Revista nº 757
ISSN 1885-6039

INVENTARIOS Provisionales.

Lunes, 02 de Julio de 2018
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 738

Proyecto editorial, iniciado en Las Palmas de Gran Canaria en 1970. Fue su impulsor y director el escritor JJ Armas Marcelo*, junto a un consejo asesor del cual formaron parte, en diferentes momentos, Manuel Hernández Suárez*, Justo Jorge Padrón, Luis León Barreto*, Eugenio Padorno* o Lázaro Santana.

 

Su pretensión fue crear, por primera vez en el Archipiélago, una empresa editorial profesionalizada, a través de la cual se facilitase, por una parte, la edición de autores insulares y, por otra, se llegaran a publicar, desde las Islas, libros de los autores más significativos de ese momento literario, tanto en España como en Hispanoamérica, ámbito este último de referencia preferente para la editorial. En un principio, el proyecto de ediciones abarcaba las colecciones San Borondón, textos extensos de creación y ensayo, y El ancla en la ribera, breves de creación, atentos a las voces de nuevos escritores; pero ambas pasarían pronto a ser editadas por El Museo Canario* (Las Palmas de Gran Canaria). La voz en el laberinto fue la más agresiva y polémica de las diversas series que la editorial produjo; entre ellas, Inventarios de bolsillo y Letras a su imán, en la cual se incluyeron, entre otros, la poesía completa de Carlos Barral, el libro de entrevistas Galaxia Latinoamericana, de Jean Michel Fossey, el volumen colectivo Agresión a la realidad: Mario Vargas Llosa, lectura crítica de la obra del narrador peruano, con textos de, entre otros autores, María Rosa Alonso*, Carlos Fuentes, Luis Loayza, Julio Ortega, Emir Rodríguez Monegal o el propio JJ Armas Marcelo; y la antología de narradores insulares Asilada órbita, de Rafael Franquelo. Otros autores cuyos originales vieron la luz en la editorial serían los españoles Pedro García Cabrera*, Isaac de Vega*, Manuel Padorno*, Víctor Ramírez, Luis León Barreto*, Alberto Omar*, Juan A. Gaya Nuño, Manuel Andújar, José Batlló, José Miguel Ullán, Ángel González y José Ángel Valente o los cubanos Severo Sardui, Heberto Padilla o Roberto Fernández Retamar. También se publicaron algunos textos, inéditos en castellano, de Constantin Cavafis y Catulo, traducidos por Lázaro Santana*. Gracias a su influencia se daría notable impulso y difusión pública (incluso fuera de las Islas) a la pujante generación de narradores que en esa década surge en el Archipiélago. La editorial crearía también el premio Canarias de novela que solo lograría convocar en dos ocasiones (años 1973 y 1974), debido a que problemas internos de funcionamiento, pero también a las dificultades administrativas y políticas, acabarían por dar al traste con ese proyecto, nacido con tanta fuerza como entusiasmo en un momento crucial de la historia política y cultural española. Precisamente el procesamiento militar de su director, por la publicación de Número Trece, breves relatos del poeta español José Ángel Valente, celebrado en el acuartelamiento de La Isleta (Las Palmas de Gran Canaria) en septiembre de 1972, iba a determinar el principio del fin de Inventarios Provisionales.

 

 

Comentarios