Revista n.º 1046 / ISSN 1885-6039

Los Diabletes de Teguise se juntan con Los Carneros de Frontera.

Lunes, 20 de febrero de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el n.º 406

Ayer domingo fue la vuelta de Los Carneros, la escenificación del Carnaval más representativa de la isla de El Hierro. Las calles de Tigaday en Frontera volvieron a revivir esta singular muestra de tradición y de representación de ritos antiguos.

Carneros de Frontera asustan a los asistentes.

 

David Cabrerade León, alcalde del municipio, destaca la alta participación en esta fiesta en la que cada año se visten con las zaleas  propias de este disfraz más de treinta y cuarenta jóvenes. "Una representación y una tradición rescatada y conservada por Don Benito Padrón y su hijo, Ramón, para este municipio y para la isla. Este año además nos visitan Los Diabletes de Teguise, una de las representaciones más emblemáticas del Carnaval de las Islas, ellos estarán presentes en el Coso del Carnaval que tendrá lugar el lunes, 20. Desde el Ayuntamiento, queremos agradecer esta visita junto con la de su alcalde, Oswaldo Betancort, que amablemente han hecho posible este encuentro".

 

Ayer domingo un año más niños, jóvenes y adultos se congregaron en torno a la Casa del Miedo, en Tigaday, y en las calles adyacentes para disfrutar de este espectáculo: un original número en el que varios hombres jóvenes ataviados con un disfraz compuesto por zaleas, cascabeles y cornamenta provocaron a todos los asistentes.

 

La tradición nos cuenta que esta representación guarda una indudable relación con la vida pastoril típica de la isla en la que, en esta época del año, los habitantes de las zonas altas se mudaban con sus animales al Valle para realizar labores agrícolas. Al parecer los que salían disfrazados de carneros en aquel entones eran verdaderos pastores, generalmente de San Andrés, Isora o de El Pinar, que se mudaban a El Golfo en el invierno para la cava y la poda de las viñas.

 

El ritual ha cambiado con los tiempos, ahora los que se reúnen son jóvenes del pueblo que acostumbran a quedar en la casa de quien recuperó, en su día, esta tradición. Allí se guardan las zaleas de año en año que sirven para el disfraz de los carneros y el regocijo de su gente.

 

 

Debes indicar un comentario.
Debes indicar un nombre o nick
La dirección de mail no es valida

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para garantizar el buen funcionamiento de nuestra página web.

Al pulsar en "ACEPTAR TODAS" consiente la instalación de estas cookies. Al pulsar "RECHAZAR TODAS" sólo se instalarán las cookies estrictamente necesarias. Para obtener más información puede leer nuestra Política de cookies.