Revista nº 847
ISSN 1885-6039

MILLARES CUBAS, Agustín y Luis (1863-1935/1861-1926).

Domingo, 13 de Octubre de 2019
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 804

Narradores y dramaturgos n. y m. en Las Palmas de Gran Canaria. Bachilletaro en el Colegio San Agustín*. Entre 1878-1883, Luis estudia Medicina en Barcelona. Entre 1870-1878, Agustín cursa Derecho y Filosofía y Letras en la misma ciudad.

 

En 1884 ya se encuentran ambos en Gran Canaria: Luis, como médico auxiliar en el Hospital San Martín; Agustín, con despacho de abogados, es también profesor en el Colegio San Agustín. Entre 1890 y 1895 es asesor de Marina de la provincia de Las Palmas; relator interino de la Audiencia; fiscal municipal o registrador de la propiedad en Guía. Notario hasta su muerte, una vez que su padre ha dejado vacante la plaza. En 1888-1892, diputado por Lanzarote. De 1910 a 1913, decano del Colegio de Abogados. Por su parte, Luis será médico titular del Hospital hasta que, en 1922, renuncie a su plaza, para fundar la Clínica Millares (hoy, Hospital San Roque). Ambos son ávidos lectores de novela: Pérez Galdós*, Verne o Dumas; Eça de Queiroz, Hugo o Emile Zola; Balzac o Maupassant. Luis será director de la revista de El Museo Canario*. Entre 1907 y1912, y luego en 1930, Agustín presidirá esa misma entidad. Con pseudónimo, publica Luis poemas en la prensa local, y también artículos de ciencia y arte. En su casa, las tertulias con escritores locales o visitantes de paso animarían la vida cultural de la ciudad. Su obra narrativa se publica entre 1894 y 1921, novela regional o de costumbres, en donde las situaciones y el lenguaje, los paisajes y personajes son cuidados con especial atención. Entre los títulos: De la tierra canaria. Escenas y paisajes (1894), Pepe Santana y Santiago Bordón (1898), La deduda del comandante y Los inertes (1899), Nuestra Señora (1920). Monsieur Charles (1912), San Joseph de la Colonia (1907), donde ya se incluyen rasgos simbolistas, o Doña Juana. Cuentos viejos (1921), que se acerca al expresionismo. En 1926, una vez que Luis había fallecido, Agustín publica Canariadas de antaño, cuentos regionales y populares en los cuales destaca el uso del habla insular.Y también tras la muerte de su hermano, Agustín edita Diario de don Antonio Bethencourt, colección de documentos de un comerciante de la ciudad de Las Palmas en el siglo XVIII. En cuanto a la obra teatral, deben citarse: La herencia de Araus (1903), María Brial (1905), Tan cerca y tan lejos (1920) o Compañerito (1921) y La ley de Dios, estrenadas ambas por la compañía de Margarita Xirgu. De 1924 data Léxico de Gran Canaria. Camilo Saint-Saëns traducirá al francés, y publicará en París, algunos cuentos de los hermanos Millares. En 1936, El Museo Canario se disponía a editar la obra completa de los hermanos Millares, pero el comienzo de la guerra hizo inviable el proyecto que contaba con un prólogo de Luis Doreste Silva* y una nota bibliográfica de Agustín Milllares Carlo*.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios