Revista n.º 1053 / ISSN 1885-6039

CRÓNICA PERIODÍSTICA.

Sábado, 28 de febrero de 2015
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el n.º 563

Género literario al que prestan especial atención los escritores modernistas y postmodernistas de las Islas. El periodismo será, desde las postrimerías del siglo XIX (lo mismo en Canarias que en Hispanoamérica), un espacio abierto y vivo para el debate en torno a la naciente identidad cultural y social que se plantea en esa época.

Portada de las Crónicas de la ciudad y de la noche de Alonso Quesada, de 1919.

 

El escritor modernista vive el periodismo; pero hace también del periodismo un género vivo y creativo, aprovechando las específicas condiciones de ese discurso literario; un género para expresar asimismo su disidencia frente a la realidad y a la historia que le toca vivir, y su crítica frente a ambas. De modo particular, en lo que se refiere a la naciente, y creciente, vida urbana que se identifica con la Modernidad y que plantea otras formas de relación social que, por fuerza, generan extrañeza y perplejidad. Como la escritura de la crónica se apoya en lo fragmentario, en la impresión instantánea de la realidad, una doblez insinuante se instala en ella como motor principal del discurso; como es un género híbrido de información y creatividad, y resulta primordial la fugacidad y repentización para descubrir lo sorprendente e inesperado, o lo raro, de la cotidianidad más gris, se aviene muy bien con el carácter poético que la escritura (en verso o en prosa) de ese tiempo requiere. En Canarias, el principal cultor del género es Rafael Romero, Alonso Quesada*, con sus Crónicas de la ciudad y de la noche (1919), implacable visión critica, irónica y hasta sarcástica de la vida de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (a ello alude la ciudad); o una profunda reflexión existencial, de hondo y trágico carácter individual (a esto, la noche). Alonso Quesada publicaría, además, numerosas crónicas en diversos diarios locales. En La Publicidad, de Barcelona, aparecieron, entre 1918 y 1922, las crónicas que se acogieron al titulo común de Insulario. Junto a Quesada se distinguirán sucesivamente como cronistas, en este sentido del término, escritores como Domingo Doreste, Fray Lesco*, Francisco González Díaz*, Pedro Perdomo Acedo*, Agustín Espinosa*, Juan Manuel Trujillo*, Luis Benítez Inglott* o Néstor Álamo, entro otros.

 

 

Foto: portada de Crónicas de la ciudad y de la noche, en la edición de 1919

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.