Revista nº 837
ISSN 1885-6039

Entrevista a Víctor González.

Miércoles, 29 de Abril de 2020
Moisés Aday Rodríguez Gutiérrez
Publicado en el número 833

Hay gente que brilla, a la par que es cuestionada por quienes nunca aportaron nada. Una enfermedad en el folclore que debiéramos hacernos mirar.

 

 

En el folclore hay clases de personas y personas con clase, y en este último grupo está nuestro entrevistado. Él está dentro del grupo de los eruditos del folclore de nuestra Islas y tiene el honor de dirigir si no al mejor, a uno de los mejores colectivos de Canarias. Su trabajo ha sido valorado hasta por los más críticos, tanto en la isla picuda como fuera de ella. Posee un aval y carta de presentación que muy pocos tienen. Su constancia, su sabiduría musical y etnográfica, su humildad y cercanía hacen de él un tipo extraordinario, y no lo digo yo, lo dice el trabajo desarrollado y todos los que tenemos la suerte de conocerle.

 

P. ¿Cómo te llamas?

R. Víctor González.

 

P.¿Cómo empezó tu vinculación con el mundo de la música o baile?

R. Mi hermano Carlos bailaba en los orígenes de Añate y sus componentes andaban mucho por casa. La familia de mi abuelo materno tuvo cierta tradición musical, aunque yo no llegué a escucharla. La guitarra me atrajo desde los 9 años. Supongo que ha sido la mezcla de muchas cosas.

 

P. ¿Un referente en el mundo del folclore?

R. Muchos. Rasgos de mucha gente conocida que ha marcado y que ahora mismo hacen el camino para que otros lo sigamos. Ejemplos tenemos a decenas. Gente que brilla, a la par que es cuestionada por quienes nunca aportaron nada (una enfermedad en el folclore que debiéramos hacernos mirar). Y también personajes anónimos que me tocan más de cerca, de mi pueblo, que nos enseñaron y trasmitieron todo lo que tenían.

 

P. ¿En qué grupos estás o has estado?

R. Fundamentalmente en Añate y Parranda de Cantadores. También llevo la parte musical de Oroval. Estuve algunos años en Rómulo Betancourt (La Orotava) y en la Escuela de Etnografía y Folklore de Santa Cruz. He ejercido labores de dirección en Agarau y Princesa Iraya y de monitor en AA.VV. 17 de enero y Escuela de Folklore de Santa Cruz. He participado en otros proyectos esporádicos como el Coro Océano, Ardentía, Parranda Tres cuartas de Noche de Taifas y coros con Chago Melián. Fuera del folklore, también dirigí un grupo pop de versiones llamado Yguanira y el Coro de la Iglesia, que de todo ha hecho uno (jajaja).

 

P. ¿Qué funciones desempeñas en los grupos que estás?

R. En Añate soy director musical y arreglista y en Oroval también hago arreglos y monto los temas, en colaboración con José Chávez, que es su director musical.

 

P. ¿Cuál es tu grupo preferido de folclore, música popular, etc.?

R. Imposible elegir. Hay muchísimos, no solo grupos, sino voces y artistas individuales, distintos géneros y estilos. Escucho y veo de todo, porque todo el mundo aporta algo. He aprendido a valorar el trabajo y la suma de cada cual, desde los más puristas a las nuevas tendencias y experimentos. No escucho para juzgar a nadie, al contrario, para encontrar puntos interesantes. Y siempre los hay. Quizás falte más gente con escucha activa y sobren coach del folclore. Tenemos un arsenal de proyectos en Canarias como para petar los gustos de todo el mundo.

 

P. ¿Tradición o innovación?

R. Ambas, con criterio y gusto. Si no hubiera habido innovación, esta entrevista no se hubiera dado ni el folclore hubiera pervivido. La tradición conlleva innovación, por si alguien lo duda. Nunca nada permaneció inmóvil. Lo inmóvil muere y se entierra. Jamás se repite el mismo minuto, el mismo sentido ni la misma circunstancia en ningún ámbito de la vida. Y por cierto, la tradición no es patrimonio de nadie en concreto.

 

P. ¿Estilo o estilismos?

R. Son términos cercanos. Si lo que queremos es preservar lo genuino de una zona y de una época, lo recomendable es imitar, copiar y asemejar “los jeitos” de bailar, tocar o cantar, tarea que (afortunadamente) jamás se consigue en su totalidad. Si lo que se quiere es innovar y buscar un “estilo propio”, debemos tener en cuenta que esto no es un show talent y que ese don solo se les ha dado a muy pocos apellidos en varias generaciones. Por algo será.

 

P. ¿Cinco canciones o bailes tradicionales que te identifican?

R. Folías, "El gorgojo", pasodoble malagueño, mazurcas y valses y “Llamarme guanche” de Los Sabandeños

 

P. ¿Cinco discos de folclore que no te cansas de escuchar?

R. “El cantar viene de viejo” de Mestisay, “Cantata del Mencey Loco” de Los Sabandeños, “Canto a mis Islas Canarias” del Trío Acaymo, “Majuelos” (1982) y “A la quinta Verde” de Taburiente. Con otros 1000 más....

 

P. ¿Qué actuación o actuaciones han sido las que te han calado en tu corazón en tu trayectoria musical?

R. Con Añate: Festival Mundial de Folklore de Mallorca (1987), Concierto de la Identidad (2014), Piel Canela en el Teatro Guimerá (2017) y cada aniversario anual. Con Parranda de Cantadores: Homenaje a Dacio Ferrera (1996, mi primera vez), La huella de España en Cuba (2001), Mestisay, 25 años, Toda una vida (2005), etc.

 

P. ¿Cómo definirías el ambiente que se vive dentro de tu grupo?

R. De buen rollo, respetuoso, centrados en proyectos, maduro, fresco… Como en todo grupo de 55 personas, también hay momentos de bajonas, conflicto o desmotivación, que se resuelven. En la suma final gana la satisfacción por estar y contribuir.

 

P. ¿Cual es tu entretenimiento en este estado de alarma?

R. Teletrabajo a tope, prácticas de maestro con dos niños de 9 y 11, cocinar cosas que nunca pensé, leer y ver pelis pendientes y perder algo de tiempo, que a veces es positivo.

 

P. ¿Qué has echado de menos durante al confinamiento?

R. Por un lado, la gente: familia, amigos, compañeros de trabajo y de los grupos, aunque estemos en contacto digital. Y dar una vuelta en coche, algo tan básico, pero que me transmite libertad.

 

P. ¿Qué será lo primero que harás cuando termine esta situación?

R. Visitar a la familia, ir a trabajar como siempre, recuperar los cafés no consumidos y las conversaciones con mi gente, convocar ensayos (desde que se pueda) y escuchar los daños colaterales (jajaja).

 

P. ¿Un secreto ahora que no nos está leyendo nadie?

R. ¿Con relación a los grupos? Un consejo más que un secreto (y perdonen el atrevimiento). Céntrate en lo tuyo, ten un proyecto, mejora, disfruta del éxito de los demás, ayuda siempre, refuerza a los que hacen lo mismo que tú, ahórrate las opiniones que no construyen, eleva el nivel de quienes te rodean y huye de la mediocridad. No es fácil, pero lo podemos conseguir.

 

P. ¿Algo que nos quieras contar?

R. Que dentro de esta situación, valoro que me haya tocado vivirla con mi mujer y mis dos hijos precisamente a sus edades, porque normalmente mis vacaciones no coinciden con las de ellos y ahora estamos 24 horas juntos, que dan para mucha complicidad. Siempre hay algo bueno.

 

Gracias, MAESTRO.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios