Revista nº 706
ISSN 1885-6039

Emilio Gómez, de profesión Artista. (Incluye ÁLBUM FOTOGRÁFICO)

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 435

El arte de Emilio Gómez pasa por el dibujo y llega hasta el fútbol, pero sobre todo irradia desde el oído musical que posee para componer y tocar las cuerdas. No en vano, su método de aprendizaje para tocar la guitarra ha llegado a lo largo de los años a mucha gente de las Islas Canarias.

 

 

Toda la producción que nace de la creatividad es como un hijo

Emilio Gómez Muñoz

 

 

Apuntes biográficos y personales. Nacido durante un cálido verano (23 de agosto) de hace ya algunos años, en Larache (por aquel entonces parte del protectorado español de Marruecos), Emilio Gómez Muñoz vivió los destinos de la complicada vida social de la época. Con apenas 10 años, el padre del pequeño Emilio, don Ángel Gómez, de profesión militar, es destinado a Canarias. Y es aquí, al socaire y al salitre de Las Canteras, entre el Balneario y la Playa Chica, donde crece junto al resto de su familia, su madre doña Luisa Muñoz y sus hermanos Ángel, Luisa y Paco, siendo él el tercero de los hijos. Desde entonces no ha dejado de sentirse y considerarse un canario más.

 

Emilio Gómez fue un buen alumno, más bien de letras y de dibujo porque se le atravesaban las Matemáticas. Realiza sus estudios de Bachillerato en el Corazón de María (hoy en día Claret) y posteriormente comienza sus estudios de Derecho en la Universidad de La Laguna, condicionado por la opinión de su padre: comencé Derecho por complacer a mi  padre solamente…; y, como él mismo también dice, afortunadamente no lo acabé, sinceramente no  tenía vocación por Derecho… Sin duda la abogacía perdió un alumno de 4º de Derecho, futuro abogado, pero Canarias ganó un ARTISTA.

 

Tras varios años de novio con Carolina Perdomo y giras artísticas profesionales, Emilio nos cuenta que la relación se terminaba cada vez que me iba temporalmente, pero cuando regresaba, volvíamos a salir. Y es definitivamente un 25 de julio de 1969 cuando Emilio Gómez se casa con Carolina, su novia de toda la vida, la niña que vivía en la misma calle Sargento Llagas donde también él creció, al igual que el que fuera uno de sus grandes amigos y compañeros de viaje, el conocido Maso Moreno. De su matrimonio con Carolina nacieron sus dos hijos, Emilio y Carolina, como él dice: no se complicaron mucho para buscar nombre.

 

Con sus hermanos Ángel, Luisita y Paco

 

El Fútbol. Emilio tiene en su Documento Nacional de Identidad la oportuna calificación de artista. Y al hablar con él te cautiva su sencillez y bonhomía. Así, son varios los perfiles que le han cualificado con ese apelativo de ARTISTA, con mayúsculas. Uno de ellos es el arte del balón, el fútbol.

 

Tocaba bien la pelota, dice nuestro protagonista. Fue un fino estilista como extremo izquierdo, un  artista del balón, que dio sus primeras patadas a la pelota en la calle, el colegio o en la arena de la playa en La Cícer, cuna de grandes futbolistas. Luego perteneció al Salamanca, un equipo adherido, como se denominaba en la época. Le satisface reconocer la sacrificada labor de su Presidente, Miguel Noda, y de su primer entrenador Chano Jordán, quien le enseñó a compensar sus cualidades técnicas con otras dotes tácticas, de colocación, anticipación, trucos futboleros. Posteriormente, Emilio Gómez ficharía por el Rehoyano y el Artesano de 1ª Regional. En esos años Luis Valle, entrenador de la UD Las Palmas, lo llama para hacer una prueba y, afortunadamente para el mundo de la música, le traicionaron los nervios, al igual que el otro compañero de prueba, Felo, que tampoco estuvo brillante aunque después jugaría con el Real Madrid. También en sus años de universitario en La Laguna juega en las filas de los históricos equipos laguneros del Estrella y del Hespérides. Una vez más, su padre, D. Ángel Gómez, recibe un nuevo destino militar, Valladolid, donde el joven Emilio realiza otra prueba futbolística que supera y le permite entrenar con el primer equipo del Real Valladolid, además de jugar con el filial del mismo. En ese tiempo (años 54-55) también la UD Las Palmas se abre más a los jugadores canarios y entran en escena nuevos futbolistas canteranos: Felo, Ricardo, Alberto…

 

Como futbolista ya “jubilado”, admiraba a Di Stéfano, pero sobre todo, y como buen artista, admiraba la técnica de Kubala, o las faltas de Torres en Las Palmas, o los conocidos Molowny (del Marino) por su regate, o Silva (del Victoria) por su forma de mandar en el centro del campo.

 

En la Selección Regional de Las Palmas

 

El Dibujo. Otra disciplina artística y profesional del polifacético Emilio Gómez es la Dibujante o Diseñador. Me gustaba el dibujo desde la cuna, de pequeño todas las libretas las tenía llenas de machanguitos. Como tal fue Director Artístico de una Agencia de Publicidad. Sus cualidades naturales para el don del dibujo se encaminaron profesionalmente en una de sus giras en Guatemala, en Centroamérica, con una franquicia norteamericana, Mac & Eriksson, donde aprendió todos los secretos de este arte. Esta experiencia profesional, de apenas un año, le supuso dejar atrás un contrato como músico en USA (Las Vegas), México... con Mary Sánchez y Los Bandama.

 

En los años 70/71 fue Director de Arte en Villar Publicidad dirigiendo campañas publicitarias, diseñando muebles, botellas de ron, creando logotipos… Posteriormente monta su propio estudio de trabajo publicitario y finalmente trabaja como dibujante exclusivo de Ópticas Jaén desde los primeros años de la década de los años 80.

 

Emilio nos cuenta que disfrutaba y me fui encarrilando en la rama del dibujo humorístico, sobre todo con la creación de dos protagonistas; o más bien personajes antagonistas: Rigorito, inventado por Tatín Jaén, que siempre utilizaba ese nombre, como personaje típico del socarrón isleño; y Angelito, el p’insular, que era el personaje fino que venía de la Península; pero siempre era Rigorito el que acababa ganando la batalla dialéctica.

 

Emilio Gómez, músico. Sus cualidades musicales son innatas, sin poder precisar sus primeros recuerdos musicales. Su madre apuntaba que desde muy niño tenía afición por la música y es ella misma quien apoya esa inquietud artística de su hijo Emilio al ver su interés por la música y los cantantes de las películas de la época: Jorge Negrete, Trío Calaveras, Los Panchos y demás intérpretes de películas mejicanas que se prodigaban en aquellos años; era lo mejor que venía de América Latina. Emilio recuerda su primera película en el Cine Bahía, ¡Qué lindo es Michoacán! (1943) de Tito Guizar. Ese impulso materno, porque notó que estaba en otro mundo, se vio refrendado al comprarle su primera guitarra en la ferretería El Martillo, pero que según el buen humor de Emilio Gómez más parecía una caja de langostinos del 8. Pero era la única que tenía hasta que después pude comprar otras guitarras más dignas de ese nombre. Con ese primer instrumento Emilio aprende a tocar por sí solo repitiendo las canciones que retenía después de haberlas escuchado en el cine.

 

Ya posteriormente junto a Maso Moreno y otro compañero, Sinforiano Martín, que se marchó a Venezuela, formaron el Trío Canteras. Luego también formaría parte del mismo Pepe Barroso. Emilio nos cuenta la anécdota en la que un día estábamos en Las Canteras tocando y había un hombre que no paraba de mirarnos. Cuando acabamos de tocar, se nos acercó y nos dijo que si podíamos ir a su casa, allí mismo en primera línea de la playa. Entramos y nos pidió que tocáramos ante el primer magnefotón que había llegado a Las Palmas por aquellos años. Esa primera grabación fue tan sorprendente como maravillosa porque pudimos escuchar nuestra voz y nuestra música grabada de forma natural. Más tarde descubrimos que aquel hombre era don Eufemiano Fuentes, magnate de aquellos años en Canarias, que en uno de sus viajes había traído el magnetofón de Inglaterra en uno de sus viajes

 

Con este grupo empiezan los famosos programas en Radio Las Palmas, que eran el único estímulo que nos llevaba a ensayar horas y horas para sacar 3 ó 4 temas para los programas del querido Juan Alberto Monzón y del también recordado José María Ayaso, que presentaba los programas cara al público y nosotros también avisábamos a los familiares y amigos para que nos escucharan por la radio.

 

Luego también formó parte del Conjunto Bandama, junto a Maso Moreno, Pepe Barroso y Reinaldo Sánchez, hermano de Mary Sánchez, y es por ese entonces cuando Federico Fabelo impulsa la histórica formación musical de Mary Sánchez y Los Bandama, donde se desempeña como primer guitarra y arreglista. Por esos años Mary había empezado a triunfar con las canciones de Néstor Álamo y le surge el primer contrato importante en Venezuela, que reclamaba su presencia en distintos programas de televisión, salas de fiestas, radios… Esta aventura supone que Emilio, que estaba en Valladolid viviendo y jugando al fútbol, reciba una carta de Maso Moreno invitándole a la odisea del viaje, a hacer las Américas. La oferta económica del contrato no era muy elevada; tuvimos que hacer una gira por Gran Canaria y Tenerife para recaudar dinero para los pasajes en barco, que tardó 15 días en llegar a Venezuela; pero sí era lo bastante interesante para aceptarla, porque el deseo de triunfar era grande y preferí irme a América por la aventura, y así fue como pudimos salir pa allá. De tal manera que Emilio, pese a la opinión de su padre, abandona su futuro como futbolista y su carrera como abogado, y es una vez más su madre quien lo comprende y convence a su padre para que se pudiera marchar.

 

Emilio Gómez con Mary Sánchez y Los Bandama

 

Afortunadamente el éxito fue extraordinario y el contrato inicial, que era de un mes, se renovó y estuvieron seis meses entre las distintas ciudades venezolanas (Caracas, Maracaibo…). Luego viajan a Colombia, donde permanecen un año exitoso, de público y de ampliación del repertorio con la composición de nuevos temas o adaptación de canciones latinoamericanas o del cancionero internacional. En su estancia en Bogotá, y su participación en Radio Caracol, en esta ciudad, Emilio Gómez aprovecha para aprender solfeo con un músico que les solía acompañar tocando el contrabajo en las actuaciones del grupo. Vuelven a Venezuela y continúan por Cuba y Puerto Rico, para regresar a Canarias casi tres años más tarde ya a finales de la década de los 50. Durante este período publican varios discos de canción canaria y latinoamericana.

 

El regreso de Emilio Gómez, junto a Mary Sánchez y Los Bandama, a Canarias se celebra con un exitoso recital en el Teatro Pérez Galdós, para empezar una nueva aventura peninsular en Pasapoga, famosa sala de fiestas madrileña de esos años. También actúan en diferentes ciudades españolas y empiezan una segunda gira por América. Pero antes consiguen el segundo premio en el famoso Festival de Benidorm, presentado por el popular Bobby Deglané.

 

Emilio Gómez y Los Bandama con Mary Sánchez, con su gran voz, de ahí el nombre de la Irma Vila canaria, recorren toda Latinoamérica (Argentina, Chile, Perú, Ecuador…), incluida Centroamérica; y es aquí, en Guatemala, por distintos motivos personales y musicales, donde Emilio se queda en este país y empieza a desarrollar sus primeros pasos profesionales como diseñador o dibujante. Abandona el grupo, como dijimos, dejando atrás un extraordinario contrato en Las Vegas, Puerto Rico...

