Revista nº 789
ISSN 1885-6039

ALONSO RODRÍGUEZ, María Rosa (1910-2011).

Viernes, 24 de Febrero de 2012
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 406

Profesora, investigadora y ensayista n. en Tacoronte (Tenerife), m. en el Puerto de la Cruz (Tenerife). Estudios en la Universidad de La Laguna (Tenerife), donde tuvo como maestros a los profesores Angel Valbuena Prat* o Elías Serra Ráfols*. Miembro fundador del Instituto de Estudios Canarios*, entidad de la cual había sido promotora en 1932.

 

Miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País (Tenerife) y del Museo Canario* (Las Palmas de Gran Canaria). Cursa estudios de Filología Española en la Universidad de Madrid, y entre sus profesores se hallan Ortega y Gasset, García Morente, Américo Castro, José Gaos y Agustín Millares Carlo*. Allí obtiene la licenciatura y, en 1948, también el doctorado. Con sus compañeros de entonces (Julián Marías, Leopoldo Eulogio Palacios, Luis Rosales, Alonso Zamora Vicente o Soledad Ortega) edita la revista Cuadernos de la Facultad. Regresa a Tenerife y, entre 1942 y 1953, es profesora en la Universidad de La Laguna. Se acrecienta, entonces, su interés por la historia y la literatura insulares. Participa en la fundación de la Revista de Historia de la Universidad. En 1954 renuncia a su plaza como profesora y marcha a Venezuela. Desde 1958 es profesora y, más tarde, catedrática en la Universidad de los Andes (Mérida), donde funda la revista Humanidades de la cual llega a ser subdirectora. Su labor docente e investigadora en la Universidad venezolana será reconocida por el Ministerio de Educación de aquel país, con la Medalla de Plata de la Universidad de los Andes. Regresa a España en 1967 y se instala en Madrid hasta que, por razones de salud, se ve en la necesidad de regresar a Tenerife (1999). Fija su residencia en la Laguna. En 1987 se le concede el Premio Canarias de Literatura*; en 1994 será nombrada doctora Honoris Causa por la Universidad de La Laguna. Es premio Leoncio Rodríguez y Medalla de Oro de Tenerife. Desde muy joven, y con el pseudónimo de María Luisa Villalba, firma sus primeras colaboraciones periodísticas en diversos medios de Tenerife. Ha cultivado la prosa narrativa y de evocación lírica. Además de innumerables artículos en revistas especializadas de España e Hispanoamérica (colaboró en Ínsula, Índice, Arbor o Revista de Occidente, entre otras), es asidua colaboradora de la prensa del Archipiélago. Desde su último regreso a Tenerife, colabora regularmente en El Día (Santa Cruz de Tenerife) con artículos de signo siempre polémico y desmitificador. Sus trabajos de investigación y sus ensayos, de indudable rigor histórico y filológico, pero de una particular agudeza crítica, tratan asuntos centrales de la historia y la literatura de Canarias: las endechas*, la obra de Cairasco de Figueroa* o Viera y Clavijo* o la poesía insular del siglo XIX. Entre sus obras: En Tenerife, una poetisa: Victorina Bridoux Mazzini 1835-1862 (con ediciones en 1940, 1988 y 2001); San Borondón, signo de Tenerife (1940 y 2001), Un rincón tinerfeño. La Punta del Hidalgo (1944 y 2000), Con la voz del silencio (1945 y 2007), Otra vez, novela (1951), Pulso del tiempo (1953), Manuel Verdugo y su obra poética (1955), Residente en Venezuela (1960), Apuntes de ortografía española (1966), Apuntes sobre la conjugación española (1966), Sobre el español que se escribe en Venezuela (1967), Papeles tinerfeños (1972), La ciudad y sus habitantes (1989), Santa Cruz: vocación de futuro (1989), Las generaciones y cuatro estudios (1990), La luz llega del Este (1998). José Tabares Bartlett 1850-1921 (2002), Todos los que están fueron (2008). Entre sus numerosas ediciones de escritores insulares destacan: Comedia de Nuestra Señora de Candelaria (1944), Foresta de Poesía Canaria: Viera y Clavijo (1946), Foresta de Poesía Canaria: fray Marcos de Alayón. Loa para la noche de Navidad (1946), Obra de José Manuel Guimerá (1951), El árbol del bien y del mal, de JJ Armas Marcelo (1989), Poesía de la segunda mitad del siglo XIX (1991). Textos a la edición de Los menceyes guanches de Candelaria, del escultor José Abad (1993). Suyo es también el compendio de “Historia de la Literatura en Canarias (siglos XVI al XIX)”, en Historia General de las Islas Canarias, de Agustín Millares Torres (edición de 1977). En 1952, publica por primera vez su obra mayor: El Poema de Viana: Estudio histórico-literario de un poema épico del siglo XVII, fruto de su exhaustiva investigación sobre la obra fundacional del poeta Antonio de Viana*, Antigüedades de las Islas Afortunadas, de la cual habrá nueva edición en 1991. Y otra, facsimilar, que ella misma prologa, en 1996, además de una última en el año 2010, año en el que el Gobierno de Canarias dedica a su figura el Día de las Letras Canarias.

 

 

Comentarios