Revista nº 858
ISSN 1885-6039

ORIHUELA, Andrés Avelino de (1818-1873?).

Sábado, 05 de Septiembre de 2020
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 851

Poeta, novelista y dramaturgo. Como su hermano, n. en Las Palmas de Gran Canaria, que se traslada, joven aún, a Cuba. Estudia allí en el Seminario de San Carlos y obtiene el grado de Bachiller en Leyes.

 

Solicita del gobierno de la Isla informe de limpieza de sangre para acceder a la Universidad, pues su partida de bautismo había quedado en Canarias. De vida bohemia y novelesca, de ideas liberales y partidario de la emancipación cubana, colabora en El Semanario Pintoresco Español (1836) y en la revista Jardín Romántico (1838). En 1840, con un grupo de liberales, solicita permiso el gobierno para establecer las Escuelas Dominicales, un Instituto de educación gratuita que, para ser inaugurado, debieron ceder su gestión a la Sociedad Patriótica de La Habana. Debido a su actitud beligerante, fue declarado proscrito en varias ocasiones. Entre 1842 y 1844 es desterrado a España. En Madrid publica el folleto Los proscritos y encarcelados, con seis poemas de protesta. Termina en Madrid su carrera de abogado y regresa a La Habana. Allí preside la Real Sociedad Económica de Amigos del País, publica el periódico satírico El Quita Pesares (1845), funda El Teatro Español (1849) y colabora en El Artista (1848-1849). Se casa, se separa, marcha a los Estados Unidos y vuelve a Madrid. Allí se encuentra con José Plácido Sansón* (hacia 1850) y este publicaría, en el periódico tinerfeño El Museo Canario*, una prolija relación de su conocimiento y amistad con Orihuela, a quien considera hombre de talento pero mal poeta, con escasa formación gramatical; aunque Orihuela reconocía sus limitaciones, hasta el punto de confesar que debería destruir cuanto había escrito hasta entonces. Sin embargo, introduce a Plácido Sansón en la vida literaria madrileña: le presenta a Ventura de la Vega o a Hartzenbusch, a García Gutiérrez o a Florentino Sanz, entre otros. Entre tanto, Orihuela dilapida su dinero y solicita un préstamo a amigos de La Habana, para viajar a París, con el original de su Tesoro de los poetas españoles y americanos del siglo XIX, antología en la cual ha incluido al propio Plácido Sansón y a Ricardo Murphy*. Pero pronto pasa de París a Londres y de allí a Nueva York, aunque poco después regresa a París. Como vicecónsul del Uruguay, en la capital francesa, edita El Correo de Ultramar, un periódico literario para América. Logra que el marqués de Casa Riera lo nombre consultor jurídico. Pero pronto estará una vez más en Madrid y, en apenas unos meses, gasta todo su dinero. De Madrid pasa a París y, de la capital francesa, a La Habana (hacia 1860). Colabora entonces en El Mencey (1864-1866), donde también publican Ignacio Negrín* o Plácido Sansón, y en la Revista Hispano-Americana (1864-1867), aunque aquí debió hacerlo con pseudónimo. Vuelve a viajar a Europa en 1868. Funda en 1871 La Tribuna de los Pueblos. Y, después de colaborar con Pi y Margall y con Nicolás Estevánez*, se integra en el grupo de exiliados republicanos de París, ciudad en donde fallece en 1887. Hay referencias, sin embargo, que sitúan su muerte en Madrid, hacia 1873. Obra teatral: Lo que puede la ambición (1839), Amarguras de la vida (1848), Dieguiyo Pata de Anafe (1849) o El Jornalero (1865). Novelas: El sol de Jesús del Monte (1852), Perlas y lágrimas (1868). Poesía: Ecos del Guadaquivir (1846). Suyas son también: Memorias de la hija del Yumurí, Tesoro de los poetas españoles y americanos del siglo XIX (1849), los dos volúmenes de Poetas españoles y americanos del siglo XIX (1851-1853) y Dos palabras sobre el folleto La situación política de Cuba y su remedio, publicado por don José A. Saco en octubre de 1851 (1852). Fuel primer traductor al español, el mismo año de su aparición, de La cabaña del tío Tom, de Harrier B. Stowe (1852), y tradujo también El voluntario, novela del escritor francés Paul Fèval (1854).

 

 

Foto: retrato de José Vallejo y Galeazo (tomado de http://lopedeclavijo.blogspot.com/)

 

 

Comentarios