Revista nº 830
ISSN 1885-6039

El Museo Arqueológico y de Sitio Zonzamas: imagen corporativa, señalética y página web de ambos.

Sábado, 04 de Febrero de 2012
Escuela de Arte Pancho Lasso
Publicado en el número 403

Durante unos largos y cautivadores cuatro meses en los que se desgranaba y se ponía en práctica la unidad didáctica, vivimos entre la realidad de un futuro que experimentamos como real (la ejecución del Museo y su imagen) y el pasado (embebidos en la historia más antigua de la isla).

 

 

I. Introducción: argumentaciones a la propuesta didáctica y creativa sobre el Proyecto Zonzamas

La presente propuesta didáctica se diseñó para el módulo denominado Proyecto Final del Ciclo Formativo de Gráfica Publicitaria. Se trata de un módulo eminentemente práctico, de la familia del Diseño Gráfico, en el que cada alumno y alumna desarrolla, normalmente, un tema asignado o libre, según decisión del profesorado, pero siempre de modo individual. Con este módulo el alumnado concluye sus estudios, por lo que la trascendencia del mismo es obvia (...).

 

En el pasado curso 2003/04 nos planteamos, quienes suscriben la propuesta didáctica que nos ocupa, dar un giro al ritmo acostumbrado y cambiar la mecánica de trabajo para lograr que el mencionado proyecto final tuviese un cometido real, que se acercase a esa futura realidad profesional con la que se encontrarán los alumnos y alumnas una vez que concluyen el Ciclo. Había que elegir, entonces, un encargo real con posibilidades de materializarse y ser viable si al cliente en potencia le interesara. Ese cambio encerraba otros motivos, uno en especial y que a ambas nos parecía vital introducir en el Ciclo para que se convirtiera en algo usual a la hora de tratar, y no en una novedad curiosa. Considerábamos fundamental incorporar la problemática medioambiental y que permaneciera como un requisito más a la hora de saber con qué se cuenta, qué se excluye, qué parámetros son los que hay que seguir cuando se emprende un diseño o rediseño para una empresa o institución, ya sea oficial o privada. Nos inclinamos, entonces, por elegir un encargo concreto de una institución oficial, puesto que pensamos que es deseable y coherente en la actuación de las instituciones adquirir nuevas directrices al plantear nuevos compromisos, e igualmente, ser estímulo a la hora de acometer la introducción de las energías limpias y los recursos pertinentes para minimizar el impacto sobre el medio en cualquiera de las actuaciones que se ejecuten.

 

El tema se eligió con el fin de alejar al alumnado de la dinámica de resolución habitual del proyecto, concluir individualmente un contenido y sus diferentes pasos, entregarlo correctamente presentado y esperar la nota, sin más. Eso luego se guarda en el Departamento y sólo trasciende en el ámbito académico, pero muy poco en otros sentidos: en el personal, en el de una experiencia más rica y, lo más importante, en el aprendizaje. Unos resultados gratos y atractivos a la vista suelen originar un adormecimiento en cuanto a otros valores y necesidades. Se queda en la mera solución estética, y eso en nuestra opinión era insuficiente, y aunque no le quitamos su valor exclusivo, entendíamos que se hacía imperioso algo más. La decisión se asentaba, principalmente, en intentar involucrar al alumnado en una realidad que normalmente le es ajena -y que ya es imprescindible en la vida cotidiana-, el estado medioambiental de la Isla en la que vive y, por extensión, con el resto del mundo y el patrimonio etnográfico y artístico que le es propio.

 

El proyecto cumplía otro de los requisitos, una exigencia actual ineludible. Salvo aquellos que crean su estudio particular, el diseñador tiene que saber trabajar en grupo, conocer la dinámica de grupo. Es una posibilidad indiscutible en el mercado laboral, de hecho nos parece importantísimo que el alumnado aprenda a adaptar su individualidad al trabajar en equipo. Ser capaces de desarrollar un brainstorming como en cualquier equipo de trabajo, no sólo en el seno del conjunto de los alumnos y alumnas propios del Ciclo, sino también al trabajar de forma interdisciplinar con el alumnado de otros ciclos. La experiencia fue sumamente enriquecedora, la parte de reproducción cerámica estuvo a cargo de los alumnos y alumnas del Ciclo de Decoración Cerámica y los resultados obtenidos fueron excelentes, así como con los alumnos y alumnas del Ciclo Superior de Modelismo y Maquetismo en la realización de la maqueta del futuro museo.

 

Las propuestas para el tema central eran varias, se planteó al alumnado y se entabló un debate para la elección del tema. Una vez elegido y propuesto, contó con la aprobación del alumnado en su totalidad después de haber explicado el proceso a seguir en el proyecto y los términos en que se desarrollaría.

 

Si el tema central tenía que precisar de un grupo grande para su elaboración (que era lo que teníamos), estaba obligado a atraparlos y, más aún, tenía que ser un tema que les enriqueciera, que para aprehenderlo tuviesen que indagar, que documentarse, que investigar, que buscar, que implicarse. Después de mucho rastrear nos decidimos por el tema perfecto, el que reunía todas esas características: el futuro Museo Arqueológico de Zonzamas. Supimos de su futura construcción, y entre todas las posibilidades reales escudriñadas, era la más atractiva. Aglutinaba todas las exigencias planteadas fruto de una cuidada reflexión. Zonzamas era y es apasionante y, probablemente, iba a engancharlos (como así fue). Requería de estudio y una documentación considerable, tanto del futuro museo como del patrimonio que albergaría, así como del entorno físico que tiene como enclave.

 

Ideal, pero había algo más: enlazaba directamente con el compromiso del hecho de pronunciarse ante la problemática ambiental de la isla, un dato tremendamente importante para nosotras y con el que aún no se había trabajado directamente en el Centro. Es decir, incluyéndolo, como ya señalábamos, como una premisa más de trabajo, una condición imprescindible.

 

En este "encargo", la conciencia de ahorro responsable y un compromiso medioambiental serio, tanto en el diseño de la imagen e identidad corporativas como en la línea a seguir en toda la propuesta, se estableció como el rasero que filtraba cada actuación. Queríamos, por tanto, aprovechar el tema y hacer las propuestas alternativas de consumo de energía y ubicación que desde un centro de enseñanzas artísticas, del cual formamos parte, creemos que podemos sugerir y aportar, por supuesto, con todas las limitaciones que ello implica.

 

Dichas propuestas presentadas por un grupo de alumnos y alumnas aspiraban a hacer reflexionar, en la medida de lo posible, no sólo al alumnado que trabajaba en el proyecto, sino también al conjunto de una sociedad cambiante, los futuros usuarios y las instituciones implicadas. Reflexionar sobre el papel de las instituciones en lo que se refiere a la conservación y difusión del patrimonio histórico y etnográfico, así como las distintas manifestaciones artísticas, la situación del Medio Ambiente y el compromiso adquirido con éste, se convirtieron, lógicamente, en una sucesión de cuestiones a tener en cuenta. El tremendo grado de una "supuesta utopía" que lleva consigo este tipo de aspiraciones tuvo su eco en el proyecto, dado que se trazó desde esa nueva perspectiva en todos los campos a tratar. Ésta iba desde el máximo ahorro a la hora de plantear el trabajo propio y diario, tanto del alumnado en particular como del grupo -ardua tarea les costó adaptarse a limitar el derroche de papel, de tintas, de tiempo, etc.-, como, y dentro de lo que era el trabajo como tal, cualquier faceta del espacio al que iría destinado (imagen corporativa, señalética, la papelería de folletos, la iluminación, etc.), la seguridad, la accesibilidad de los discapacitados, facilitar la comprensión de todos los que visitan el museo, y tantos otros aspectos que en su mayoría no habíamos tocado desde esa posición, entre otros. Y funcionó, como proyecto y como unidad didáctica desde luego. Esto es lo que nos alentó a entender que podía ser igualmente factible introducir los nuevos requisitos en sucesivas ediciones del Ciclo.

 

El propósito esencial de esta toma de contacto con nuevas exigencias a tener en cuenta, aspira a lograr que el alumnado, tanto de forma individual como en grupo, se plantee la necesidad de aportar alternativas en el diseño, escogiendo la opción creativa, responsable y respetuosa con el medio, el entorno en que vive y con los que le rodean. Recapacitar sobre el papel del diseño gráfico y su gran capacidad de difusión a la hora de elegir un posicionamiento con relación a la naturaleza y al entorno es fundamental.

 

Tener en cuenta las nuevas exigencias es mucho más que papel reciclado y bolígrafos fabricados con derivados del cáñamo o derivados del millo, que también, pero hay muchísimo más. En eso la vieja Europa, especialmente Alemania, Austria, Holanda y Escandinavia, nos lleva una enorme ventaja de la que aprender. Japón también se suma a los nuevos conceptos con exponentes como Kisho Kurokawa, entre muchos otros. Se trata de una evidencia que reclama una atención urgente, sin enardecimientos o radicalismos, que desde el sentido común nos atañe a todos, y qué mejor lugar que un centro de formación como una Escuela de Arte para aportar un dato más a una necesidad que cada día es más inaplazable.

 

El Reino de Zonzamas nos aportó mucho a todos. Durante unos largos y cautivadores cuatro meses en los que se desgranaba y se ponía en práctica la unidad didáctica prevista, vivimos entre la realidad de un futuro inexistente que experimentamos como real (la ejecución del Museo y su imagen), y el pasado más remoto (embebidos en la historia más antigua de la isla).

 

A lo largo de las páginas siguientes se exponen los diferentes pasos que seguimos de una forma general. Añadimos un pequeño extracto de la unidad didáctica referido a la metodología, y a los referentes y argumentos que utilizamos para dar concreción a la propuesta didáctica y facilitar tanto su comprensión como su aplicación. Se incluye, además, una bibliografía detallada de los libros y páginas web más visitadas.

 

 

 

II. El Tema: características y detalles

Lanzarote es una isla en constante cambio y crecimiento, y es sabido que las entidades oficiales tienen previstos diferentes proyectos relacionados con el panorama cultural de la isla, a fin de enriquecerlo y dignificarlo. De entre todos ellos, el proyecto previsto para el Museo Arqueológico de Zonzamas y el Museo de Sitio del yacimiento arqueológico situado en el lugar que lleva ese mismo nombre, nos llamó especialmente la atención por su enclave, lo novedoso de su construcción y su trascendencia para las Islas.

 

El Complejo Arqueológico de Zonzamas se sitúa en la zona centro septentrional de la isla, en las coordenadas geográficas de 291° 00' 06" de latitud Norte y 131° 34' 16" de longitud Oeste. Su ubicación se integraría en un complejo hábitat prehispánico vinculado a la llanura central de la isla, en la que se localizan además importantes yacimientos como La Gran Aldea, el Lomo de San Andrés, Famara o Ajei. Esta zona ha sido, y continúa siendo, una de las más ricas y fértiles de la Lanzarote, lo cual explicaría no sólo su posición estratégica como área de control de la zona central, sino, también, su desarrollo e importancia en las pautas económicas y en los modelos sociales desarrollados por Los Majos.

 

Según las crónicas de la Conquista, este yacimiento se identificaría con la residencia del último rey de la isla, Guadarfía, y que, según los resultados de las últimas excavaciones llevadas a cabo en el poblado, éste tendría una ocupación dilatada en el tiempo. Las dataciones más antiguas, y que se vinculan al proceso de fabricación de algunas de las estructuras del yacimiento, han podido ser fechadas desde mediados del siglo V de n.e., mientras que las fechaciones más recientes datan del siglo XVIII, momento final de la ocupación histórica del asentamiento (Martín Socas, Dimas et all, 2001).

 

Las diferentes campañas arqueológicas realizadas desde los años 70 han puesto de manifiesto la enorme extensión de este complejo poblacional que, al juzgar por la cantidad de artefactos que se localizan en superficie (cerámicas, industria lítica, malacofauna, etc.), debió alcanzar una extensión que supera ampliamente las 10 hectáreas. En efecto, este complejo arqueológico lo integran una serie de estructuras excavadas en el subsuelo y todas ellas responden a una misma técnica de construcción. Todos los recintos excavados, tanto los que fueron utilizados como viviendas (las conocidas casas hondas) como aquellos que pudieron ser posibles almacenes o graneros, se localizan subterráneos en la propia tierra, y están compuestos por un muro de piedra seca de doble pared relleno de escoria volcánica y tierra. El interior, tanto los suelos como las paredes, estaban enlucidos con capas de tegue, un mortero de cal que permite una función aislante del frío, de la humedad y de las altas temperaturas del verano. En algunos casos, esta capa alcanzaba los 5 cm de espesor. Las entradas a estas estructuras se encuentran al SW para protegerlas de los vientos dominantes. En cuanto a la altura total de las construcciones, y a juzgar por la profundidad de las mismas, debieron sobresalir relativamente poco en superficie, alrededor de 80 cm a 1 m (Dug, 1,1990).

 

Junto a estas estructuras se localiza la cueva conocida tradicionalmente como el palacio de Zonzamas. Se trata de una caverna... que mide unos 4 metros de elevación, por otros de longitud, y su forma es bien regular. Enfrente de la puerta se encuentra perfectamente conservada una pared de piedra y barro de unos metros de altura... sobre la que se formó un segundo piso (Cabrera Pérez, José Carlos, et all 1999). Esta cueva se encuentra rodeada de una muralla perimetral de unos 12 m E-W por 15 m N-S, y está formada por sillares de gran tamaño, pudiendo alcanzar algunos de ellos entre los 1.300 y 1.800 kg.

 

Este complejo arqueológico representa sin duda el yacimiento más importante de Lanzarote, y por extensión de Canarias, y supone una notable fuente de información para conocer la cultura de Los Majos. En este sentido, tanto la muralla que rodea al yacimiento, los ídolos localizados (ídolo antropomorfo de Zonzamas, zoomorfo, etc.), la cantidad de útiles para la molturación (molinos circulares, percutores, morteros, etc.), así como los posibles indicadores arqueoastrómicos que apuntan hacia un posible conocimiento y medición del tiempo por parte de Los Majos y que, de seguro, repercutiría en la mejora de los procesos agrícolas, han permitido pensar a diferentes autores que este yacimiento concentra, efectivamente, la existencia de una estratificación social muy compleja en la cultura de Los Majos (Fuentes Luis, 2002).

 

La intervención en Zonzamas es particularmente especial. Contiene un rasgo diferenciado que lo hace aún más atractivo. Estará excavado en la tierra, será un museo subterráneo de nuestro tiempo, su estructura es asimétrica y conservará un enorme legado histórico proveniente de los antiguos pobladores, legado que por otra parte ahora no tiene ubicación.

 

Zonzamas nos atañe directamente. Representa nuestro pasado más remoto, contiene una parte importante de las raíces de nuestra cultura, una cultura proscrita y desarraigada debido a numerosas y distintas causas. Causas que provienen del ámbito de lo político, lo religioso o lo económico, hasta de los estragos cometidos por la más burda ignorancia. La llegada de la democracia ha contribuido a cambiar las cosas. Aunque el proceso es lento, la revalorización de un legado que ha padecido toda clase de adversidades, avanza. La intención de realizar una obra como la que será el Museo Arqueológico de Zonzamas lo confirma.

 

La sensibilidad hacia la idea de lo que supone Zonzamas, el lugar que albergará restos y piezas de un incalculable valor, no en cifras, sino en valor patrimonial, se hace patente. La mayoría de los alumnos y alumnas del grupo, por no decir todos, no conocían lo que significaba Zonzamas para la isla, no entendían por qué estaban aquellas redes y vallas guardando no se sabía qué, no tenían conocimiento del ídolo, ni que había sido un antiguo poblado aborigen, ni mucho menos su significación. Sin duda, conocer el pasado ayuda a comprender qué hay detrás de muchas cosas con las que se convive a diario, se encuentran respuestas que ayudan a comprender ese entorno en el que nos movemos, y tener repuestas requiere búsqueda.

 

De entre todas las razones que nos mueven en la elección del tema, hay un dato más para la reflexión, la de resaltar una apreciación que consideramos trascendente acerca de la edificación del futuro Museo. Zonzamas, como ya explicamos, es un enorme yacimiento arqueológico sito en el lugar que lleva ese mismo nombre, un inmenso espacio colmado de restos, de fragmentos, de vestigios, de huellas que hablan de un pasado remoto y esclarecedor, en el que un nutrido grupo de arqueólogos lleva trabajando desde el año 1971. El estudio no ha cesado y aún continúan las excavaciones, la clasificación de los hallazgos, las conclusiones, el contraste de datos, etc. La comprobación y verificación continúa, porque el yacimiento reproduce y multiplica los hallazgos a cada paso y a cada piedra que se levanta. Por tanto, genera igualmente la posibilidad de nuevas conclusiones e hipótesis que ayudan a atenuar las cuantiosas lagunas que dificultan un seguimiento coherente de la historia de la isla e incluso del Archipiélago.

 

La construcción del Museo Arqueológico en un punto tan sumamente frágil se torna, por tanto, incierta y difícil, preocupante incluso. Así opinan los arqueólogos e historiadores con los que hemos hablado, especialistas que conocen bien el lugar, lo frecuentan y lo estudian. Compartimos dicha opinión porque consideramos que la urgente necesidad que supone contar con el Museo Arqueológico no puede ir en detrimento del yacimiento, el propio Museo de Sitio de Zonzamas. Se corre un enorme riesgo ante la posibilidad de agredir una fuente de datos como la que supone el yacimiento. La construcción de un edificio de las características del futuro Museo en una zona algo más alejada, o en otro lugar si llegara el caso, no supondría una agresión tan demoledora (en el más amplio sentido de la palabra) como la que se prevé si se construye en ese término sin reparar en los daños.

 

La difusión de los valores patrimoniales comienza con la protección de la fuente de los hallazgos. Ésta es otra de las razones que movió nuestra elección del tema: colaborar e incentivar un tratamiento conservacionista y de salvaguarda del lugar, intentando contribuir a ello desde nuestra posición como alumnos/as y profesores de una Escuela de Arte que aboga por la protección del patrimonio histórico-artístico, tanto del que le atañe directamente como el de cualquier lugar del mundo. Por todo esto, coincidimos en conservar y potenciar el Museo de Sitio de Zonzamas como tal y elegir otra zona de ubicación física para el Museo Arqueológico, o elegir en función de la opinión de los expertos, en este caso el equipo de arqueólogos que trabaja a tal efecto.

 

La problemática medioambiental se encuentra con otro grave inconveniente en la isla, el vertedero de Zonzamas. Es una triste paradoja que la ubicación del mismo se encuentre en la zona del yacimiento arqueológico más importante de Lanzarote. Son esas desventuradas y penosas coincidencias ante las que el eminente Carl Jung tendría mucho que decir...

 

 

 

III. Opciones para un Museo sostenible

Otro de los motivos de la elección está relacionado con nuestra propuesta para la fuente de energía que utilizará el Museo. Uno de los principales argumentos por los que se ha retrasado la construcción del Museo es el enorme gasto eléctrico que va a generar la iluminación de sus instalaciones.

 

El edificio es absolutamente innovador, sumemos esto a nuestra lista de motivos para decidirnos por dicha elección. La edificación intenta emular, salvando las distancias obvias, las casas hondas en las que vivían los antiguos habitantes del poblado de Zonzamas. El Museo está excavado en la tierra, por lo que el consumo de luz aumenta considerablemente. Lo que le hace único lo convierte en un problema económico, y por la misma razón, en un proyecto difícil de emprender. El objetivo primordial para el aprovechamiento de fuentes de energías sostenibles se establece como contribución a mejorar el nivel de vida, aprovechando racionalmente los recursos naturales, Por esta razón, nuestra propuesta aboga por el uso de fuentes de energía renovables como el viento y el sol, aprovechando racionalmente los dos recursos naturales con los que cuenta sobradamente la isla de Lanzarote. Por eso incluimos y proponemos un pequeño parque eólico que, lógicamente, no aparece en los planos originales pero sí en el plano señalético realizado por los alumnos y alumnas. También hemos destinado una habitación pequeña para instalar las baterías y generadores de energía solar necesarios. No somos expertos en el tema, es obvio, no hemos querido pretenderlo, pero estamos bien asesorados por expertos y hemos contrastado información al respecto. Los alumnos y alumnas han hecho lo propio igualmente. Se nos ha informado que un edificio como el que nos ocupa puede contar con su propio generador de electricidad, con un pequeño parque eólico, o recibirla del parque más cercano. El desarrollo sostenible, la utilización de energías limpias, juega un papel importantísimo en una isla como Lanzarote, a la que se le ha asignado la mención de Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

 

Nuestra propuesta es la de comenzar con el ejemplo de una verdadera transformación e incentivo en el uso de energías limpias. Desde las instituciones como museos, salas de arte oficiales, centros de enseñanza pública y deportivos, aulas de la naturaleza, etc., llegando a los organismos oficiales y similares. La gestión del agua y de la energía, asi como la correcta administración en la distribución y diferenciación de los residuos que produzca cada institución y sus instalaciones, para su posterior reciclaje en las plantas destinadas a tal efecto, es básico. Se hace imprescindible que las instituciones, especialmente las de nueva creación, se rijan por políticas que no sean hostiles al medio, que su presencia no deteriore el entorno, y cuya gestión interna apoye las energías limpias. Contaríamos entonces, con auténticos lugares en los que el concepto de espacio público alcanzaría por completo la dimensión de la definición. Es una necesidad planteada por una sociedad que se conciencia gradualmente, debido a una problemática medioambiental que exige una apremiante atención, y un ineludible cambio de visión desde la gestión de las diferentes administraciones e instituciones públicas y privadas.

 

La propuesta la hemos basado en esta dirección. Instamos a los alumnos y alumnas, en primer lugar, al ahorro en clase, en su vida diaria, a una mayor conciencia. Para el trabajo en sí, a la elección del papel reciclado para los folletos, cartas y papelería en general. La publicidad del mismo, por ejemplo, se plantea más por Internet que por envío postal, requisitos imprescindibles en la elección de material. Simplificación de la oferta de folletos y similares para prescindir de la profusión de los mismos en el medio y del derroche de papel. Utilización de tintas no tóxicas en la impresión de los distintos elementos de la imagen corporativa de la empresa o institución.

 

Pensar en el aprovechamiento de la luz solar, por ejemplo, en el diseño de los luminosos exteriores autónomos gracias a unas placas solares, con lo que se evitan deslucidos e inútiles cableados, además, que facilitan la utilización de los recursos y el ahorro.

 

La reutilización de aguas para el regadío, evitando previamente hacer uso de detergentes agresivos que inutilicen las aguas y las hagan inservible para el riego. Sistemas de ahorro en baños y cocinas, el reciclaje y compostaje de materia orgánica de cafetería y restaurante para fertilizar la tierra de los jardines, jardines autóctonos con el fin de asegurar su adaptabilidad y el ahorro de agua, accesibilidad total para todos los usuarios cualquiera que sea la discapacidad y, por supuesto, que se conserven las funciones reales y vivas de la institución de la que se trate, en nuestro caso el Museo. Ésta debe conservar su función educativa, y por tanto ser capaz de adaptar los diferentes contenidos, adecuando su mensaje según lo demanden los distintos sectores de la sociedad, así como crear la sana necesidad.

 

Debe conservar además su carácter controvertido, de discusión, debate y contraste de contenidos. No sólo con nuevas y originales propuestas que contribuyan a transformaciones reales en lo que se refiere a conceptos, ponencias o arquetipos aceptados convencionalmente. Se pretende con esta consideración hacer del Museo un espacio vivo de reflexión y debate, y no el habitual recinto mudo que ejerce la única función conocida, ser el depósito y salvaguarda de unos restos y hallazgos de un determinado valor.

 

Aunque pueda parecer que un diseñador gráfico no puede hacer este tipo de apreciaciones, no es cierto. Un diseñador gráfico diseña en un lugar y para un lugar, una disposición y capacidad multidisciplinar le hacen apto para este tipo de propuestas. Volvemos a referirnos a Bruno Munari o a las bases de la escuela de diseño más famosa, la Bauhaus, en la que el diseñador tenía que ser un artista integral, con todo lo que eso supone. La versatilidad tenía que estar garantizada, por eso se formaban en diferentes especialidades. Son nuevos tiempos para todos los campos, y el arte y el diseño no son ajenos.

 

A todo esto contribuirá, especialmente, el poder contar con un grupo profesional competente, capaz de afrontar todos los retos que plantea el Museo como institución dinámica y participativa. Debe estar nutrido por un conjunto de profesionales especializado, sensible al mensaje, filosofía y contenidos del Museo y de su entorno.

 

La gestión del Museo debe ser sensible igualmente a las demandas de los diferentes sectores sociales, debe ser capaz de encauzar intercambios culturales con otras instituciones afines e incluso con especialistas en temas comunes, con el fin de enriquecer el enfoque y la perspectiva con las que ya se cuenta.

 

Se aspira a que el Museo Arqueológico se convierta en un espacio plural abierto a todos, enriquecedor, de carácter universal, capaz de transmitir el respeto, el amor y el enorme valor del patrimonio histórico-artístico como señal de identidad de un pueblo, ya sea de uno concreto o de los que conforman las diferentes culturas del mundo que habitamos.

 

 

IV. La unidad didáctica

* Título de la Unidad: Realización de la imagen corporativa y la señalética del futuro Museo Arqueológico y de Sitio de Zonzamas en Lanzarote.

•  Módulo Profesional: Proyecto final de Gráfica Publicitaria II.

•  Metodología:

 

1.  La metodología adecuada para lograr los objetivos propuestos está basada en el aprendizaje activo, significativo, funcional y progresivo. El punto de partida fue procurar, en la medida de lo posible, la motivación necesaria para despertar el interés suficiente por la unidad.

2.  Nuevos requisitos propuestos, innovadores y fuera de la dinámica habitual, más aún al ser la primera vez que el proyecto final se desarrolla en grupo (hasta ese momento se había hecho siempre de manera individual). Por eso fue necesario hacer el reparto de funciones a cada alumno y alumna, contar con una dirección que no fuera siempre la del profesor, tener jefe de redacción, secretario, script, etc.

3.  Las exposiciones teóricas del profesor no fueron excesivas, dejando lugar a la participación del grupo, sobre todo si tenemos en cuenta que fue su último proyecto, y que llevaban tras de sí dos largos años de experiencia y profundización. Si bien hubo que destinar un tiempo cada vez que se hizo necesario para la distribución de tareas y explicación de los pasos a seguir.

4.  La secuenciación de las distintas actividades propuestas llevaba implícito el proceso real de desarrollo de un trabajo como fue el de realizar una imagen corporativa en su totalidad, y un sistema señalético completo. Se buscaba que en todo momento, dentro de lo viable y por medio de un método inductivo e indagatorio, que el alumnado tendiera a la reflexión continua para extraer sus propias ideas y decisiones al plantear y desarrollar las diferentes actividades propuestas. Se trataba de que los estudiantes fueran desarrollando un criterio propio que les haga críticos y capaces ante imprevistos, cambios de tercio en la marcha de los acontecimientos, intervenciones eficaces frente a las dudas o fallos técnicos, etc.

5.  En este sentido, es un factor decisivo en el aprendizaje la actividad constructora del alumnado, quien modifica y reelabora sus esquemas de conocimiento.

6.  El profesor es un guía que orienta y proporciona los medios para poner en práctica los nuevos conocimientos que se van aportando, y para que el alumnado compruebe sobre la marcha la utilidad de lo aprendido hasta entonces y del trabajo realizado, así como su trascendencia y alcance en su posterior proyección profesional.

 

• Estilo de enseñanza: la educación es un proceso de construcción activa que permite aprendizajes significativos, para ello debemos tener en cuenta:

 

1. Conocimientos previos (evaluación inicial).

2. Individualización.

3. Trabajo cooperativo.

4. Funcionalidad de los aprendizajes.

5. Aprender a aprender.

6. Creatividad y autonomía.

7. Motivación.

 

• Actividades complementarias:

 

1. Visita al yacimiento de Zonzamas.

2. Visitas de interés. Museos, salas de exposiciones, estudios de diseño independientes, etc.

3. Visita al Cabildo, más concretamente al Departamento de Patrimonio Histórico para la recogida de información y datos, e incluso para realizar fotografías. Rita Marrero, y parte de sus compañeros, nos mostraron el ídolo real, restos encontrados, muestras de cerámica, colgantes, etc., fue un momento extraordinario para todos los asistentes ese día.

4. Actos culturales en el Centro. En este caso, finalizado el trabajo se presentó en el Centro una exposición titulada Zonzamas, imagen corporativa y señalética que inauguraron el director del Centro, Manuel Perdomo, y la vicedirectora, Sonia Hernández, quienes dieron paso a Rita Marrero, arqueóloga del Cabildo de Lanzarote, que intervino con una oportuna e interesante disertación en la que habló del hecho histórico alusivo al yacimiento. Concluidas las disertaciones, contamos con actuación musical a cargo del folclorista don Antonio Corujo.

5.  El proyecto también se presentó en Signes, empresa especializada en señalética de Barcelona. Igualmente se mostró en el Tagoror de Estudiantes, organizado por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias en la Sede de Presidencia del Gobierno Canario, en Santa Cruz de Tenerife, con muy buena acogida e interés por parte de los asistentes. Asimismo, se presentó en el concurso de Propuestas Pedagógicas, tanto en el que organiza la Fundación César Manrique como en el que organiza la Cámara de Comercio de Canarias.

 

• Soporte de la propuesta creativa en el Tagoror de Estudiantes:

Los/as alumnos/as del Ciclo Formativo de Gráfica Publicitaria de la Escuela de Arte Pancho Lasso asistieron en su mayoría al Tagoror. También asistieron los alumnos y alumnas del Ciclo de Decoración Cerámica, y de Modelismo y Maquetismo.

 

El soporte que utilizaron para la presentación fue la página web que habían creado para el proyecto, un spot audiovisual sobre el Museo y una breve presentación en Power Point sobre los detalles del conjunto del trabajo. Asimismo, se mostró un libro en DIN-A4 en el que se detallaba el proceso que se siguió tanto en el ámbito metodológico como práctico, qué fuentes se consultaron, cómo se desarrolló la interactuación de los ciclos formativos, etc. De igual forma, se adjuntó el grueso del trabajo gráfico que recogía la imagen corporativa completa de ambos Museos, el Arqueológico y el de Sitio, así como la señalética completa de los dos Museos, alrededor de 80 láminas en DIN-A3.

 

La maqueta del futuro Museo Arqueológico de Zonzamas que realizaron los estudiantes del Ciclo de Modelismo y Maquetismo, y el trabajo del Ciclo de Decoración Cerámica (reproducciones cerámicas de las piezas más relevantes del patrimonio arqueológico de Zonzamas, aportaciones individuales y creativas inspiradas en los vestigios del yacimiento, souvenir, bisutería alusiva, etc.), completaron la muestra.

 

 

V. Conexión Intendisciplinar

El Ciclo Formativo Superior de Modelismo y Maquetismo, un Ciclo formativo superior que se imparte en la misma Escuela, colaboró con el grupo de Gráfica. Aportadas unas directrices y la documentación específica que proporcionó Patrimonio Histórico, los alumnos y alumnas del Ciclo, junto a su profesor de taller, José Pérez Dorta, realizaron la maqueta del Museo Arqueológico, con lo que pudimos obtener así una visión tangible de un edificio que no existe. La colaboración se dio en unos términos inesperados y con inmejorables resultados.

 

Igualmente, el módulo del taller del Ciclo Formativo de Grado Medio de Decoración Cerámica se ocupó de la reproducción del ídolo de Zonzamas y de diferentes piezas cerámicas representativas. Realizaron reproducciones de elementos propios al proceso de imagen afín a la línea de diseño corporativo, y a la organización señalética. Reprodujeron pictogramas y los interpretaron según su criterio, tal y como lo interpretaron la profesora de taller, Gloria Francisco, y el alumnado. Elaboraran cuadritos alusivos, reproducciones de imágenes y piezas cerámicas, colgantes y útiles con el fin de presentarlo como souvenir para ambos museos, siempre basándose en los restos arqueológicos del yacimiento de Zonzamas, y siguiendo con rigor, acierto y calidad la documentación contrastada que les aportaron los alumnos y alumnas del Ciclo de Gráfica Publicitaria.

 

Este hecho se acoplaba a la idea del consumo respetuoso con el Medio. Si el Museo puede hacerse cargo de ofrecer souvenirs económicos realizados por artesanos del lugar, supone una fuente de ingresos que beneficia al artesano, sin mediadores económicos, y se convierte en un elemento único que diferencia y dignifica la oferta de productos de un museo. El objeto se convierte en una porción de la cultura que informa y sensibiliza a un tiempo.

 

Maqueta del futuro Museo y piezas representativas alusivas a la arqueología de Lanzarote

 

 

VI. Relación de autoría de los distintos alumnos y alumnos en la puesta en práctica de la unidad didáctica

Reyes Rivera Morera: logotipo del Museo Arqueológico de Zonzamas y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Pedro David Mesa García: logotipo del Museo de Sitio, identificadores arquitectónicos y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Aniceto de León Viñoly: programa señalético, pictogramas identificativos y reglamentarios, y colaboración conjunta en la realización del proyecto.

Grimanesa Morales Morales: imagotipo del logotipo, documentación específica de papelería, y en general, colaboración directa en el proyecto.

Pedro Luis Duque Fábregas: página web, spot y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Lorena Umpiérrez García: diseño del folleto para el Museo Arqueológico, portada mini-CD del spof publicitario, y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Néstor Suárez Mesa: diseño del parque móvil, tickets de entrada de banda magnética y microperforados, y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Orquídea Marisa Matías Lourenco: documentación histórica y bibliográfica, distribución de luminosos, mesas de información, paneles informativos, y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Jennifer Knuth: diseño de vajilla para cafetería y restaurante, documentación específica para dichos servicios, y colaboración directa en el conjunto del proyecto.

Ágata Bethencourt Barreiro: diseño del folleto del Museo de Sitio, banderolas para el Museo de Sitio, y pautas para el desarrollo del trabajo.

 

 

Bibliografía

Para la elaboración del presente proyecto hemos contado con numerosas colaboraciones, tal y como ya hemos señalado anteriormente, y la consulta de una exhausta investigación tanto bibliográfica como de campo que aquí reseñamos.

 

BASSAT, Lluis. El libro Rojo de la Publicidad, DeBolsillo, 2003.

BRITO, Juan. Mitología de la Princesa Ico. Edición de Ángel Sánchez, Litografía Valverde, S.A.

BUENO, Mariano. El libro práctico de la Casa Sana, Integral, 2004.

CABRERA PÉREZ, José Carlos. Lanzarote y los majos: la prehistoria canaria, Tenerife: Centro de la Cultura Popular Canaria, 1992.

CABRERA PÉREZ, José Carlos. Los mayos: población prehistórica de Lanzarote. Cabildo Insular de Lanzarote, 1989.

CABRERA PÉREZ, José Carlos; PERERA BETANCOR, María Antonia; TEJERA GASPAR, Antonio. Los majos: la primitiva población de Lanzarote. Lanzarote: Fundación César Manrique, 1999.

CABRERA PÉREZ, Miguel Ángel. Flora autóctona de Las Islas Canarias, Everest, 2001.

CHAVES, Norberto. La imagen corporativa, Gustavo Gilí, 1998.

DUG GODOY, Inés. "Arqueología del Complejo Arqueológico de Zonzamas, Lanzarote". Investigaciones Arqueológicas en Canarias 11. Viceconsejería de Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias. 1990.

FRUTIGER, Adrián. Símbolos. Barcelona: Gustavo Gili, 2000.

FUENTES LUIS, Sanjo. "¿Es necesario identificar? Los majos: ¿formación social tribal o clasista inicial?", XIV Coloquios de Historia Canario-Americana. Cabildo de Gran Canaria, 2002.

GOLEMAN, Daniel. La inteligencia emocional, Urano, 1995.

MACH, Marión. Tipografía creativa. Barcelona: Gustavo Gili (Manuales de Diseño), 1989.

MARTÍN SOCAS, Dimas; TEJERA GASPAR, Antonio; CÁMALICH MASSIEU, María Dolores; GONZÁLEZ QUINTERO, Pedro; GOÑI QUINTERO, Amaya; CHÁVEZ ÁLVAREZ, Esther, "Los trabajos de intervención arqueológica y patrimonial en el poblado de Zonzamas". IX Jornadas de historia de Lanzarote y Fuerteventura. Cabildo de Fuerteventura, 2001.

MASLOW, Abraham. La personalidad creadora, Kairós, 1990.

PÉREZ SAAVEDRA, Francisco. Lanzarote: su historia, su paisaje, sus gentes (isla de lava y espuma), Cabildo de Lanzarote. Centro de la Cultura Popular Canaria, 1995.

PRING, Roger. WWW. Tipografía. Barcelona: Gustavo Gili, 2000; SIMS, Mitzi. Gráfica del entorno. Barcelona: Gustavo Gili, 1991; SWANN, Alan. Bases del Diseño Gráfico: Gustavo Gili. 2002.

VV.AA. Patrimonio Histórico de Canarias: Fuerteventura y Lanzarote. Gobierno de Canarias. Dirección General de Patrimonio Histórico, 1998.

VV.AA. Canarias restaura: Consejería de Educación, Gobierno de Canarias, 2001.

 

Internet

BOC. Orden de 17 de noviembre de 1986, por la que se dispone la incoación de expediente para el cerramiento del Yacimiento Arqueológico de Zonzainas, en el término municipal de Teguise (Lanzarote). http://www.gobcan.es/boc/1986/151/005.html

BOC. Orden de 29 de octubre de 1987, por la que se acuerda el cerramiento del yacimiento arqueológico de Zonzamas, Teguise (Lanzarote).
http://www.gobcan.es/boc/1988/010/003.html

LANZAROTEDIGITAL.COM. Abierto el procedimiento de adjudicación de la primera fase del Museo Arqueológico de Zonzamas.
http://lanzarotedlgital.eom/./espanol/actualidad/noticias/2003/ln20030423121825.html

FUNDACIÓN CÉSAR MANRIQUE www.fcmanrique.org

HUNDERTWASSERHAUS www.hundertwasserhaus.at/1st.html

KISHO KUROKAWA www.klsho.co.jp

FUNDACIÓN INTERNACIONAL DE LAS CIUDADES SALUDABLES www.healthycities.org

POSITIVLISTEN www.positivlisten.info

 

 

Este trabajo fue coordinado por las profesoras Sonia Hernández Herrera y Julia Sosa Díaz, de la Escuela de Arte Pancho Lasso de Lanzarote, del Ciclo Formativo Gráfica Publicitaria. El texto fue publicado en Educación Patrimonial. Propuestas creativas desde el espacio educativo, Coordinado por Sanjo Fuentes Luis. Editado por la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

 

 

Más sobre Arqueología Canaria.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios

Trajes Tradicionales de las Islas Canarias (Cómo vestir bien el traje tradicional canario)