Revista nº 906
ISSN 1885-6039

Patrimonio sureño.

Martes, 30 de Abril de 2013
Es todo tuyo
Publicado en el número 468

El municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana atesora un patrimonio histórico muy rico y especialmente variado.

 

Sin menoscabo del resto de municipios de Gran Canaria, el espectro histórico y tipológico que abarca el patrimonio de San Bartolomé de Tirajana es muy amplio.

 

La zona sur de Gran Canaria, en especial su área costera, estuvo intensamente poblada en época prehispánica; así lo atestigua, por ejemplo, Le Canarien, la crónica de la conquista normanda de Canarias, cuando narra el intento de desembarco de Jean de Bethencourt en 1405 en la zona de Arguineguín, que -aunque actualmente cae dentro los límites del municipio de Mogán- formaba parte probablemente de un denso conjunto poblacional que abarcaba, entre otros, los actuales enclaves arqueológicos de El Pajar, Lomo Galeón, Las Crucesitas o El Llanillo. De la significación de este asentamiento puede dar idea el hecho de que Sabino Berthelot y René Verneau, aún en el siglo XIX, contabilizaron unas cuatrocientas casas en lo que actualmente se conoce como Santa Águeda-El Pajar. Por su parte, en el espacio ocupado por la actual fábrica de cemento se localizaba una amplia necrópolis. Verneau la describe apuntando la presencia de tres tipos de enterramientos, destacando los tumulares múltiples, similares a otros localizados en la costa norteña.

 

De hecho, toda la costa desde la punta de Maspalomas hasta El Pajar está salpicada de vestigios arqueológicos, restos que ahora parecen inconexos pero que sin duda son partes integrantes de los que fue un continuo de núcleos de población que no se entienden de manera aislada.

 

 

Sigue leyendo aquí.

 

 

Foto: yacimiento de El Llanillo desde el aire

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios