Revista nº 797
ISSN 1885-6039

Tiburones y rayas: riqueza natural, riqueza económica.

Martes, 12 de Abril de 2016
Lola Santana
Publicado en el número 622

Iniciativas de protección de estas especies, como las planteadas por ATIRACAN (esto es: creación de un Santuario de Tiburones y Rayas e Incorporación del Angelote Squatinasquatina al Catálogo Canario de Especies Protegidas), son una apuesta de futuro ecológico, sostenible y de desarrollo económico para Canarias.

 

 

Bajo el titular "Tiburones y rayas riqueza natural, riqueza económica", la revista Pellagofio edita el artículo realizado por Lola Santana, licenciada en Ciencias del Mar y portavoz de la Asociación de Amigos de los Tiburones y las Rayas de Canarias. En dicho artículo se realiza un análisis de la importancia de los elasmobranquios en el mantenimiento del equilibrio ecológico de los océanos, así como de las potencialidades económicas que brinda la presencia de estos animales en las aguas de Canarias.

 

Los lectores podrán conocer una forma diferente de ver las cosas. Se trata de ver el valor económico de los elasmobranquios desde una vertiente contemplativa y no extractiva. Las potencialidades dentro del sector del buceo, dentro del sistema turístico y la renovación de la oferta e imagen de Canarias son muchas.

 

Gymnura altavela (Mantelina), por Claudio Santana

 

Squatina squatina (Angelote), por Sergio Hernández

 

Tenemos una gran deuda económica con los elasmobranquios. Canarias atrae cada año a millones de personas, este pasado año 2015 fueron 10,5 millones de turistas; de estos aproximadamente unos 150 000 visitaron nuestras islas para sumergirse en nuestras aguas y bucear en nuestros fondos.

 

Según los estudios realizados un tercio de los ingresos que genera el turismo de buceo se debe a la regular presencia en sus aguas de tiburones y rayas. Esto significa que le debemos a los elasmobranquios unos 35 millones de euros anuales.

 

Y una deuda ecológica aún mayor. En las aguas que bañan el Archipiélago Canario se han identificado unas 85 especies de tiburones y rayas. Estos animales son los responsables últimos del equilibrio del ecosistema marino al encontrarse situados en la cúspide de la cadena trófica y, por ello, responsables de la riqueza y diversidad natural del medio marino. La caída de las poblaciones de tiburones impacta negativamente sobre todo el ecosistema marino y, por lo tanto, en la disminución de otras poblaciones de peces.

 

Taeniura grabata (Chucho negro), por Nicolás Caraballo

 

Canarias Santuario de Tiburones y Rayas. Iniciativas de protección de estas especies, como las planteadas por la Asociación de Amigos de los Tiburones y las Rayas de Canarias, ATIRACAN (esto es: creación de un Santuario de Tiburones y Rayas e Incorporación del Angelote (Squatinasquatina) al Catálogo Canario de Especies Protegidas), son una apuesta de futuro ecológico, sostenible y de desarrollo económico para Canarias.

 

El 30% de las especies están catalogadas en vías de extinción, se aniquilan 73 millones de tiburones al año.

 

Promoción de nuestros valores naturales. Promocionar nuestra riqueza marina natural, a través de iniciativas como los concursos de fotografía submarina, los congresos científicos, la información y la sensibilización acerca de especies en peligro crítico de extinción y prácticamente desaparecidas del resto de Europa, acabar con falsos mitos sobre la violencia de estos animales y el sensacionalismo, fomentará el desarrollo de un turismo alternativo, respetuoso con la naturaleza.

 

Los beneficios económicos y ecológicos que pueden derivarse de la conservación de los tiburones y rayas de Canarias, relacionados con un sector económico clave como el turismo, lo merecen, Canarias también.

 

 

La foto de portada de Sphyrna zygaena (Tiburón Martillo) fue realizada por Sergio Hanquet.

 

 

Comentarios

Alma Llanera / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo