Revista nº 1039
ISSN 1885-6039

BONNET REVERÓN, Buenaventura (1883-1951).

Lunes, 25 de Noviembre de 2013
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 498

Historiador n. en Santa Cruz de Tenerife. En el negocio paterno de tipografía desempeñó su primer oficio. Estudia bachillerato becado por el Ayuntamiento y se hace maestro infantil, profesión que desempeña en Candelaria (Tenerife), donde se despierta su vocación por la investigación histórica. Desde 1905 ejerce como funcionario de la administración civil.

 

Se traslada a Sevilla donde estudia Filosofía y Letras. Y hace estudios superiores de Magisterio en Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria (1913). En El Noticiero, de Sevilla, publica su primer trabajo de investigación histórica, sobre la Virgen Canaria, imagen llevada a un barrio sevillano de extramuros por nativos canarios tras la Conquista. Profesor de Instituto de Segunda Enseñanza en La Laguna (Tenerife) y en Santa Cruz de Tenerife. En 1940 ejerce como profesor en la Universidad de La Laguna y en 1944 se doctora en Historia por la Universidad de Madrid. Entre 1924 y 1927 dirige la Revista de Historia* de la Universidad de La Laguna, en la que colaborará profusamente. En 1932 es miembro fundador del Instituto de Estudios Canarios*. En 1947 es nombrado académico correspondiente de la Real de la Historia. Miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (Tenerife) y vocal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Su obra se halla dispersa en diversas publicaciones, revistas especializadas como  la Revista de Historia de la Universidad de La Laguna (Tenerife) o la Revista de Indias (Madrid), y -sobre todo- en la prensa tinerfeña (Diario de Tenerife, La Prensa, Gaceta de Tenerife, La Tarde, El Día…), desde la primera década del siglo XX hasta prácticamente el mismo año de su muerte. Sus trabajos de investigación y crítica histórica, así como los de historia del arte, biográficos o bibliográficos, y hasta antropológicos y etnográficos, versaron siempre en torno a asuntos canarios: desde las primeras navegaciones y exploraciones llegadas a las Islas hasta la que habría de ser su obra monumental, La Junta Suprema de Canarias; desde la imaginería religiosa a la geografía prehispánica de las Islas; desde las crónicas de la Conquista a las expediciones en busca de la isla de San Borondón; desde la fundación de las primeras ciudades cristianas hasta el establecimiento de la orden franciscana en Tenerife. De su numerosísima bibliografía destacan, entre otros muchos, diversos estudios sobre Le Canarien, libro de la Conquista de las Islas, la edición de la Crónica Lacunense (1933) y sus secuelas, la de Thomas Nicols (1936) y la de sir Edmond Scory (1948), El mito de los nueve Menceyes (1938), El lenguaje silbado (1940), Juan de Bethencourt (1944), Las expediciones a las Canarias en el siglo XIV (1944-1945), La sentencia que declaró libres a los gomeros esclavizados por Pedro de Vera (1947) o La Virgen de Candelaria y Hernán Cortés (1948). A título póstumo, el Instituto de Estudios Canarios publicaría su estudio sobre Gadifer de La Salle, ese singular personaje de la historia de Canarias. 

 

 

Comentarios