Revista nº 749
ISSN 1885-6039

GUZMÁN, Francisco (1724-1790).

Jueves, 15 de Febrero de 2018
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 718

Orador sagrado n. en Puerto de la Cruz (Tenerife) y m. en La Laguna (Tenerife). De la orden franciscana. Su talento y dedicación le permiten obtener la dignidad de custodio y encargarse de la guardianía del convento grande en La Laguna (Tenerife).

 

En 1755, el obispo Guillén lo lleva a Burgos con él. Pero su protector muere a los dos años y Guzmán pasa a residir en Madrid. Regresa, poco después, a Tenerife. Vuelve, sin embargo, a la Corte en 1768 y allí se sabe que permanecía aún en 1777. Dada su fama, el rey lo nombra predicador suyo y llega a proponerlo para obispo de Nueva Cáceres (Filipinas), en caso de que no aceptase la mitra fray Antonio de Orbigo. Regresa a Tenerife, donde muere en su convento de La Laguna. Obras suyas: Relación verdadera del Nuevo Monasterio y Templo de los Concepcionistas de Garachico (1750); Místico Fénix (1750), sobre el incendio  y reedificación de la iglesia del convento. El padre Guzmán no declaró su autoría, pero el canónigo Miguel de Lobera, en carta a Viera y Clavijo*, señala: "sé puramente que es de dicho padre Guzmán, a quien la vi trabajar en Garachico"; Sermones en la solemne festividad en gloria de la Purísima Concepción de Nuestra Señora (1756); Oración fúnebre en las exequias por el Excmo. Sr. Don Domingo Joseph de Herrera, Conde de la Gomera (1767); Oración fùnebre en las exequias de la Excelentísima Señora Duquesa de Híjar (1777) u Oficio de la Semana Santa (1788), entre otras.

 

 

Comentarios

Reportaje fotográfico del Festival de Improvisadores de Corralejo 2018 (Muelle Chico)