Revista nº 941
ISSN 1885-6039

La Virgen de Las Angustias y su Coronación Canónica.

Martes, 02 de Abril de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 464

Los Llanos de Aridane (La Palma) vivió en esta Semana Santa uno de los momentos más esperados por los fieles en la última década, la subida de la Virgen de Las Angustias, que partía de su Santuario arropada por cientos de peregrinos que la acompañarán hasta la parroquia de San Pedro Apóstol y Santos Mártires, en el Llano de Argual, donde pernoctó durante cuatro noches.

 

El 28 de marzo, a las 21:30 horas, la Virgen acompañó al Santo Cristo de Argual en la tradicional procesión del silencio del Jueves Santo hasta llegar al Santuario de Nuestra Señora de Los Remedios, donde fueron recibidos con los honores y la solemnidad que la ocasión merece. Conmemorando el Año de la Fe y el XXV Aniversario de su proclamación como Alcaldesa Honoraria del municipio, la venerada imagen de la Piedad permanecerá en el templo matriz hasta el 5 de mayo, coincidiendo con el Día de las Madres. Una estancia en la que, además, visitará la ermita de Fátima, en el barrio del Retamar y recibirá numerosas ofrendas.

 

Uno de los días más emblemáticos tendrá lugar el domingo día 14 de abril, en el que la Virgen será objeto de la Coronación Canónica en el marco de una solemne misa pontifical presidida por el Obispo de la Diócesis, Bernardo Álvarez Afonso. Una Coronación que se realiza en contadas ocasiones y única y exclusivamente con aquellas imágenes de la Virgen que cuentan con más de cien años de antigüedad y que son objeto de una constante y continua devoción por parte de un gran número de fieles.

 

Habían pasado más de diez años desde que la Virgen de Las Angustias visitaba por última vez Los Llanos con motivo del Año Santo del Rosario, en 2003. Desde entonces, y aunque recibe semanalmente la visita de los fieles en su Santuario, son muchos los que esperaban el momento de rendirle su devoción en el templo de Los Remedios. Una oportunidad privilegiada para revitalizar la fe y llenar de júbilo el municipio. 

 

La talla de la Virgen de las Angustias, de gran valor histórico y artístico, llegó a la isla de mano de Jácome de Monteverde, en el siglo XVI, y muestra el dolor de la Virgen con su hijo muerto en sus brazos. La desproporción entre María, triste y compungida, y Jesús yacente, simboliza según la literatura mística medieval el momento en el que la Virgen recuerda la infancia de Cristo. La emoción, la devoción y el recogimiento que transmite esta bella y trágica imagen se acentúa con la conmovedora leyenda que preside desde hace más de 500 años el altar de su Santuario y en la que escrito en latín reza Oh ustedes, todos los que por aquí pasan, miren y vean si hay dolor semejante a mi dolor.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios