Revista nº 858
ISSN 1885-6039

Elementos que alteran la tradicionalidad de La Bajada de El Hierro.

Lunes, 12 de Agosto de 2013
Revista Digital de Folclore Herreño
Publicado en el número 483

Aunque parezca lo contrario, conservar una tradición es muy difícil; conservarla en su estado más puro, queremos decir. Y la Bajada de la Virgen de los Reyes es una de esas manifestaciones populares que viven en la más pura tradición, qué duda cabe.

 

Al fin, es una característica del pueblo herreño que ha tenido siempre como su más querido lema el respeto a los usos y costumbres de los antepasados. No es que nada pueda cambiar, pues como cosa viva que es evoluciona y se adapta naturalmente a las circunstancias de cada momento, pero sin estridencias, con aceptación general, sin que produzca rechazos violentos. Así se ha conformado la 'Bajada de la Virgen' en sus más de dos centurias de existencia, y así debe de seguir viviendo.

 

Sin embargo, algunos elementos totalmente ajenos a la tradición hemos observado en la última Bajada, y en las fiestas posteriores de los pueblos, que nos han llamado la atención y que creemos la distorsionan. Y queremos ponerlos en evidencia, porque La Bajada es de todos y de ninguno en particular, y por eso todos debemos alertar sobre lo que estimamos intervenciones individuales que quieren ser protagonistas en algo que no admite protagonismos. Cada uno de los herreños asistentes a La Bajada, y aun aquellos que sin ser herreños conocen el ritual de La Bajada y la aman, como aman a la isla, podría señalar elementos ajenos que la distorsionan, pero nos llamaron poderosamente la atención varios:

 

- la presencia de banderas totalmente ajenas a La Bajada (la de Canarias, la independentista de las siete estrellas verdes, la de Venezuela, incluso la de El Hierro; cada bandera tiene su momento y su lugar; y La Bajada ha elegido la blanca bandera de la Virgen y la española de cada grupo de bailarines);

- pastores uniformados con camisetas con el letrero de pastor (como si los pastores necesitaran de letreros para su identificación, siempre que lleven lo que les es característico: su montera y su asta);

- un exceso de bailarines y tocadores por cada grupo, muchos de ellos sin las mínimas condiciones para el baile y para tocar la música, lo que merma la calidad y la espectacularidad del maravilloso baile de la Virgen;

- una colgadura que vimos en la entrada de la fiesta de Isora, por Tajase, para recibir a la Virgen con la palabra Welcome, como si no hubiera en el vocabulario de El Hierro las más hermosas palabras de bienvenida;

- incluso las loas deben mejorar; no decimos que no pueda cualquier mujer pedir a su Virgen de los Reyes lo que ella quiera y en la forma que su expresión le permita, pero puesto que las loas son en verso deberían atenerse en lo posible a las mínimas reglas que rigen el verso.

 

En fin, éstos y un etcétera que afortunadamente no es muy largo son los elementos que vimos y consideramos ajenos a la tradición de La Bajada, pero que si no se corrigen pueden multiplicarse y llegar a deshacer lo que a los herreños tanto identifica: el ritual tradicional de su Bajada; esta fiesta que no tiene parangón entre las fiestas religiosas y populares que hay en el panorama español y que es orgullo de una isla entera. 

 

 

Más información en http://folclorehierro.blogspot.com.es/

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Martes, 20 de Agosto de 2013 a las 12:14 pm - David Díaz Reyes

#06 Jonay, me convenciste. Sólo en el punto 3 todavía pienso que, aunque dices que una tradición popular festiva no es una muestra de calidad ni de excelencia, tampoco de espectacularidad, lo conveniente es ir preparado para lo que vas, por respeto. En todo caso, chapó por lo de los pitos en el mismo tono, pienso lo mismo que tú. Hace muchos años que vengo luchando contra eso.

Las lobas (yo creo que se debería escribir en canario "lovas") pueden ser mejoradas, pero tampoco se debe exigir. Saludos

Lunes, 19 de Agosto de 2013 a las 22:09 pm - Jonay

#05 Sin querer quitarle la razón en el sentido de que la Bajada no es lo que era (cosa que ya decía mi abuelo y seguramente su abuelo también), quisiera que reflexionáramos un poco con respecto a los puntos que ha resaltado:

1.- Hablando de tradición, no creo que en la bajada del s. XVI se exhibiera la bandera rojigualda. Entre otras cosas, porque no existía en España. Como tampoco existía la bandera de la virgen ni El Golfo como pueblo... Si mi padre tuvo zapatos a los 16 años en pleno s. XX, dudo que la gente en el s. XVI tuviera medios suficientes e interés para fabricar banderas en El Hierro. Una fiesta es para que la gente sea feliz expresándose, si quieren hasta portando la bandera gay... ¿Quién es nadie para prohibir cualquier manifestación de este tipo?

2.- Todos los pastores van disfrazados porque casi ninguno de ellos ejerce de pastor, dado el acoso y derribo al que han sometido las autoridades a esta profesión. Por lo tanto ir vestido de pastor en El Hierro, salvo excepciones (los pocos que quedan), es y será una caricatura siempre, vistan como vistan. Hay que ponerles el letrero porque los que conocemos y conocimos a los pastores herreños tenemos que creernos que esa persona es pastor. Por otra parte, me gustaría resaltar que no todos los pastores de El Hierro usan o usaban montera. Solamente ciertos pastores de ovejas y en invierno. Correr detrás de una manada de cabras por la costa de La Restinga y en pleno verano, ataviado con montera es un suicidio...

3.- Una tradición popular festiva no es una muestra de calidad ni de excelencia, tampoco de espectacularidad. Es una manifestación de índole popular. No podemos exigir un afinador de pitos y tambores y pedir que todos toquen en Si bemol. Para lo demás están los Conservatorios y las carreras musicales.

4.- Si nos remitiéramos a la tradición, a lo mejor tendríamos que recibir a la virgen en bereber, ni siquiera en español. Este aspecto de los carteles en distintos idiomas es derivado de la "espectacularidad" que usted mismo ha reclamado, so show business speaks in English, my friend.

5.- Con respecto a las lobas, creo que no podemos exigir una métrica. No son poetisas ni han estudiado Lengua y Literatura. Usted a lo mejor conoce esta métrica porque tiene estudios o ha leído algún que otro libro. Sin embargo muchas de esas personas lo desconocen, o simplemente no les gusta. Bastante hacen con invertir su tiempo en escribirlas y expresarse ante tanta gente. No creo que sea fácil...

Es cierto. El Hierro no es lo que era. De hecho muere cada día frente al abandono, y soy testigo de ello. Entiendo que eso le pueda doler, pero no carguemos contra quienes lo sufren y hacen lo posible por salvar una parte de este acervo con humildad, sino contra quienes se han cargado la cultura de esta isla y la han sumido en la miseria. Creo que todos ellos sí que salieron estupendos por la tele.

Miércoles, 14 de Agosto de 2013 a las 13:05 pm - Bentayga-7

#04 Señalo, además, que se está diciendo que se ha "elegido" la bandera "española" y ello no es cierto. No solo no ha habido elección alguna sino que hay que recordar que la bandera constitucional tiene un escudo y, sin él, ni es española ni es bandera constitucional. Por otra parte, el añadir nombres con grandes letras negras es una falta de respeto a la bandera de la metrópoli y una gran chapuza propia del franquismo y ajena a cualquier protocolo.

Martes, 13 de Agosto de 2013 a las 11:28 am - Ossinissa

#03 Ciertamente la presencia de la bandera española en la Bajada (impuesta en la dictadura fascista de Franco) es, además de ridícula, profundamente irritante para bastantes herreños y para miles de canarios. Lo curioso es que esa imposición franquista, ajena absolutamente a las ancestrales tradiciones bimbaches, sea considerada por algunos como "seña de identidad".

Lunes, 12 de Agosto de 2013 a las 15:39 pm - David Díaz Reyes

#02 Como respetuoso participante hace muchos años en esta singular fiesta que es la Bajada de la Virgen de los Reyes, me voy a proponer opinar sobre los 5 puntos que el autor de este artículo refiere como "elementos ajenos que la distorsionan". Sobre los que no menciona, pues nada puedo decir.

1. La Bajada ha elegido la blanca bandera de la Virgen y la española de cada uno de los grupos de bailarines. Cierto, es algo que lleva así bastantes años, pero ni mucho menos la mayoría de los que esta fiesta lleva celebrándose, por lo que no se le puede dar un valor eterno ni inmutable. No obstante, la mayoría de los herreños lo acepta así y punto, nada que objetar y todo que respetar. Pero opino que cada asistente es libre, y que lleve una bandera que lo represente es su elección, como si lleva una camisa de piolín.

2. Pastores uniformados. Es verdad que es una chorrada que ponga "pastor" en su camisa. Que no pierda sus señas de identidad en su vestimenta y punto.

3. El exceso de bailarines y tocadores es un problema siempre que baile o toque gente que no conozca bien las características de lo que está representando. Yo también observé este año demasiada gente, pero lo que me disgustó fue ver bailarines con falta de ensayos, y algún tocador que me tenía la oreja taladrada (además, esa falta de conocimientos destaca más en los tambores que en los pitos, ya que los primeros se encargan del ritmo).

4. No la vi. Pero en ningún momento se menciona si los que deseaban dar la bienvenida a la Virgen son angloparlantes. Queda claro que en El Hierro se habla español, pero no veo que haya que ser excluyente con otras minorías o con los que nos visitan. Hasta extrañado estoy que no apareciese algún willkommen por ahí. No entiendo cómo esto puede perjudicar la tradición de la fiesta.

5. Totalmente de acuerdo. La calidad de las loas o lovas (del portugués "louvas") debe cuidarse, y en muchos casos, no todos, no se hizo.

Saludos, y recuerden que este comentario no pasa de una mera opinión. Viva la Bajada de la Virgen de los Reyes!!

Lunes, 12 de Agosto de 2013 a las 12:13 pm - Bentayga-7

#01 Está claro que a alguien no le gusta la bandera de Canarias. Dice que se" ha elegido" la española (se refiere a la bandera borbónica) y, además, para toda la eternidad. Creemos que no se ha elegido nada sino que esta costumbre fue una imposición franquista porque ¿se enarbolaban banderas del Estado metropolitano durante la II República? En fin, aunque se esté acostumbrado, la visión de los bailarines con la monárquica bandera, es francamente ridícula.