Revista nº 887
ISSN 1885-6039

Entrevista a Tanausú Pérez.

Lunes, 19 de Abril de 2021
Moisés Aday Rodríguez Gutiérrez
Publicado en el número 884

Los jóvenes de ahora, los que se meten en este mundillo, a veces cerrado y de difícil acceso, están más preparados que nosotros en su momento.

 

 

En esta ocasión la entrevista que les ofrecemos nos llega de la isla picuda de Tenerife. Aunque no hemos tenido oportunidad de compartir mucho en el mundo del folclore, debo decir que le sigo muy de cerca en las redes sociales, de ahí que me haya decidido a proponerle esta entrevista a este palmero afincado en Tenerife, donde ha tenido la oportunidad de disfrutar del folclore con agrupaciones de ambas islas, hecho este bastante destacado, aun más si vemos por los grupos por los que ha pasado.

 

P. ¿Cómo te llamas?

R. Tanausú Pérez Hernández.

 

P. ¿Cómo empezó tu vinculación con el mundo de la música o baile?

R. Tuve la suerte de nacer en una familia muy vinculada a las tradiciones de mi pueblo (San Andrés, en La Palma), ya fueran musicales, artísticas, etc. Y como la curiosidad mató al gato, y quería indagar un poquito más, pues ¡zasca!, terminé en un grupo.

 

P. ¿Un referente en el mundo del folclore?

R. Mis padres, porque pese a no ser personas vinculadas al folclore de una manera directa, ni ser grandes personalidades en el mundo de las tradiciones, para mí son mis grandes referentes. Ellos me enseñaron, entre otras cosas, que todo en esta vida se hace con cariño y el mayor de los respetos; dos valores que considero fundamentales en el mundo del folclore y las tradiciones. A veces olvidamos alguno de estos dos aspectos y es entonces cuando empieza a carecer de sentido la labor que hacemos en los grupos.

 

P. ¿En qué grupos estás o has estado?

R. Empecé mi andadura como bailador en la AF Bediesta de San Andrés y Sauces, en un proyecto muy bonito formado por niños y adolescentes amantes del folclore y que afortunadamente todavía sigue vivo. Un par de años después, pasé a formar parte de la AF Zamagallo, en el municipio vecino de Puntallana. Este fue, pues ya desapareció, un proyecto de jóvenes y mayores de la zona muy enriquecedor para mí. Tras unos años sin bailar, por temas laborales y deportivos, recalé en la Agrupación Folklórica Universitaria (la AFU), a quien debo grandes amigos y momentos inolvidables. Actualmente, tengo la suerte de poder formar parte de dos grupos: Añate, un grupo con una calidad humana indescriptible, y también formo parte, en Tejina, de la AF Chisaje, quienes me aguantan como pueden en los ensayos.

 

P. ¿Qué funciones desempeñas en los grupos que estás?

R. En el Grupo Añate soy componente de su cuerpo de baile. En la AF Chisaje, aparte de ser componente, soy el director del cuerpo de baile.

 

P. ¿Cuál es tu grupo preferido de folclore, música popular, etc.?

R. Difícil elegir… He bebido de muchos de ellos y no solo de grupos sino de artistas individuales que te dejan huella. Me gusta ver a todos los que puedo, ir a sus actuaciones, sus presentaciones, ver sus espectáculos, darles apoyo, y sobre todo aprender, todos aportan cosas interesantísimas. Modestia aparte, y si me lo permiten, creo que esta debería de ser la actitud de todos los componentes de los diversos grupos: apoyarnos, animarnos… Dejar a un lado a “los especialistas en folclore” y sus valoraciones infundadas por ser este grupo o aquel, valorar por nosotros mismos sin modas ni influencias y disfrutando de lo que oímos y vemos.

 

P. ¿Tradición o innovación?

R. Creo que tienen cabida los dos términos y los dos pueden ser perfectamente conjuntables, siempre bajo el respeto y el cariño, como decía anteriormente. He conocido proyectos la mar de innovadores donde se respeta la tradición mucho más incluso que proyectos que llevan por bandera ser tradicionales. La tradición no existiría si en su momento no hubiera habido innovación.

 

P. ¿Estilo o estilismos?

R.Creo que deberíamos centrarnos en el estilo, intentar hacerlo lo más parecido a lo que nos han enseñado, tarea ardua y muy difícil, pero por lo menos intentar acercarnos lo máximo posible a ello. Los directores serios deben adaptarse al estilo del grupo y no al revés.

 

P. ¿5 canciones o bailes tradicionales que te identifican?

R. “A la Caldera” del Grupo Taburiente, un himno para mí desde muy pequeño; la “Caringa de Barlovento” (mis compañeros de Chisaje bien lo saben); el folclore (canto y baile) de Punta del Hidalgo, me enamoró desde que lo conocí; los tajarastes y danzas de Tenerife; hay muchas mas canciones y bailes por las que uno siente el folclore desde muy adentro y sin las cuales es probable que uno no estuviera metido donde está.

 

P. ¿5 discos de folclore que no te cansas de escuchar?

R. Escucho de todo un poco, desde lo más tradicional a lo más innovador. Soy más de temas concretos que de discos enteros. Es difícil elegir entre la riqueza que hay en las Islas, pero también es cierto que siempre hay grupos o canciones que uno oye más que otros, como por ejemplo: Mestisay, Pimienta y Ají, Los Sabandeños, etc.

 

P. ¿Qué actuación o actuaciones han sido las que te han calado en tu corazón en tu trayectoria musical?

R. Digamos que mi debut como bailador en La Palma siempre me marcó. Además: la gira que hicimos por Venezuela con la AF Zamagallo, la emoción de los canarios de allá al oírnos y vernos es difícil de olvidar; el viaje con Chisaje al Festival Internacional de Badajoz, increíble; el estreno de Vamos de Fiesta de la AFU en el Paraninfo de la Universidad de la Laguna; los aniversarios de Añate, por la tensión en el grupo, por la última semana de ensayos y porque aquel Pinar lleno a rebosar impone...

 

P. ¿Cómo definirías el ambiente que se vive dentro de tu grupo?

R. Con sus diferencias lógicas, pues cada grupo es un mundo y funciona de manera distinta, en ambos grupos se respira un gran ambiente de familia y eso me enorgullece. Aparte del amor por las tradiciones y el gusto por lo que se hace, existe esa complicidad y “buen rollo” tan necesarios para soportar cada ensayo, cada actuación, cada viaje como el primer día, y eso solo se consigue con la gran calidad humana de todos sus componentes.

 

P. ¿Cuál es tu entretenimiento en este estado de alarma?

R. En la primera semana tuve que teletrabajar, y pese a que se piense lo contrario, con teletrabajo se curra más y poco tiempo queda para entretenimiento. Luego me vi inmerso en un ERTE y entonces me he dedicado el 99 % a mi hija de nueve meses y a que “se me caiga la baba” con ella, como se suele decir. El resto de tiempo, cuando ella descansa, lo he dedicado a no hacer nada en concreto, también se necesita momentos de no hacer nada, algún bricolaje por casa de esos que eternizan, a mantenerse uno informado, y poco más.

 

P. ¿Qué has echado de menos durante al confinamiento?

R. Indudablemente a la familia, ese abrazo con tus padres, la complicidad con los hermanos… Cómo no, una cerveza con los amigos, la normalidad al salir de casa, la sensación de libertad al ir por la calle, un buen paseo al sol, los ensayos…

 

P. ¿Qué será lo primero que harás cuando termine esta situación?

R. Aunque todos sabemos que volver a la normalidad que teníamos va a ser difícil, sí me gustaría poder recuperar todo aquello que he echado de menos en este confinamiento. Pero lo primero que me gustaría hacer es una buena comida familiar, de esas con charlas eternas al acabar… Y, cómo no, convocar un ensayo con fundamento y ver lo “pesados” que estamos de tantos días en casa.

 

P. ¿Un secreto ahora que nadie no está leyendo?

R. Sin que suene a riña ni a imperativo, quizá con menos secretos sería mucho mas fácil conservar lo nuestro y pasar el testigo del legado recibido a las generaciones venideras. Se hace difícil continuar con el legado sin compartir experiencias y conocimientos con el resto de compañeros. Confiemos de una manera decidida en los jóvenes para mantener nuestras tradiciones, hay que dejar atrás ese “ya no se toca ni se baila como antes, ya nadie sigue con las tradiciones”. Los jóvenes de ahora, los que se meten en este “mundillo” a veces cerrado y de difícil acceso, están más preparados que nosotros en su momento.

 

P. ¿Algo que nos quieras contar?

R. Un mensaje de ánimo a todos los compañeros de todos los grupos de las Islas, son meses difíciles, tendremos un verano atípico sin actuaciones, pero estas adversidades son las que nos hacen más fuertes, son las que nos hacen valorar todo lo que tenemos y que en ocasiones no éramos conscientes. Muchísimas gracias, Moisés, por la enorme labor que realizas, no es fácil pero ahí estás siempre al pie del cañón.

 

Gracias, señor, por compartir con nosotros tantas vivencias.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios