Revista nº 798
ISSN 1885-6039

La poesía del majorero Juan Betancor García en un nuevo libro de BienMeSabe.org.

Miércoles, 17 de Abril de 2013
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 466

Se trata de uno de los poetas más importantes del pago de Tuineje (Fuerteventura). El libro digital que presentamos es una reedición digital del publicado hace unos años por el ayuntamiento y Cabildo majorero, al que se le añade para esta ocasión una décima dedicada al poeta de Marcos Hormiga.

 

 

Juan Betancor García nació en 1900 en La Florida, pago de Tuineje, Fuerteventura. Su padre, Zacarías Betancor González, como tantos otros canarios, estuvo en Cuba en los años finales del siglo XIX, y de allí trajo su afición por la poesía y por las décimas, que debió inculcar a su hijo, aunque según dejó dicho Juan, su verdadero introductor en las décimas fue el sacristán de Tuineje, Juan Medina. Como tantos otros majoreros de su época, Juan Betancor no tuvo oportunidad de ir a la escuela, ni tuvo maestros; su infancia la pasó trabajando, ayudando a sus padres en la agricultura, pero la poesía la aprendió en la calle; empezó a hacer versos desde muy niño, primero pareados, después cuartetas, después décimas. Participó muy activamente en la vida comunitaria de su pueblo: bailes de taifa, velorios, aires de lima, ranchos de ánimas, pionadas, lucha canaria... En su servicio militar, participó en la Guerra de Marruecos (1917-1927), de la que guardó siempre una viva memoria de las calamidades allí pasadas. Las carencias de su isla natal, a veces de extrema necesidad, le obligaron a practicar todos los oficios, y a emigrar durante cierto tiempo a las islas de La Palma y de Tenerife. Juan Betancor tuvo siempre un espíritu animoso y tolerante, vitalista, amante de la fiesta y de todo lo que en ella hay, escéptico en lo religioso y un tanto burletero en lo social. Él mismo se confesaba de izquierdas y como tal llegó a ser concejal del Ayuntamiento de Tuineje en la época de la República. Se casó a los 40 años, y tuvo siete hijos. Amante y defensor de su isla de Fuerteventura, aunque siempre tuviera hacia ella una actitud crítica.

 

Su pensamiento, su filosofía de la vida, su ingenio y su socarronería quedaron reflejados en su poesía, lo mismo que el acontecer diario de Tuineje y de sus gentes.

 

Juan Betancor escribió todo tipo de versos, pero, sobre todo, escribió décimas. La décima popular tiene hoy un nombre en Fuerteventura: Juan Betancor García.

 

Juan Betancor murió en su propia localidad de Tuineje en enero de 1996, a los 96 años de edad, con el afecto y el cariño de todo su pueblo y el reconocimiento de toda la isla de Fuerterventura. 

 

 

 

 

Comentarios

Alma Llanera / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo