fray José de Sosa de entre los conocidos hasta ahora, ya que incluye capítulos y párrafos que no figuran en las versiones publicadas con anterioridad. El documento, fechado en 1679, posee numerosos datos sobre las costumbres de los antiguos canarios y la Conquista y una precisa descripción de las fortificaciones de Gran Canaria.

 

Actualmente se ignora dónde se encuentra el manuscrito que sirvió para preparar las ediciones tinerfeñas de 1849 y 1941, probablemente se trataba de una copia posterior del ejemplar de la Sociedad La Cosmológica, que carece de numerosos folios, según explica Gómez-Pamo. Y es que en 1849, la Imprenta Isleña de Santa Cruz de Tenerife publicó Topografía de la Isla afortunada Gran Canaria, cabeza del Partido de toda la Provincia, comprensiva de las siete Islas llamadas vulgarmente Afortunadas: Su antigüedad, conquista e invasiones, sus puertos, playas, murallas y castillos, con cierta relación de sus defensas, escrita en la M[uy] N[oble] y muy leal Ciudad Real de Las Palmas, por un hijo suyo este año de 1678, y en ella se indica que lo que se publica es la copia realizada en 1785 de un manuscrito que en esa fecha pertenecía a Lorenzo Xuárez de la Guardia y Abreu.

 

En la misma ciudad, en 1941, la imprenta de Valentín Sanz publica de nuevo, dentro de su colección Biblioteca canaria, esa misma versión de la Topografía de fray José de Sosa, un fraile franciscano del convento de Las Palmas de Gran Canaria. Unos años antes de la nueva edición, en 1932, Agustín Millares Carlo había dado a conocer la existencia de otro manuscrito conservado en Santa Cruz de La Palma y custodiado en la Sociedad La Cosmológica. El gran paleógrafo indicó que se trataba de un ejemplar con letra del siglo XVII. El Cabildo de Gran Canaria lo publicó en 1994 con el título Topografía de la isla afortunada de Gran Canaria, dentro de la colección Ínsulas de la fortuna, con introducción, transcripción y notas de Manuela Ronquillo Rubio y Ana Viña Brito. Dado que el ejemplar carecía de algunos folios, los responsables de la publicación incorporaron los fragmentos que faltaban a partir de la primera edición tinerfeña.

 

En el lomo del volumen adquirido por la Casa de Colón figuran las letras J C W, por lo que Gómez-Pamo no duda en afirmar que este ejemplar formó parte de la importante colección de manuscritos reunidos por Juan del Castillo Westerling (1831-1900) y que pudo consultar Agustín Millares Carlo en la década de los treinta del siglo XX. A iniciativa del mismo Juan del Castillo Westerling, artista, filántropo y coleccionista, se debería la encuadernación y restauración del manuscrito. 

 

Por su parte, el otro volumen, Órdenes de Sanidad, es uno de los pocos documentos que se conservan del antiguo Cabildo de la isla de Gran Canaria, incendiado en 1842. En la página primera del volumen encuadernado se señala a Isidoro Romero como uno de los dos diputados de la Junta de Sanidad. Este personaje, Isidoro Romero Ceballos (1751-1816), regidor perpetuo de Gran Canaria, fue un destacado memorialista, algunas de cuyas obras se conservan en la Sociedad Científica El Museo Canario, por lo que su letra es fácilmente reconocible.

 

El Cabildo de Gran Canaria publicó en 2002 su Diario cronológico histórico de los sucesos elementales, políticos e históricos de esta isla de Gran Canaria (1780-1814), con transcripción y estudio preliminar de Vicente Suárez Grimón, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

 

Este volumen de Órdenes de Sanidad, hasta ahora desconocido, incorpora documentación inédita sobre la actividad de la Junta de Sanidad de Gran Canaria desde 1788 a 1810, una Junta que crea la Corona a finales del siglo XVIII para controlar algo que tenemos ahora tan presente, como eran las epidemias y los contagios, explica Gómez-Pamo.

 

 

Comentarios