Revista nº 819
ISSN 1885-6039

El castañero en Tenerife.

Viernes, 26 de Octubre de 2012
Domingo Ríos Mesa
Publicado en el número 441

El cultivo de los castañeros fue introducido en Tenerife por los conquistadores castellanos. A partir de entonces, su fruto se integró, no sólo como alimento básico, especialmente en tiempos de escasez, sino también en las tradiciones más festivas.

 

 

Breve reseña histórica. En el año 2000 un equipo integrado por técnicos del Cabildo de Tenerife y de la Universidad de Santiago de Compostela iniciamos el estudio de las variedades de castaño en la isla de Tenerife, determinando inicialmente que la especie debió ser introducida en las Islas como cultivo, repitiendo los modelos de la Península Ibérica, con el doble objetivo de producir fruto y madera.

 

En Canarias, las evidencias existentes hablan de la posibilidad de que el castaño se introdujera primero en las islas de El Hierro y La Gomera, luego en Gran Canaria y La Palma y finalmente en Tenerife, siguiendo el orden de colonización y conquista. Así en las Datas de Tenerife del siglo XVI se recogen algunas citas al castaño, entre las que destacamos la concesión de tierra otorgada al bachiller Diego de Funes por el Adelantado D. Alonso Fernández de Lugo el 18 de diciembre de 1517 para plantación de viña, morales y castaños.

 

Como ejemplares históricos en Tenerife están el Castaño de Las Siete Pernadas en Aguamansa y el del Marqués de La Candia en La Orotava. El primero aún existe, aunque recientemente se ha producido la caída de parte del mismo. Se trata de un ejemplar de diámetro considerable que puede tener unos 500 años. D. Leoncio Rodríguez en su libro Los Árboles Históricos y Tradicionales de Canarias dice de este árbol: También de antiquísimo origen, mide más de doce metros de circunferencia, y a poca altura del tronco parten siete grandes gajos, todos de considerable grueso, de los que proviene el nombre de Las Siete Pernadas, que hoy han quedado reducidas a cinco, pues dos han sido destrozadas por los vientos. Entre ellas había instalada en otros tiempos una mesa para cinco personas, a la que se subía por unos escalones de piedra, y en el cual acostumbraban a merendar los turistas. Es probable que este antiguo castaño coincida con uno de aquellos que fueron mandados a plantar por el Adelantado en las primeras décadas del siglo XVI en La Orotava.

 

El castaño del Marqués de La Candía se ubicaba también en La Orotava, y en sus últimos años de existencia era un ejemplar cuyo tronco estaba hueco en gran parte y, al igual que el del castaño de Las Siete Pernadas, tenía un tamaño considerable, con un perímetro superior a 10 m. Una descripción de este castañero es del médico catalán Mariano Nougues Secall, que lo visitó a mediados del siglo XIX, y que fue recogida en el año 2003 por Tomas Méndez como sigue: Medido a raíz de tierra da 18 varas y dos tercios de circunferencia. Lo particular es que en el tronco central cayó una castaña, que ha producido un tronco vertical o nuevo castaño, que extiende por la parte superior la verdura. En los cinco brazos que tiene el castaño se ha producido el mismo fenómeno, de suerte que el castaño viejo sirve de cuna y asiento a otros nuevos que lo visten.

 

Numerosos viajeros y naturalistas de renombrado prestigio citaron al castañero en sus visitas a las Islas Canarias a lo largo de los siglos XVIII y XIX, como Francis Coleman Mag-Gregor, Verneau, Humboldt, Florence Du Cañe, Glas, Von Fritsch, Sabino Berthelot, etc.

 

 

Superficie de cultivo y distribución altitudinal. En el año 2008, Hernández y colaboradores publican un estudio de la situación del cultivo del castaño durante los años 2006 y 2007 en los 31 municipios de la isla de Tenerife. Encontraron castaños en 28 de los mismos y en forma de masas de cultivo en 23. En este trabajo se determinó la existencia de una superficie total para Tenerife de 1374 ha, estando la mayor superficie en el municipio de La Orotova con 280 ha.

 

Este cultivo se ha venido desarrollando desde los 400 msnm, aumentando su superficie a medida que ascendemos en altitud hasta llegar a los 1000 rnsnm, donde las 647 ha que se localizan entre estas cotas conforman el 47 % de la superficie total. Por encima de 1.000 m vuelve a disminuir la presencia del castaño de manera progresiva, hasta los 1800 msnm, donde desaparece de manera definitiva en el municipio sureño de Granadilla. Tanto en las vertientes Sur y Norte, la existencia de castañeros por debajo de los 400 msnm es un hecho aislado, dándose tan solo de manera puntual en el municipio de La Laguna.

 

El castañero se distribuye en el Sur de la isla a mayores altitudes que en la vertiente Norte ya que los requerimientos pluviométricos y de humedad necesarios no se dan en las mismas altitudes. En la vertiente Norte la acción de los alisios favorece la aparición de formaciones vegetales naturales muy importantes como el monteverde, que requiere elevadas condiciones pluviométricas y de humedad, que son también óptimas para el desarrollo de este cultivo. En cambio la vertiente Sur, salvo en casos puntuales, no se beneficia del efecto del alisio, y presenta condiciones climatológicas y pluviométricas más duras que la vertiente Norte, lo que explica que el cultivo del castañero se haya desarrollado principalmente a mayores altitudes.

 

De forma general, en Tenerife se pueden distinguir tres franjas. Una primera de menor altitud, donde los castaños se encuentran a menor densidad, más dispersos y asociados con cultivo de huerta y árboles frutales; una segunda franja, donde la densidad impide la penetración de la luz, y por tanto el cultivo de otras especies asociadas; y, por último, la franja más alta, donde se encuentra el castaño asociado principalmente al fayal-brezal, y en algunos casos con el monte de pinar. En muchas zonas el castaño se ha naturalizado, es decir, ha empezado a formar parte de un bosque espeso, donde el fayal-brezal y la laurisilva se están regenerando y no se pueden considerar, en este caso, como árboles cultivados.

 

 

Domingo Ríos Mesa (Centro de Conservación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife. Cabildo de Tenerife). Publicado previamente en la revista nº 6 de Mundo Rural de Tenerife.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios

Improvisaciones / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo