Revista nº 907
ISSN 1885-6039

Recuperación de la Memoria Histórica en Canarias: juicio histórico a Pedro de Vera.

Miércoles, 30 de Abril de 2014
Felipe Enrique Martín Santiago
Publicado en el número 520

Ante las acciones de Pedro de Vera, matando a numerosos gomeros, ¿qué nombre le damos? Tanto en el siglo XV como en el XX, eso recibe un nombre: crímenes de guerra. Ayer fue 29 de abril, fecha tradicional dada para el fin de la conquista de Gran Canaria...

 

 

Siempre hemos tenido la libertad de pensar, incluso durante el Franquismo, pero la libertad de expresión era otra cosa. Sin los miedos de antaño, con esas libertades que gozamos, consideramos que es el momento de abordar las acciones del gobernador de Gran Canaria Pedro de Vera, que participó en la integración de la isla a la Corona de Castilla.

 

Sin duda alguna, la captura de Tenesor Semidán y el Tratado de Calatayud, entre los Reyes Católicos y el denominado Rey de Canaria, será decisivo. Fernando Guanarteme (Tenesor Semidán) fue la figura clave en la incorporación de Gran Canaria, incluso intervino a favor del propio Pedro de Vera en la Batalla de Ajódar. La historiografía sobre la Conquista debe analizar estos hechos, que hasta el presente han resaltado la labor del gobernador militar.

 

El Tratado de Calatayud reconocía los derechos de la familia guanarteme, que tenía el privilegio de sentarse en el banco principal de la iglesia de Santiago de los Caballeros de Gáldar, junto al corregidor o delegado real. Entre los derechos históricos de los canarios están los recogidos en ese tratado, es decir, somos una comunidad histórica en el actual Estado español.

 

El juicio histórico a la labor de Pedro de Vera atañe a sus acciones, quedando sus descendientes libres de toda acusación. Nadie es responsable de los actos de un familiar; queda claro que existió una responsabilidad política de la Corona de Castilla, con su expansión atlántica, persiguiendo a los "herejes".

 

Entre las acciones realizadas por Pedro de Vera, que aquí juzgamos, destacamos la muerte de Doramas y la matanza y esclavitud a la que fueron sometidos los gomeros por oponerse al cruel Hernán Peraza.

 

Con la muerte de este último, en el año de 1488, por la resistencia de los gomeros, el gobernador de Gran Canaria fue en auxilio de su viuda, Beatriz de Bobadilla, mujer cercana a Isabel la Católica, que por sus aventuras amorosas con el rey fue desplazada de la Corte, obligada a casarse con Hernán Peraza, que había acudido a Castilla por la muerte de Juan Rejón. Isabel la Católica mató dos pájaros de un tiro, se quitó una amante de su marido de encima y reforzó las tropas de ocupación en la isla de Gran Canaria, obligando también a Hernán Peraza a participar con sus tropas gomeras en la conquista de la isla.

 

Definimos claramente como crímenes de guerra las acciones de los nazis contra la resistencia francesa e italiana, matando a numerosas personas por la muerte de un soldado alemán. Ante las acciones de Pedro de Vera, matando a numerosos gomeros por la muerte de Hernán Peraza, ¿qué nombre le damos?, ¿tenían derecho los gomeros a la resistencia? Tanto en el siglo XV como en el XX, eso recibe un nombre: 'crímenes de guerra'.

 

La muerte de Doramas en la Batalla de Arucas, rematada con el corte de su cabeza y exposición en el Real de Las Palmas, demuestra, una vez más, la mentalidad asesina de Pedro de Vera. No existe ninguna justificación cristiana que defienda al gobernador. No existe ninguna justificación democrática que defienda al Vera.

 

Condenamos al personaje histórico Pedro de Vera como criminal de guerra y deseamos que en los manuales de historia aparezca como tal, no como el líder carismático que consiguió la incorporación de Gran Canaria a la Corona de Castilla.

 

 

Ilustración de portada: Pedro de Vera por  W. Giménez Romera, de 1868 (http://www.guiadegrancanaria.org/php/index.php)

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Jueves, 08 de Mayo de 2014 a las 19:15 pm - victorio díaz marrero

#05 Desconozco si existe alguna fórmula para cambiar la Historia de la Humanidad. La que sí conozco es que deberíamos aprender de los hechos negativos y nefastos que hemos cometido y no volver a repetirlos.

Efectivamente, como bien señala Bentayga-7 mis apellidos tienen origen guanche: el primero del Menceyato de Abona y el segundo del de Goymar. Mi raíz es berebeber (y me siento feliz por ello) pero después de cinco siglos los canarios formamos parte de un mestizaje evidente y enriquecedor.

Martes, 06 de Mayo de 2014 a las 13:35 pm - Bentayga-7

#04 Castilla practicó el genocidio y el etnocidio, crímenes que muchos consideran como de lesa humanidad e imprescriptibles. Por ello discrepo amablemente con el Autor en la personificación del crimen en Pedro de Vera, por muy asesino que fuera. (Por cierto, ¡tiene una calle en Las Palmas de G.C!) A mi juicio, lo que hay que condenar es al colonialismo castellano, español y europeo. En cuanto al comentario del Sr Diaz Marrero -curiosamente, por sus apellidos, un descendiente de los indígenas canarios- decirle que, efectivamente, hay miles de millones de personas esperando que se cambie la Historia.

Lunes, 05 de Mayo de 2014 a las 21:06 pm - Santiago Deniz Deniz

#03 Por el comentario anterior quisiera decir que la historia es la que es, y no se cambia, pero sí la percepción que se tiene de ella. Así que estos textos en la actualidda siguen siendo necesarios. Sin memoria del pasado, con el olvido de su cara trágica, tendremos un presnete y un futuro bastante negro. Eso hace el olvido en nosotros, y el olvido del dolor de las víctimas masacradas mucho más necesario tener en el recuerdo constante. Sqaludos.

Lunes, 05 de Mayo de 2014 a las 19:44 pm - victorio díaz marrero

#02 Con tanta memoria histórica, le recomendaría al autor de este artículo acerca de la crueldad de Pedro de Vera, que continuara la saga de criminales de guerra con Alonso Fernández de Lugo, Hernán Cortés, Francisco de Pizarro, Valdivia, ................... y después de terminar con los conquistadores españoles, continuara con los ingleses, los franceses, los alemanes, los belgas,........................y todos los que masacraron a los aborígenes de los distintos continentes. Quizás así obtendría una lista impresionante de criminales de guerra y al finalizar

la misma, llevarla ante la ONU para que se les condene. A estas alturas me asombra que todavía exista gente que quiera cambiar la Historia de la Humanidad .

Miércoles, 30 de Abril de 2014 a las 20:31 pm - Jose

#01 Querido Felipe Enrique: me parece lógico pensar que, igual que no podemos condenar a los hijos del conquistador por sus crímenes, menos podemos decir que todos los canarios entonces y para siempre somos "una comunidad histórica" de ese anacronismo para el siglo XV que es el "Estado español". Deberías reconsiderar tus planteamientos y tu agenda política. Gracias.