 

Tras abandonar el grupo en el año 63, Emilio Gómez empieza una nueva etapa con otra formación musical, Los Guanches, junto a Claudio Montesdeoca, Manolo Quintero y Agustín Trujillo, conocido popularmente este último como Tilillo. Posteriormente el cuarteto se quedó en trío al no poder incorporarse Claudio Montesdeoca a la exigencia de las actuaciones y los continuos viajes del grupo por toda España, Francia, Luxemburgo, Oriente Medio… También Manolo Quintero los abandona, siendo remplazado por Máximo Dumpiérrez.

 

Los Guanches (2ª época) con Manolo, Tilillo y Emilio en Radio Barcelona

 

Finalmente, a su vuelta Emilio Gómez se casa y, tras abandonar el frenético mundo de las giras artísticas, empieza una fructífera trayectoria profesional vinculada al mundo de la publicidad y la cultura. Dentro de esta nueva etapa artística y musical, sus actuaciones son más esporádicas, entre otras, las de la Casa Colón, Universidad Laboral, Club de Prensa Canaria… en el célebre programa Tenderete, donde recordamos a Emilio Gómez acompañando de forma magistral a distintos cantantes que el entrañable Nanino Díaz Cutillas había llevado a ese inolvidable programa. Asimismo, ha integrado y dirigido otras formaciones musicales como los grupos Los Chumberos, Tenderete 71, Los Viejos Tendereteros (junto a Antonio Coll, Joaquín Naya, Manolín Reyes, Siro…). Según Emilio, aquellos programas de blanco y negro eran heroicos en aquel plató tan pequeño, pero tuve el honor y la suerte de formar parte de ese extraordinario elenco que colaboró con Nanino. También Emilio Gómez fue asesor del recordado Nanino, junto al conocido Eduardo Moreno Chachón, en la segunda etapa del programa, ya en color.

 

A principio de los años 70 también nuestro protagonista es pionero en el uso de las consideradas nuevas tecnologías, como lo demuestra la cita de la contraportada del disco de Vicente Buet: Todo el instrumental de estas grabaciones, está en su totalidad ideado y realizado por el singular artista y compositor Emilio Gómez, quien, en sucesivas grabaciones, acompaña con la guitarra, maracas y contrabajo y, además, puntea los dos requintos. Este sistema de «Play-Back» (ejecutado por una sola persona), es la primera vez que se efectúa en Canarias, y ello ha sido posible gracias a la maestría del citado artista como arreglista y ejecutante.

 

Como consecuencia de su amplio recorrido cultural, Emilio Gómez fue el primer Presidente de la Orden del Cachorro Canario. Dicha entidad se formó a instancias de D. Fernando Jiménez y nos reuníamos en La Solana, en la calle Mariucha. Su objetivo era crear una Orden que tratara de rescatar y mantener la identidad canaria y además ayudar en ciertos barrios a gente que tenía mucho talento, pero que no tenían medios para conseguir instrumentos, vestuarios… Emilio nos cuenta que esa primera noche hablaron de nombrar a un Presidente, un Tesorero… y "los bandidos" esos, por votación, me eligieron a mí; pero yo no quería porque tenía un montón de ocupaciones. De hecho, al poco tiempo de haber sido nombrado Presidente presenté la dimisión, porque en aquellos momentos estaba hasta aquí de trabajo por todos lados. Y finalmente concluye: y eso está ahí para la historia, que yo fui el primer Presidente de la Orden del Cachorro Canario.

 

Allá por los años 78-79, y también con Nanino Díaz Cutillas, como Coordinador, formó parte de la primera Escuela de Folclore de Canarias, el conocido Instituto Canario de Etnografía y Folclore, impulsado a instancias de D. Fernando Jiménez, querido amigo y amante del folclore canario y Presidente del Cabildo de Gran Canaria. Entonces Nanino empezó a llamar a las personas que consideraba que eran las más óptimas para esa idea inicial de la Escuela de Folclore, y me llamó a mí para que fuera el primer profesor de guitarra. Nanino destacaba su ejecución y limpieza ejemplar en la guitarra. En las púas estaba como profesor el desaparecido Paquito Pérez, el Suave, sustituido luego por Alvarito Velázquez y finalmente por Eduardo Moreno, Chachón, de timple, luego remplazado por Juanito Valerón. El profesor de Baile Canario era el recordado Sindo Saavedra, que luego sería un magnífico compositor. Emilio estuvo unos años como profesor de guitarra hasta que por diferentes motivos se tuvo que marchar. Pero, para Emilio, aquella época fue una maravilla, porque todos mis alumnos eran más amigos que alumnos y también me sirvió para poner en práctica un sistema numeral que yo había realizado y aplicado a la guitarra.

 

Con Los Viejos Tendereteros

 

Su método numeral es una cosa sencilla, que de sencilla no sé cómo no se le ocurrió a alguien antes. Emilio empezó con esta idea desde que al poco tiempo que mi madre me compró mi primera guitarra; entonces yo tenía una música inventada en la cabeza, y yo no sabía solfeo, no sabía escribir las notas, ni tenía magnetofón tampoco, porque hoy pones el grabador y ya dejas registrado lo que quieres guardar. Entonces en el cine, en la calle, en mi casa, me ponía una melodía y yo memorizaba los acordes de la guitarra y apuntaba en un papel, por ejemplo, la primera cuerda en el tercer traste con un 13; un 15 sería 1ª cuerda, 5º traste; un 10 sería 1ª al aire y traste 0. Años más tarde Emilio ha perfeccionado el sistema numeral con silencios, tresillos, corcheas, pero también con números que he perfeccionado con mis alumnos y que ahora tocan los temas perfectamente bien.

 

Emilio también enseñaba a sus amigos escribiéndoles las letras de las canciones, los acordes de los boleros. En la sílaba donde cambiaba la melodía, yo le ponía el acorde de la nota y luego le dibujaba los acordes con los puntos para que los pisara en la guitarra. Continúa: Yo después pensé que sería bueno llevarlo a la prensa para divulgar las canciones. Y tuve la suerte de estar en contacto con Arístides, popularmente conocido como Tatín Jaén, el propietario de Ópticas Jaén, ya que en aquellos tiempos yo le hacía los anuncios publicitarios, y le comenté la idea de publicar una canción por semana, por ejemplo, "Sombra del Nublo", y luego "Dos gardenias"; a la semana siguiente, por ejemplo, "Cabra Loca", y a la otra "Lamento Borincano". Entonces iba alternando la canción canaria con la latinoamericana para darle más diversidad y porque el pueblo canario tiene esas dos raíces musicales. Y entonces tuvo una acogida fantástica.

 

También en esa página salía una viñeta de Rigorito y Angelito el p’insular con el anuncio de Ópticas Jaén, y el éxito y la popularidad de Emilio Gómez creció espectacularmente durante los 14 ó 15 años. Con ella muchos canarios aprendieron y disfrutaron con las canciones que amenizaron las serenatas y las parrandas de nuestras fiestas.

 

La humildad y bonhomía de Emilio Gómez se palpa cuando agradece a Tatín Jaén y al Gerente de Editorial Prensa Canaria, Ignacio Jiménez Mesa, su confianza y apoyo en esta iniciativa, sin los cuales no se hubiera podido hacer.

 

Fruto de esas publicaciones en La Provincia durante tantos años, Emilio Gómez recopila todas esas canciones en varios libros y los edita bajo los siguientes títulos: 80 Canciones Canarias para timple y guitarra, 80 Canciones Latinas para timple y guitarra, 300 acordes para guitarra y timple, SuperLatino (Cancionero de Guitarra, Timple y Requinto) Vol. I y II; De Continente a Continente, Historia Musical de Los Panchos y Un siglo de boleros.

 

 

Ha grabado para muchos de los sellos discográficos más importantes en el mundo musical, tanto en Canarias como a nivel internacional: Columbia, Hispavox, Philips, Manzana, FonoGuanche, Discan… Sus últimos trabajos discográficos lo componen un compacto de doce canciones propias con instrumental suyo para la voz de Bozena Renkel, un monográfico dedicado al inmortal compositor grancanario Néstor Álamo y, fianlmente, un trabajo para Mary Sánchez titulado Canciones en Sol Mayor, con varias composiciones propias, incluida la que le da nombre al disco.

 

Las ilusiones de Emilio Gómez siguen floreciendo en nuevos proyectos, como el de editar un nuevo trabajo discográfico con canciones propias como epílogo de la historia de mi vida, según nos comunica. Dicho trabajo se llamará Emilio Gómez, su obra musical a lo largo de 50 años, y será un recopilatorio de 25 canciones suyas interpretadas por diferentes artistas o grupos, entre otros Verode, Parranda Cuasquías, Mary Sánchez, Los Guanches, Bozena Renkel, María Durán, Vicente Buet, Miguel de Ronda…

 

Su vinculación con Editorial Prensa Canaria se ha prolongado hasta hoy en día ya que Emilio Gómez continúa realizando su exitoso programa Parranda Canaria, en la sede de dicha entidad en Las Palmas de Gran Canaria, donde cada viernes, de 20:30 a 21:30 horas, nuestro protagonista ofrece este programa como plataforma de proyección de grupos musicales, teatrales, poetas, gente nueva… Hay de todo: poetisas y poetas, recetas de cocina, hierros, metales y quemadores, de todo...

 

Otra de las múltiples y exitosas facetas de nuestro Emilio Gómez es la de compositor y letrista. Sin duda alguna, Emilio se siente más músico que poeta. Normalmente compone por inspiración (se me ocurre una música bonita y luego una letra, que la voy dejando dormir), hasta que hace el total de la canción, aunque  a veces se le ocurre una letra bonita y tiene que componer luego la música. Así fue como Emilio compuso una de sus canciones más populares, "Viva la Fiesta Mayor", que escribió en Miami, en uno de los viajes con Mary Sánchez y Los Bandama, tal como nos recuerda: iba por la calle y se me ocurrió el estribillo y luego al día siguiente las estrofas…

 

 

Final. Para finalizar enumeramos la relación de las 33 obras en las que consta la autoría y composición de Emilio Gómez: "A Santa Brígida", "A ti Puerto de Mogán", "Adiós, mi dulce bien", "Aquella flor", "Atlántico romántico", "Canarias en Sol Mayor", "Canto a Canarias", "Canto a Madeira", "Chiqui", "Compases de amor", "La Corte del Rey poeta", "De Tenderete", "La isa de Los Chumberos", "La polka del ron", "La promesa", "Muchachita isleña", "Néstor y yo", "No más, no más", "Nostalgia", "Nuestro final", "Óptica Jaén", "Parranda", "Perdona y vuelve", "Plegaria a San Bartolomé", "Por Canarias", "Qué bonita es Gran Canaria", "Sin tu amor es mejor", "Temor de tu amor", "Vámonos para la playa", "Venezuela Generosa", "Venho Dizer", "Viva la Fiesta Mayor" y "Eres el mejor".

 

En cuanto a la relación de las 14 obras compuestas por Emilio Muñoz estarían: "Adelita, muñequita", "Adivinanza", "Charleston. Bom, bom, bom", "Cruz Blanca", "Cruz de Paz", "Fataga", "Fontanales", "Gran Canaria", "Hermano del Amor", "La Vela Latina", "Lindo Carnaval", "Me marcharé", "Romería del Rosario" y "Sanitario".

 

El proyecto de difusión de nuestra Cultura Canaria en BienMeSabe.org por todo el mundo a través del medio virtual nos ha ofrecido muchísimas satisfacciones, y uno de esos momentos o para seguir en el camino es el conocer y disfrutar de la sabiduría y el hacer de Emilio Gómez Muñoz pues, como él bien dice, toda la producción que nace de la creatividad es como un hijo; y en tal sentido Emilio Gómez goza de un gran capital. Así se lo manifiesta la gente por las calles reconociéndolo y dándole las gracias porque han aprendido a tocar la guitarra o el timple a través de mi método. También Emilio Gómez ha recibido el homenaje y el calor popular en distintos reconocimientos públicos, como el que se le tributó junto a otro referente de la Canción Canaria, Los Huaracheros, en la Plaza de San Benito, en Schamann (Las Palmas de Gran Canaria), en un acto coordinado por David Hatchuell como Presidente de Artistas Canarios Agrupados. Nosotros hemos compartido y aprendido de sus canciones y de su compañía.

 

Gracias, don EMILIO

 

Ver álbum de fotos de la vida y la trayectoria

de Emilio Gómez

 

 

Ver en BienMeSabe TV Entrevista a Emilio Gómez

 

Ver en BienMeSabe TV Homenaje a Emilio Gómez y a Los Huaracheros

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Sábado, 15 de Abril de 2017 a las 21:52 pm - Jorge del Mar Silva Gutierrez

#09 He encontrado esta página buscando en la red al Trío los Guanches,

y solo puedo decir que no tengo palabras para expresar la admiración

que siento por Don Emilio Gómez Muñoz

Sábado, 15 de Marzo de 2014 a las 14:53 pm - cristina lidia requejo garcia

#08 Tuve el gusto de conocerlo en Buenos Aires conjuntamente con Mary Sanchez y Los Bandama, a traves de los años he seguido su trayectoria y hoy en dia puedo continuar diciendo que seguimos siendo amigos a pesar de la distancia, ya que el vive en Las Palmas de Gran Canaria y yo, por motivos personales desde hace 32 años resido en Madrid, un fuerte abrazo Emilio y que continuen tus exitos, con el cariño de siempre y mas, gracias por tu valiosa amistad.-

Sábado, 24 de Agosto de 2013 a las 01:52 am - manuel jose pérez

#07 Soy admirador entusiasta de su música y método. Ha publicado algo desde 2010 hasta hoy. L agradecería mucho comprarlo. Muchas gracias.

Martes, 28 de Mayo de 2013 a las 11:47 am - JUAN DE LOS MOZOS

#06 Por alguna razón me llegó una hoja de un cancionero de D. Emilio. Soy vasco y nos encanta cantar en las sobremesas. Me ha encantado todo lo que he leído del gran maestro, pero no dicen donde se pueden adquirir los cancioneros de su índice fotográfico. Me podrían informar?

Martes, 19 de Febrero de 2013 a las 20:34 pm - Manolo Sanches Pestana

#05 Rrcuerdo de maestro Emilio y viivido su trabajo inmenso enpro de nuestro folclore no hay palabras para agradecer todo su esfuerzo por lo nuestro solo decir gracias Emilio ....

Miércoles, 19 de Septiembre de 2012 a las 20:17 pm - Antonio D.S, (Grupo Sancocho)

#04 Lo vemos por la calle y decimos ¡ adios Emilio ! y responde con mucha cortesia y naturalidad; quien dirá que Emilio atesora todas esas vivencias.- (y las que le queda por contar) Es gratificante ver que se te pueda conocer como persona y se reconozca toda tu aportación a lo nuestro.-

Lunes, 17 de Septiembre de 2012 a las 13:47 pm - Uno que aprendió con su método

#03 Muchas gracias Don Emilio, no soy un gran guitarrista, pero he disfrutado aprendiendo a tocar con sus canciones. Muchas gracias por ayudarme a divertirme conmigo mismo.

Jueves, 13 de Septiembre de 2012 a las 01:19 am - pepe bolaños (Grupo Sancocho)

#02 Estimado amigo,Mis felicitaciones por este reconocimiento,a la gran trayectoria poetico/musical,y a todos esos años de entrega,por la divulgacion de nuestra cultura ,y que sirva de ejemplo a las generaciones venideras.Un fuerte abrazo

Miércoles, 12 de Septiembre de 2012 a las 14:49 pm - Fernando Rodríguez

#01 Reconocido homenaje a una gran persona. Yo aprendí a furrungiar la guitarra con sus canciones, o su método. No conocía su faceta de dibujante. Felicidades.

José Eduardo Martín Castillo (Director de la AF Aduares y componente de Taburiente) (y 2ª Parte)