Revista nº 706
ISSN 1885-6039

Arqueología en el tiempo: Luis Diego Cuscoy, efemérides de principio a fin.

Miércoles, 16 de Agosto de 2017
José Juan Jiménez González
Publicado en el número 692

En 2017 se cumplen 110 años del nacimiento y 30 del óbito de Luis Diego Cuscoy (Girona, 1907-La Laguna, 1987). El conservador del Museo Arqueológico de Tenerife, José Juan Jiménez González, glosa hoy un recorrido sociobiográfico e inicia una nueva sección divulgativa titulada Arqueología en el tiempo.

 

 

En los comienzos. Luis Diego Cuscoy nació en Girona y siendo muy joven se trasladó con su familia a Tenerife, donde pasó el resto de su vida. Realizó estudios de Magisterio que finalizó en 1927, mientras su proclividad por los temas etnológicos hizo que en 1934 entrase en contacto con el etnógrafo Fermín Bouza Brey. Este encuentro propició su primer acercamiento al patrimonio arqueológico y etnográfico.

 

Investigador de los guanches. Arqueólogo autodidacta que inició sus trabajos en el ámbito de la etnografía y el folklore, fue el fundador y primer director del Museo Arqueológico de Tenerife, desde el que desarrolló una intensa actividad. Sus principales trabajos fueron publicados en multitud de artículos y monografías.

 

Comisario de Excavaciones Arqueológicas. Tras su nombramiento como Comisario de Excavaciones Arqueológicas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, inició una amplia tarea de campo. De esta primera etapa destacan Los molinos de mano y El folklore infantil, en estrecha colaboración con Elías Serra Ràfols y las nuevas perspectivas historiográficas nacidas en la Universidad de La Laguna.

 

Volver a empezar. Diego Cuscoy heredó la dispersión y el abandono del patrimonio arqueológico de Tenerife, lo que le llevó a impulsar la creación del Servicio de Investigaciones Arqueológicas y el Museo Arqueológico de Tenerife, del que fue fundador y primer Director. En su materialización partió de las colecciones del Museo Municipal de Bellas Artes, del antiguo Fondo Villa Benítez y de donaciones particulares, siendo asistido y respaldado por el Cabildo Insular de Tenerife, en una de cuyas dependencias instaló varias salas de carácter expositivo. Este pequeño museo inicial fue incrementando sus fondos a medida que las campañas arqueológicas propiciaron el acopio de materiales.

 

Ediciones y disertaciones. El fruto de su intensa labor científica se recogió en ensayos, artículos, libros y revistas. De ellas destacan Paletnología de las Islas Canarias (1963), Los guanches. Vida y cultura del primitivo habitante de Tenerife (1968), Gánigo. Estudio de la cerámica de Tenerife (1971) y El conjunto ceremonial de Guargacho (1979).

 

Tenerife en el mundo. No es en modo alguno extraño que Diego Cuscoy contactase con las más relevantes figuras nacionales e internacionales de su tiempo, participando y organizando eventos científicos, entre los que resalta el V Congreso Panafricano de Prehistoria y Estudio del Cuaternario, celebrado en Tenerife.

 

Más allá de la isla. Luis Diego Cuscoy fue miembro de la Wenner-Gren Foundation de Estados Unidos y de la Sociedad Española de Etnografía y Folklore. De esta forma, abarcó trabajos de tipo arqueológico, etnológico y etnográfico, planteando estudios interdisciplinares con perspectivas analógicas. A lo que podemos añadir su interés museístico con las guías para visitantes en varios idiomas.

 

Poemas y relatos. Los ensayos literarios resaltaron su talante de escritor, con títulos como Entre pastores y ángeles, Entre el volcán y la caracola, Solveig, latitud de mi isla: poema, Itinerario sobre espumas, Canarias: el archipiélago afortunado y Tenerife, la isla del Teide.

 

Legados y labores. Si el testigo recogido por Diego Cuscoy parte de la encomiable labor realizada por Bethencourt Alfonso, Chil y Naranjo, Grau-Bassas y Pérez Vidal, sus enseñanzas en el ámbito académico universitario no tuvieron una especial acogida. Sin embargo, el alcance de sus trabajos influenció a sucesivas generaciones de estudiosos y profesionales de la Arqueología, la Antropología y la Etnografía.

 

Premiado y distinguido. Entre un sinfín de distinciones otorgadas a su labor científica e investigadora, destacan la Encomienda de Alfonso X El Sabio en 1977, la Medalla de Oro de la isla de Tenerife en 1982 y el Premio Canarias de Acervo Sociohistórico en 1986.

 

 

José Juan Jiménez González es Conservador del Museo Arqueológico de Tenerife.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios