Revista nº 858
ISSN 1885-6039

Entrevista a Lalo Mendoza.

Martes, 29 de Septiembre de 2020
Moisés Aday Rodríguez Gutiérrez
Publicado en el número 855

Tener una personalidad estética propia también es bueno, huyendo de la globalización y la uniformidad del estilo, porque resta riqueza a nuestro folclore.

 

 

La sabiduría es algo que se cultiva durante toda la vida. Sería de ingenuos pensar que alguien nace con la información ya en su mente (las mentes privilegiadas escasean...). En resumen, si cultivas la sabiduría y a eso se le añade una mente privilegiada, estamos hablando de una persona versada, conocedora y con dominio de la materia en cuestión, y así es él... Escribir sobre él se me antoja algo complejo, no porque sea difícil encontrarle cosas buenas y positivas, sino por tantas cosas extraordinarias que posee.

 

Su sabiduría es palpable desde el segundo uno, por lo que le puedo catalogar como una enciclopedia con patas. Con total seguridad lo voy a enmarcar dentro del grupo de los versados de nuestro folclore y etnografía. Su trabajo desinteresado durante años de investigación le han hecho convertirse en una personalidad destacada, que terminará de afianzar cuando todos podamos disfrutar de su obra cumbre, sirviendo esta para terminar de demostrar lo que he dicho y tener un manual de consultas con rigor, investigación y tradición.

 

Aunque nuestra amistad comenzó de forma casual y algo inesperada, con el paso de los años ambos hemos ido estrechando esos lazos que el mismo común denominador unió, no siendo otro que el folclore y la tradición como la expresión espontánea del pueblo.

 

P. ¿Cómo te llamas?

R. Candelario Mendoza Cruz.

 

P. ¿Cómo empezó tu vinculación con el mundo de la música o baile?

R. En mi casa hemos sido siempre muy parranderos. No había momento ni fiesta en la que no nos arrancáramos con una parranda o un baile. Varios de mis hermanos son instrumentistas (Pepe, Roque y Geño), yo toco el timple y, delante de todos, mi padre, que era un buen cantador. Siempre me gustó salir en diciembre, de madrugada, para cantar villancicos y participar en la Misas de la Luz de mi pueblo, Agaete. Ya adolescente entré a formar parte de la AF Atazaicate. Era una gente muy inquieta y hacían un folclore muy interesante. Empecé tocando el timple pero me gustaba más el baile.

 

P. ¿Un referente en el mundo del folclore?

R. A lo largo de mi trayectoria, dentro del mundo del folclore, muchas han sido las personas que han contribuido la adquisición de mis conocimientos actuales. Destacaré a Lothar Siemens, a Talio Noda y a Alberto Padrón.

 

P. ¿En qué grupo estás o has estado?

R. AF Atazaicate de Agaete, Abaicán de Gáldar junto a Los Cebolleros, Grupo de música popular Jarana de Agaete, AF Guantejina de La Laguna, Agrupación Folclórica Universitaria (AFU) de La Laguna y AF de Higa de La Orotava.

 

P. ¿Qué funciones desempeñas en los grupos en que estás?

R. En general como mero componente, pero siempre que he podido he intentado aportar algo que, desde el punto de vista tradicional, me parecía interesante. En la actualidad soy el director del cuerpo de baile de la AF de Higa.

 

P. ¿Cuál es tu grupo preferido de folclore, música popular, etc.?

R. No lo podría decir en estos momentos, ni sabría. Lo más interesante sería decir que hubo ocasiones en que te levantaste de un asiento, disfrutaste de una actuación y quisiste seguir viendo a ese grupo. Algunos proyectos me han vuelto loco como el de La Aldea, el de Los Alzados, Los Magos de Chipude y, cómo no, lo que viví en mis comienzos y me hizo introducirme en este mundo.

 

P. ¿Tradición o innovación?

R. Tradición por encima de todo. Hay que posicionarse en este lado ya que innovación hay de sobra. Pienso que si la música no escrita ha perdurado y llegado a nosotros, pese a cualquier impedimento, no creo que sea yo y mis acciones los que deban romper ese fino hilo conductor que aún queda y que permite que siga llegando.

 

P. ¿Estilo o estilismo?

R. Lo que cada uno considere. Estas dos palabras se prestan a muchas interpretaciones. Si lo que se pretende mostrar es la estética tradicional de los bailes, esta es mi opción. Tener una personalidad estética propia también es bueno, huyendo de la globalización y la uniformidad del estilo, porque resta riqueza a nuestro folclore.

 

P. ¿Cinco canciones o bailes tradicionales que te identifican?

R. Vamos a barrer para casa: El Santo Domingo de Gran Canaria, las Folías antiguas y el Caracol; sin olvidar la satisfacción que siempre me produce bailar las Folías, Seguidillas y Saltonas que nos enseñó Olga Ramos, y el Baile del Tambor bailado in situ en la procesión de El Paso en La Gomera.

 

P. ¿Cinco discos de folclore que no te cansas de escuchar?

R. En estos momentos solo me vienen a la cabeza tres: Antología de la música popular canaria de AFU, El cantar viene de viejo de Mestisay y el último trabajo de Higa, Canciones y tonadas, que está muy fresco.

 

P. ¿Qué actuación o actuaciones han sido las que han calado en tu corazón durante tu trayectoria musical?

R. Tampoco lo podría decir, puesto que son muchas. Disfruto más investigando y creando lo que queremos mostrar en público. Sin embargo, no podré nunca olvidar los sentimientos que me provocó celebrar el 35 aniversario de la AFU. Fue indescriptible entrar bailando el “Chiquilla mía” y recordar los momentos vividos en ese grupo.

 

P. ¿Cómo definirías el ambiente que se vive dentro de tu grupo?

R. Cada grupo es un mundo, y el mundo en el que uno quiere estar es aquel en el que no solo se hace lo que te gusta, folclore, sino en el que eres uno más, te quieren y te sientes integrado, con el que celebras y con el que, en ocasiones, también te enfadas. En fin, lo que pasa en toda casa: la vida misma.

 

P.¿Cuál ha sido tu entreteniento en este estado de alarma?

R. Por mi profesión de médico, he tenido que trabajar todos los días. El tiempo que te dejan las tardes libres, los días sin ensayos, etc. me han permitido avanzar en temas que tenía atrasados y por terminar, estudiar, leer y zamparme un montón de películas y series.

 

P. ¿Qué has echado de menos en este confinamiento?

R. Sobre todo salir a pasear por La Laguna, ensayar y salir un domingo a comer a un guachinche, que ya se ha convertido en una tradición entre los amigos.

 

P.¿Qué será lo primero que harás cuando termine esta situación?

R. La verdad es que no lo sé. Continuar con la vida y ver cómo afrontar lo que se nos avecina, dar un salto al charco y visitar a mi familia y reorganizar toda una serie de proyectos que esta situación ha desorganizado y echado al traste.

 

P. ¿Un secreto ahora que nadie no está leyendo?

R. Dejaría de ser un secreto si lo contara.

 

P.¿Algo más que nos quieras contar?

R. Que todo no es malo. Espero que esta crisis sanitaria nos haya dado el tiempo necesario para pensar en muchas cosas, en el hecho de que el medioambiente nos está dando una enseñanza, en que nada es infalible ni podemos tener todo bajo control, y que la música, que parece ser el nexo que nos une a todos, ha prevalecido.

 

Gracias sabio folclorista.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios