Revista nº 757
ISSN 1885-6039

GUIMERÁ JORGE, Ángel (1845-1924).

Miércoles, 24 de Enero de 2018
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 715

Dramaturgo n. en Santa Cruz de Tenerife y m. en Barcelona. Hijo de padre catalán y madre tinerfeña, la familia se traslada a la Península en 1854, cuando el futuro escritor contaba apenas nueve años.

 

Residen primero en la ciudad condal pero se trasladan pronto a El Vendrell (Tarragona), localidad natal del padre. Cursa estudios en los Escolapios de Barcelona, donde las clases se daban en castellano. Un amigo suyo será quien le despierte el interés por el catalán, lengua en la que escribirá la mayor parte de su obra. Identificado desde joven con las corrientes culturales del catalanismo, formará parte de tertulias literarias y acaba por integrarse en el movimiento de la Renaixença, del cual será figura destacada. Dirigirá, en 1874, la revista La Renaixença, órgano de dicho movimiento. En 1885, forma parte de la comisión destacada a Madrid para presentar la Memoria de Cataluña, conocida como Memorial de agravios. Publica artículos y discursos de carácter catalanista. En 1895 llega a presidir el Ateneo Barcelonés. Será nombrado Hijo Adoptivo de Barcelona. Como escritor, se interesa primero por la poesía: hacia 1887 se publicarán Poesíes y Segon llibre de poesíes. En general, su obra poética se orienta a recuperar la historia de Cataluña y exaltar su paisaje. Participa en diversas convocatorias de los Juegos Florales y en 1877 es nombrado Mestre en Gai Saber. Hacia 1890, la orientación de su obra cambia y sustituye los motivos románticos por un realismo cotidiano que atiende a la situación sociopolítica del momento. Al propio tiempo, la poesía cede su lugar a la prosa y, en particular, a la prosa dramática. Comienza así su carrera como dramaturgo. Previamente había estrenado Galla Placidia (1879), Judith de Welp (1883), El fill del Rei (1886) o Mar i cel (1888). De esa segunda etapa, de orientación realista, serán: Rei i Monjo (1890), L'anima morta (1892), Jesús de Nazaret y Maria Rosa (1894), La festa del blat (1896), Terra baixa (1897), Mosén Joanot (1898) o La filla del mar (1900). Una  nueva articulación se produce en su obra con la entrada del nuevo siglo: condena la violencia de los movimientos anarquistas; al tiempo que sus contactos con la literatura europea lo llevan a plantearse dudas sobre el soberanismo hasta entonces defendido. Fue propuesto como candidato al premio Nóbel en 1906, por instituciones culturales catalanas, pero será el poeta francés Federico Mistral quien por fin reciba el galardón. Su obra Terra baixa, una tragedia rural traducida al español por José de Echegaray, tendrá enorme repercusión en España, como una de las primeras muestras del teatro de problemática social. Pero también tiene un éxito notable el panorama dramático internacional: en 1903, se estrena como ópera en Praga, con el título de Tiefland, y en Francia, con el título de La Catalane, en 1907. Traducida a varias lenguas, tendrá también diversas versiones cinematográficas: Martha of the Lowlands, en los EEUU (1914); y posteriormente, en Argentina (1953), la película rodada, en 1940, por Leni Riefensthal. La filla del mar tendrá también su versión para ópera: Liebensketten (1912). De las obras que escribe después de 1900, cabe citar, entre otras: Andrónico y Sol, solet (1905), Eloi (1906), La Santa Espina (1907), en la cual se incluye la sardana que acabará siendo himno de Cataluña, La Reina vella (1909), Sainete triste (1910) o La Reina jove (1911).

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios