Revista nº 784
ISSN 1885-6039

ALONSO RODRIGUEZ, Elfidio (1905-2001).

Domingo, 19 de Febrero de 2012
Jorge Rodríguez Padrón
Publicado en el número 405

Periodista y escritor n. en Tacoronte (Tenerife), m. en La Laguna (Tenerife). En 1923, se traslada a Madrid para estudiar Medicina. Por razones de salud, se ve obligado a regresar a Tenerife en 1927. Inicia entonces su trabajo como periodista y ejerce de colaborador en los diarios La Prensa, La Tarde e Informaciones.

 

En el primero de estos diarios publica, como folletón, su ensayo “Don Juan y el donjuanismo”. En 1930, forma parte del grupo fundador de la revista Islas* y, al año siguiente, con Ernesto Pestana Nóbrega* y Domingo Molina, funda Proa*. Más tarde (1932-1936), será subdirector del diario republicano Hoy, de Santa Cruz de Tenerife, donde firma sus columnas con el pseudónimo de Sagitario. Entre 1931 y 1936 se integra en el Partido Republicano Tinerfeño, por el cual será diputado en las dos últimas legislaturas de ese periodo, y desempeña una activa labor política en los años de la Guerra Civil. A finales de 1931, de nuevo en Madrid, como corresponsal de Hoy, y lleva la crónica parlamentaria del diario madrileño El Imparcial. En agosto de 1936 es nombrado director del diario madrileño ABC, en su etapa republicana, cargo en el cual permanece hasta 1938. En 1939 se exilia en Francia, de donde se traslada a la República Dominicana. Allí colabora en el diario La Opinión, y llega a dirigir el periódico La Nación. Al tiempo, ejerce como profesor en el Instituto Cristóbal Colón, fundado por exiliados políticos españoles. Al año siguiente, se traslada a Venezuela, y allí será redactor del diario Crítica y de Gente Nuestra. En 1942 lleva en México la corresponsalía de dicho diario, a la vez que colabora en El Nacional y en El Popular; será entonces jefe de redacción de la revista Estampa, además de fundar el semanario Ya gráfico. En 1946 viaja a París por una corta temporada, y allí reconstituye la Asociación de Periodistas Españoles. Vuelve a Venezuela en 1952, pero regresa definitivamente a París en 1956. Fija su residencia en la capital francesa, aunque mantiene su colaboración en la prensa venezolana. Regresa a España en 1980. Vivirá en Madrid y en San Sebastián. Colabora entonces en El País y en El Diario Vasco; también, en los diarios tinerfeños El Día y La Gaceta de Canarias. En 1996, se instala definitivamente en Tenerife, donde continúa su colaboración en La Gaceta de Canarias y en el Diario de Avisos. Medalla de Oro de Canarias, en 1998. De 1928 (aunque hay edición de 1998) es su novela Los guanches en el cabaret, una interpretación satírica del regionalismo decimonónico combatido por el grupo de escritores de La Rosa de los Vientos*, revista en la cual, sin embargo, no llegó a colaborar. Ese mismo año mediaría, con un texto apaciguador que titularía “Dos comentarios”, en la polémica que, en torno a la cuestión de la vanguardia, había enfrentado a los dos más destacados valedores de la literatura insular del momento: Juan Manuel Trujillo* y Eduardo Westerdahl*.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios