Revista nº 805
ISSN 1885-6039

Haría y César Manrique quedan vinculados: Hijo Predilecto y Casa-Museo.

Sábado, 17 de Agosto de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 483

El Ayuntamiento de Haría (Lanzarote) declaró a César Manrique Hijo Adoptivo del municipio en el transcurso de una sesión plenaria de carácter extraordinario que tuvo lugar ayer viernes en la Sala El Aljibe. La semana que viene se inaugura su Casa Museo.

 

Se trató de un acontecimiento de singular importancia para los harianos, que han de felicitarse por que este reconocimiento, saldando sí una deuda que el municipio norteño tenía contraída con el genial artista lanzaroteño, quien pasó sus últimos años de vida en la casa que será abierta al público, de forma inminente, por la Fundación César Manrique, el próximo martes, según se ha anunciado.

 

Se inicia así una nueva etapa para Haría, el comienzo de la que será conocida como Ruta Manriqueña. Esta inicitativa tratará de acercar a vecinos y visitantes la parte más íntima del creador, artífice de lugares tan emblemáticos del Norte como los Jameos del Agua y el Mirador del Río, junto a otras construcciones que llevan su inconfundible sello.

 

Pequeña historia. El 25 de septiembre de 1992, César fallecía cuando se dirigía a su casa en Haría, descansando sus restos en el cementerio municipal. A pesar de ello, sus propuestas siguen plenamente vigentes, sobre todo aquellas encaminadas a obtener un equilibrio entre arte y naturaleza, entre desarrollo y conservación. Haría se alineó de forma decidida desde un primer momento con este planteamiento, lo que lo convierte, muy probablemente, en el último reducto del patrimonio natural y cultural de Lanzarote. Es por ello que con la propuesta de reconocer póstumamente la trayectoria de César Manrique se pretende, a la vez, renovar el compromiso del municipio con las propuestas del artista para afrontar el diseño de un proyecto de desarrollo en el que el patrimonio cultural y natural resitúe al territorio del norte de la Isla en la senda del progreso en clave sostenible.

 

La Casa Museo. La Fundación César Manrique anunciaba a finales de julio de 2013 la conversión y próxima apertura como Casa Museo de la que fue residencia del artista lanzaroteño en el pueblo de Haría, al norte de la isla. La Casa Museo César Manrique en Haría (CMCMH), declarada Bien de Interés Cultural en 2003, ocupa una superficie construida de 1100 m2 en una finca de unos 12 000 m2 y tiene previsto abrir sus puertas este martes, 20 de agosto. Se mostrará en estado inalterado, tal como la dejó el artista en el momento de su muerte. El director de la Fundación, Fernando Gómez Aguilera, ha hecho hincapié en que la propuesta museográfica “no se trata de una recreación, sino que muestra fielmente la casa y su contenido”.

 

Los contenidos de la CMCMH que se darán a conocer giran en torno a cinco ejes e incluyen:

- La vivienda, en cuanto arquitectura, que el propio César Manrique proyectó para habitarla. Se podrá visitar su dormitorio, el dormitorio de invitados, salón, cocina, dos cuartos de estar, cuatro cuartos de baños y dos patios.

- Los bienes muebles y pertenencias que César Manrique reunió y que le acompañaron en su día a día (más de 1500 objetos entre los que destacan una treintena de obras de arte además de numerosos objetos de naturaleza variada como piletas, vasijas, llaves, cristal, herramientas, muebles, alfombras, esculturas, libros…).

- Los espacios sociales de la vivienda: piscina, porche y pérgolas.

- El taller en el que el artista pintaba, incluidos los objetos y materiales que acogía en el momento de su muerte.

- La finca-jardín enarenada y en la que Manrique estaba en pleno contacto con la Naturaleza.

 

César Manrique en su casa de Haría (1992)

 

El presidente de la Fundación César Manrique, José Juan Ramírez, ha puesto de manifiesto que la próxima apertura de la CMCMH llevada a cabo “con recursos propios”, “cumple con los objetivos fundacionales de difundir y conservar el legado de César Manrique” y constituye un “paso adelante” para poner las bases futuras de la Fundación en un horizonte de los próximos 20-30 años, “dejándolo encarado para la próxima generación de gestores de la Institución”. El acceso al universo personal del artista y al paisaje que lo rodeó es considerado un paso relevante en el futuro de la FCM y una contribución a la infraestructura cultural y turística de Lanzarote, en general, y Haría en particular.

 

César y Haría. La CMCMH es un proyecto en el que la Fundación lleva trabajando en los últimos años y que verá la luz coincidiendo con el 25 aniversario de la inauguración de la casa por parte de César Manrique, que buscó en Haría la tranquilidad y el contacto con la Naturaleza. “De alguna manera, podríamos decir que César regresa a Haría”, subrayaron los responsables de la FCM, adonde no pudo volver el 25 de septiembre de 1992 tras el desgraciado accidente del que fue víctima.

 

La vivienda de Haría, sede de la Casa Museo, es “un homenaje a la arquitectura tradicional, reconsiderada desde una visión moderna en la que prima lo estético y el confort, además de la integración en la naturaleza”, constantes todas características del quehacer de César Manrique. Es “una prolongación de la forma de habitar del artista y de su personalidad creativa. Allí está presente su universo personal, que, por fortuna, se conserva intacto y reunido”, señalaron los responsables de la FCM. La apertura de la CMCMH cumple diversos objetivos complementarios, unos relacionados con César Manrique ya que complementa la oferta museística que sobre el artista ofrece en la actualidad la FCM y favorece la conservación del patrimonio mediante su puesta en uso; otros relacionados con Lanzarote puesto que contribuye a enriquecer la oferta cultural mediante un producto singular y diferenciado, de alta calidad y que aporta un destacado valor añadido a la isla, además de suponer un estímulo para la economía local. En relación con la propia Fundación, “además de ampliar notablemente la oferta museística, reforzará la posición cultural de la institución fortaleciendo su presente y encauzando su futuro”, señaló Fernando Gómez Aguilera.

 

Finalmente, cumple también varios objetivos relacionados con Haría procurando contribuir, con este nuevo equipamiento cultural estratégico, a la reactivación económica y cultural de un municipio “con personalidad, que ha sabido mantenerse al margen del desarrollismo y la estandarización”. En este sentido, el presidente de la Fundación, José Juan Ramírez, ha agradecido expresamente a la corporación municipal su cooperación y a los vecinos de Haría “la excelente acogida del proyecto”. La inserción de esta pieza cultural y turística en el tejido urbano que lo acoge se ha ponderado cuidadosamente, renunciándose a infraestructuras directas (accesos, aparcamientos) que impliquen un modelo de polarización, en favor de una inserción que favorezca la desconcentración, redistribuya y “reparta juego” en el municipio.

 

Gómez Aguilera subrayó el “extraordinario valor simbólico que para Canarias tendrá este nuevo museo”: “En un tiempo de lacerante eclipse cultural, la FCM apuesta por darle una oportunidad a la cultura y al emprendimiento, dando un paso al frente en medio de un clima general de decepción y pesimismo. Si México DF tiene su Casa-Museo Frida Kahlo, Cadaqués su Casa-Museo Salvador Dalí, Barcelona su Casa-Museo Gaudí y Giverny su Casa-Museo Monet, Lanzarote cuenta ahora entre su patrimonio con la Casa-Museo de su artista, César Manrique”.

 

La implantación de este proyecto será progresiva y está orientado por los criterios de prudencia y austeridad que han presidido las decisiones de gestión de la FCM. Dadas las características del edificio y para garantizar tanto su conservación como la calidad de la visita, se ha optado por un sistema de aforo limitado, de turnos y horario reducido, en principio cuatro horas, que progresivamente se irá ampliando.

 

 

Foto: César Manrique en su casa de Haría en 1991 (Fotografía: José Luis Rojas)

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios