Revista nº 805
ISSN 1885-6039

ANTOLOGÍA de Poesía Canaria I.

Jueves, 26 de Julio de 2012
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 428

Publicada en Santa Cruz de Tenerife, en 1952, por ediciones Goya.

 

La selección, introducción (“Isla y poesía) y epílogo (“Epílogo, 1952”), así como las notas de presentación de cada autor, son de Domingo Pérez Minik*, que declara desde el comienzo su propósito: hacer una antología de poesía canaria, en tanto la isla se entiende como presencia irrenunciable y física que se opone al continente, el valle o el río, por necesidad dialéctica. Ilustrada con retratos de cada uno de los autores seleccionados, ese primer volumen recoge una amplia selección de poetas de la isla de Tenerife, con el deseo de que los lectores puedan sentirse bien expresados en esta antología insular, al tiempo que reconozcan, en la voz de sus líricos, su propia voz. Se inicia en 1878, año que Pérez Minik identifica como el comienzo de una individuación extrema de la poesía canaria, a través de los representantes de la que llama Escuela Regionalista de La Laguna (“La Laguna y sus poetas”), desde Nicolás Estévanez a Diego Crosa, Crosita, y se completa en dos ciclos sucesivos: “Modernismo y evasión”, que abre Manuel Verdugo y cierra Pedro Pinto de la Rosa*, y “Subversión y vitalismo”, centrado en la actividad de los poetas de Santa Cruz de Tenerife, desde Pedro Bethencourt Padilla* y Francisco Izquierdo* hasta la eclosión vanguardista de los años treinta. El anunciado segundo tomo, que iría dedicado a los poetas de la provincia de Las Palmas, no llegó a publicarse. En 2004, para la Biblioteca Pérez Minik, se edita de nuevo esta antología, con introducción de Miguel Martinón*.

 

 

Foto: portada de la edición de 2004

 

 

Comentarios