Revista nº 819
ISSN 1885-6039

BETHENCOURT Y MOLINA, Agustín de (1758-1834).

Lunes, 23 de Septiembre de 2013
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 489

Investigador n. en Puerto de la Cruz (Tenerife) y m. en San Petersburgo (Rusia). Fue unos de los integrante de la Tertulia de Nava* y miembro fundador de la Sociedad Económica de Amigos del País de La Laguna (Tenerife), donde presentaría sus primeros trabajos de ingeniería.

 

Se dedicó a la carrera de las armas en las Milicias Provinciales y en 1792 adquiere el grado de capitán agregado. Llamado a la Corte por el marqués de Sonora, comienza los Reales Estudios de San Isidro en 1779. Desde entonces, ya no regresaría a las Islas. Recibe diversos encargos de ingeniería para la Corona y hace volar el primer globo aerostático en España (1783). Al año siguiente, pasa a la École Nationale des Ponts et Chausseeés en París, donde cursa estudios de Física y Geología y de Hidráulica y Mecánica. Desde 1785 desarrolla numerosas investigaciones técnicas y, por encargo del conde de Floridablanca, diseña y adquiere material para el Real Gabinete de Máquinas de Madrid. Regresa a la capital de España y funda la Escuela de Ingenieros de Caminos. 1788, en Inglaterra como estudiante y como observador de los avances técnicos de su especialidad. Regresa a París (1792) y redacta su Memoria sobre una máquina de vapor de doble efecto, para la Academia de Ciencias de la capital francesa. Diseña y adquiere diverso instrumental para la expedición de Malaspina y en 1795 escribe la Memoria sobre la fuerza del vapor, también para la Academia de Ciencias de París. Hace estudios sobre la construcción de armamento y, en 1792, se halla de nuevo en Madrid, en donde es nombrado director del Real Gabinete de Máquinas. Al año siguiente, nuevo viaje a Inglaterra donde permanece hasta que, en 1796, la ruptura de las relaciones diplomáticas entre España e Inglaterra lo obliga a trasladarse a París. Allí presenta al Directorio su proyecto de telégrafo óptico y patenta una prensa hidráulica (1797). De nuevo en Madrid, se le nombra Inspector General de Puertos y Caminos, e inaugura su telégrafo óptico entre Madrid y Aranjuez (1799). En 1802 crea y dirige la Escuela Oficial del Cuerpo de Ingenieros de Caminos. Con motivo de su nombramiento como corresponsal de la Academia de Ciencias de París (1807), abandonará definitivamente España. Publica la Memoria sobre un nuevo sistema de navegación interior y, al año siguiente, el Ensayo sobre la composición de las máquinas, que había completado en 1803. Se traslada por entonces a Rusia, a San Petersburgo, invitado por el zar para unos meses, pero será nombrado mariscal del Ejército ruso e Inspector del Instituto del Cuerpo de Ingenieros y del  Departamento de Vías de Comunicación; se le encargan diversas obras públicas, de modernización del armamento, y la reconstrucción de Moscú, tras el incendio de 1812. Ese año publicará en Kornstadt su Estudio de la draga mecánica, de 1797. A partir de 1822 cae en desgracia con el zar y será desposeído de su cargo y marginado hasta su muerte, dos años después. 

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios

Improvisaciones / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo