Revista nº 796
ISSN 1885-6039

La actividad comercial en Artenara (1950-2010), nuevo libro de José A. Luján.

Martes, 28 de Febrero de 2012
Redacción BienMeSabe/ Francisco Suárez Moreno
Publicado en el número 407

El pasado viernes se presentó en Artenara (Gran Canaria), en el marco de las fiestas patronales de San Matías, el nuevo libro del Cronista Oficial de ese municipio, José Antonio Luján Henríquez, La actividad comercial en Artenara (1950-2010). El acto tuvo lugar en el Centro Municipal de Cultura, que se llenó por completo con más de 130 personas. Contó con la presencia de la alcaldesa, Eva Díaz, y del concejal de Cultura, Antonio Medina, además del autor, José Antonio Luján, y los presentadores del libro Fernando Redondo (Presidente del Consejo Consultivo de Canarias) y Francisco Suárez, Cronista Oficial de La Aldea de San Nicolás.

 

El libro, en su formato de 15x21 centímetros, tiene un volumen de 222 páginas en papel couché mate de 125 gramos, con letra Sabon, 11 puntos e ilustrado con muchas imágenes históricas de personajes y situaciones del comercio local: tenderos, vendedores ambulantes, lecheras, primeros furgones y camionetas comerciales, etc. Ha sido edita por Domibares Editores (Linca) en colaboración con el Ayuntamiento de Artenara, el Cabildo de Gran Canaria y Gran Canaria Reserva de la Biosfera.

 

Fernando Redondo Rodríguez, economista y presidente del Consejo Económico y Social de Canarias, aprovechó los contenidos expuestos en este libro para hacer una interesante exposición de la situación económica mundial y su futuro que de mejorar actual sería, según Redondo, por un cambio de estrategia centrada en otro modelo económico basado más en la solidaridad, desarrollo sostenible... que en los postulados neoliberales actuales. Francisco Suárez se centró en comentar aspectos de contenido y metodológicos de la obra presentada (de lo que exponemos a continuación un extracto de su intervención) así como vivencias propias del comercio minorista en relación con el libro. Y el autor, José Luján, explicó aspectos de la intrahistoria tanto de la elaboración del libro como de su edición, así como del trabajo con la tradición oral y personajes que en número de 250 desfilan, a lo largo del tiempo, por la obra.

 

Tanto la alcaldesa de Artenara, Eva Díaz, como el concejal de cultura, Antonio Medina, agradecieron al autor, Pepe Luján, y a los editores el esfuerzo realizado para que el libro estuviera terminado para estas fiestas; asimismo lo hicieron con el prologuista, Fernando Redondo y con el otro presentador, Francisco Suárez, por su presencia y apoyo al acto  y a la obra.

 

 

Libro: La actividad comercial en Artenara 1950-2010

Autor: José Antonio Luján Henríquez, Cronista Oficial de Artenara

Comentario de presentación: Francisco Suárez Moreno, Cronista Oficial de La Aldea

 

 

EXTRACTO DE LA PRESENTACIÓN

Nuestra generación, la de los nacidos en la mitad del siglo pasado, ha conocido unos cambios tecnológicos y sociales de abismo. Bien es verdad que cada generación suele decir, cuando va llegando a la tercera edad, cuánto ha visto cambiar el Mundo. Por ejemplo: hoy compramos cualquier cosa por Internet desde un móvil; ayer nuestros padres, cuando compraron primero una radio y luego un televisor, se admiraban por la compra, con la novedosa implantación al plazo y de algo casi mágico, lo de oír música o ver imágenes producidas a kilométricas distancias; y, antes de ayer, nuestros abuelos se asombrarían con ver volar un avión o ver en una tienda una balanza frente a la clásica romana… Y, así… cada generación cuenta su historia de los cambios vividos (…).

Cambiar o comerciar es tan antiguo que se remonta a tiempos prehistóricos, tiene tanta historia que ha propiciado muchos trabajos de investigación y consecuentes publicaciones. El libro que hoy presentamos es uno de esos tantos trabajos sobre el comercio; pero… muy singular. Ha sido escrito por un miembro, como lo es Pepe Luján, que pertenece a la generación del espacio cronológico 1950-2000, de lo investigado; una generación que ha conocido y ha experimentado los grandes cambios sociales y tecnológicos que se han dado sólo en medio siglo y, además conoce, porque lo ha vivido, el conjunto de la historia, el entorno y las gentes del espacio geográfico en estudio: Artenara. Estamos pues ante una obra etnohistórica singular y muy valiosa (…).

El autor, en su autocrítica inicial, califica su trabajo entre un ensayo y una crónica. Pero creemos que es una crónica pura, singular por su aspecto global, científica por el método de investigación, multidisciplinar o integral (por trabajar la historia, la etnología y la economía tradicional que se envuelve en el marco de las transacciones comerciales en los campos de Gran Canaria) y, además, es didáctica (el autor es un profesor, catedrático, o mejor, maestro en su grado superior de la literatura y gramática), o sea, que está escrita al alcance de cualquier lector (…).

Es crónica pura y modelo de planteamiento metodológico integral de contenidos con el valor adjunto de un barniz humano, un sello antrópico poco común en los libros al circular por él como por magia tenderos, vendedores ambulantes, comerciales… con su testimonio oral o iconográfico (ilustraciones de gentes, furgones, camiones, tiendas).

(…) Y volvemos a lo de los cambios sociales y tecnológicos que hemos vivido: es crónica en el sentido de recoger el acontecer de una etapa histórica reciente y actual no solo, como decía antes, de personajes en el recuerdo aún, sino de evolución de estrategias comerciales que se daban en el campo de toda Canarias con reminiscencias del mundo protohistórico (como el trueque) de los años cincuenta hasta ahora el mundo comercial del primero súper y del hipermercado actual (…). Y una crónica de este tipo no la haría -en la dimensión humana en que está hecha- un agente exógeno, por muy buena metodología y conocimientos de historia o de etnología que tenga: la hace quien conoce muy bien el lugar estudiado por vivir en él y formar parte de esa sociedad que se analiza. Por ello puede caer en apreciaciones subjetivas pero, como se planteaba un padre de historiadores modernos Tuñón de Lara y otros más, nos preguntamos: ¿existe la objetividad absoluta?  (…). Las sociedades se pueden analizarán desde cualquier perspectiva social y económica y la estudiada en este libro, La Actividad comercial en Artenara (1950-2010), ha quedado perfectamente estructurada por la amplitud de elementos tratados y de personajes del comercio local estudiados o, en su caso, reflejados como fuentes orales directas.

Pepe y editores, felicidades por el trabajo. Gente de Artenara: felicidades por esta nueva aportación al estudio etnohistórico de ayer y hoy.

 

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios

Punto Cubano / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo