Revista nº 916
ISSN 1885-6039

La rebelión de los gomeros sobre el escenario.

Viernes, 29 de Noviembre de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 498

Intervendrán artistas de entre 10 y 80 años que tocarán los instrumentos característicos de la isla.

 

El acontecimiento histórico conocido como La rebelión de los gomeros se representará mañana sábado 30 de noviembre en el Auditorio Infanta Cristina de La Gomera, a las 21:00 horas, por medio de una obra musical en la que participarán un centenar de personas. La entrada será libre y actuarán bajo la batuta de Gonzalo Lemus, varios colectivos musicales de la isla como bandas de música, la Parranda Chigadá y la Asociación La Atalaya.

 

El argumento rememora el alzamiento de los gomeros que por estas fechas cumple 525 años, cuando los antiguos gomeros se rebelaron contra el poder establecido. Es una obra musical en la que participarán los signos musicales más identificativos de La Gomera como son las chácaras y los tambores, sin olvidar el silbo, declarado Patrimonio de la Humanidad.

 

La consejera de Cultura del Cabildo, Nieves González Cámpora, resalta la implicación y buena predisposición que han demostrado desde un principio los colectivos culturales para este concierto, puesto que está prevista la participación del centenar de personas con una edad entre los 10 y los 80 años. “Para el buen engranaje y fusionar la obra musical, ha sido necesaria la realización de ensayos con los diferentes colectivos por separado así como de forma conjunta”. Desde un principio se valoró que el recinto idóneo para escenificar la obra era el Auditorio Infanta Cristina de San Sebastián de La Gomera, tal y como ocurrirá.

 

El acto ha sido organizado por la Consejería de Cultura del Cabildo de La Gomera dentro del programa de las Fiestas Lustrales 2013 de la Bajada de la Virgen de Guadalupe que aún continúa.

 

 

Fuente de foto: http://www.gomera.com.es/

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Viernes, 29 de Noviembre de 2013 a las 11:36 am - Bentayga-7

#01 Buena oportunidad para cambiarle el nombre al Auditorio y ponerle el de Hautacuperche. Al fin y al cabo no hay peligro de que este guerrero gomero se implique, presuntamente, en malversación alguna.