Revista nº 842
ISSN 1885-6039

A por el nuevo Museo Arqueológico Insular.

Martes, 04 de Septiembre de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 434

El Boletín Oficial de La Provincia de Las Palmas ha hecho público estos días el anuncio de licitación correspondiente al contrato de obras del Museo Arqueológico, Histórico y Etnográfico Insular de Fuerteventura. El plazo de presentación de propuestas permanecerá abierto hasta el 24 de septiembre. Las empresas a concurso podrán presentar sus propuestas a partir de un presupuesto de licitación de 2.546.599,64 euros, mientras que el adjudicatario final contará con un plazo de 24 meses para ejecutar la construcción del inmueble y a la obra de ingeniería civil.

 

La creación de un nuevo edificio para el Museo Arqueológico surge de la necesidad de contar con una moderna instalación en la que conservar y exponer ante turistas, visitantes e investigadores los valores de la cultura aborigen de Fuerteventura que ha llegado hasta nuestros días a través de fragmentos arqueológicos, piezas de cerámica, huesos, utensilios, etc.

 

La ubicación del nuevo Museo Arqueológico ha sido establecida en dos parcelas propiedad del Cabildo de Fuerteventura de 3.438,34 metros cuadrados de superficie, situadas junto al edificio del actual Museo Arqueológico, en el conjunto histórico de la Villa Histórica de Betancuria.

 

El mantenimiento de este enclave de gran valor histórico y patrimonial es uno de los valores del nuevo museo arqueológico. Según el proyecto redactado por los arquitectos María Febles y David Mallo, este emplazamiento tiene lugar en un barrio donde existen edificaciones con alturas similares al edificio objeto del encargo, y posee buenas conexiones con los municipios cercanos. Además, su especial ubicación ofrece unas vistas inmejorables a la Iglesia de Santa María. Quizá la característica principal del inmueble sea su ubicación sobre una superficie inclinada, lo que ha permitido configurar un diseño en que la frontal del edificio cuenta con tres terrazas en otros tres niveles, que servirían de conexión entre las diferente alturas, y también como espacio de estancia y espera entre los recorridos museográficos. Esta configuración arquitectónica favorece también el aprovechamiento interior de manera que los espacios expositivos se reparten en los tres niveles, pero permitiendo una gran flexibilidad y capacidad de reorganización entre los mismos, según la evolución en el tiempo de las exposiciones. Además de las terrazas un espacio interior diáfano, el nuevo edificio del Museo Arqueológico contará con un patio tradicional y una cafetería, entre otras dotaciones.

 

Un edificio integrado en el conjunto histórico. La Villa de Betancuria se fundó en 1404 como capital histórica de Canarias, y se asienta a izquierda y derecha del barranco del mismo nombre. Las edificaciones tradicionales presentan crujías estrechas, con gruesos muros de carga y forjados de madera, y cubiertas a dos o cuatro aguas en teja sobre artesonados de madera. Este tipo edificatorio estrecho y alargado, rectangular, y de altura ajustada a la tecnología del momento configura la morfología urbana de Betancuria, poco modificada por edificaciones contemporáneas, salvo alguna excepción.

 

La edificación principal del casco histórico es la Iglesia de Santa María de Betancuria, edificio de arquitectura tradicional que destaca frente al resto por el tamaño de su planta rectangular, por la altura de sus naves, y por su ubicación en alto respecto al barranco. La presencia de Santa María define las relaciones visuales del entorno.

 

La edificación actual del Museo Arqueológico está situada, exenta, en una parcela con frente a la calle Roberto Roldán, o carretera de acceso a Betancuria, que corre paralela al Barranco. En su trasera hay un terreno en ladera, y una diferencia de cota de 8 metros entre el punto más bajo y el más alto. Desde este suelo en pendiente se tiene visión directa de la Iglesia de Santa María. Frente a la forma tradicional de ocupación del suelo, mediante edificación exenta y no vinculada necesariamente a los límites de la parcela, se plantea la necesidad de albergar un programa de necesidades de dimensiones importantes. Este programa se decide concentrar en la trasera del actual Museo, tras el actual muro de piedra que contiene la ladera.

 

 

Más sobre Arqueología Canaria.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios