Revista nº 793
ISSN 1885-6039

LÓPEZ TORRES, Domingo (1910-1937).

Jueves, 28 de Febrero de 2019
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 772

Poeta n. y m. en Santa Cruz de Tenerife. Hijo natural, su infancia transcurre al cuidado de una tía, lo que explicaría su carácter introvertido. Estudios hasta el Bachillerato. Su vida se liga a la de su ciudad y a la de aquel tiempo que le toca en suerte.

 

Breves estancias en La Gomera (1930) y Gran Canaria (1933), donde participaría en el Congreso de las Juventudes Canarias. Trabajos ocasionales, bien como orfebre, como regente de la librería Número 5, en la tinerfeña Plaza de la Candelaria, o, más tarde, como empleado en una oficina consignataria. Sus primeros poemas salen en la revista tinerfeña Hespérides* (1926), en donde comienza igualmente su vida literaria junto a escritores Julio A. de la Rosa*, José A. Rojas* o Pedro García Cabrera*. En 1929 se le concede un accésit en un premio de poesía convocado en Santa Cruz de Tenerife por la Fiestas de Mayo. Con los escritores citados y con el escritor y pintor Juan Ismael*, inician en 1930 la aventura pronto truncada de la revista Cartones*. Colabora activamente en la sección de Literatura del Círculo de Bellas Artes* tinerfeño. Colabora en Altavoz. Pronto se despierta su actividad política: adopta el compromiso regional, en los debates de la división provincial (1927), y no esconde la vocación universal de sus posiciones intelectuales. En 1930, sus amigos Julio A. de la Rosa y José A. Rojas mueren ahogados, en un percance del cual el propio López Torres escapa indemne: un acontecimiento que marcaría su vida. Colabora en El Socialista (1931). Se vincula al grupo redactor de Gaceta de Arte*, revista en la cual también colabora con poemas y textos en prosa sobre arte social y compromiso político, cuando la revista ocupó las páginas del diario tinerfeño La Prensa. Militante socialista, su activismo político se radicaliza por esos años; al tiempo que -de forma paralela- se refleja en su obra literaria. A partir de su amistad con el pintor Óscar Domínguez, escribe una serie de textos sobre el surrealismo (1933) que formaron un volumen, con el mismo título, que no llegó a publicarse. Funda y dirige la revista Índice (1935), de tendencia más radical, pero que no superó el primer número. También colabora en el Boletín Integral del Surrealismo. Con Eduardo Westerdahl*, prepara la edición de una monografía sobre Hans Tombrock, para publicar en Zurich, que no llegó a ver la luz. En el verano de 1936, a raíz del golpe militar, es apresado y conducido a la prisión de Fyffes. En los meses de reclusión que pasa allí, escribe Lo imprevisto, con maqueta e ilustraciones de su compañero de prisión Luis Ortiz Rosales. La obra no se publicaría hasta 1981. En 1937, será trasladado a un barco-prisión, desde donde, junto a otros detenidos, es arrojado al mar en la bahía de Santa Cruz. Además de la obra dispersa, en las revistas y diarios en los cuales colaboró, escribe, en 1929, Diario de un sol de verano, que no se publicaría hasta muchos años después, en 1987.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios