Revista nº 680
ISSN 1885-6039

La Frontera: un valle por descubrir.

Lunes, 23 de Enero de 2012
Revista Océanos (nº 9)
Publicado en el número 402

El Ayuntamiento de La Frontera esta constituido por Tigaday, Merese, Belgara, Las Lapas y Los Mocanes. Los asentamientos rurales son Los Llanillos y Sabinosa y como núcleos turísticos costeros encontramos Las Puntas y el Pozo de la Salud.

 

Este fabuloso valle tiene una superficie de 87 kilómetros cuadrados y una población de 4.170 habitantes y es uno de los tres municipios que conforman, en su división administrativa, la isla de El Hierro. Ocupa la totalidad del sector Noroeste de la más pequeña de las integrantes del Archipiélago Canario, que atesora gran parte de la actividad económica de la isla. Como territorio, destaca por la variedad de paisajes y formas, constituyendo uno de los puntos calientes de la biodiversidad de Canarias.

 

En él coexisten cuatro espacios protegidos: las Reservas Integrales de Mencáfete, los Roques de Salmor, la Reserva Natural Especial de Tibataje y el Parque Rural de Frontera, unos datos que ponen de manifiesto su importancia como referente ecológico.

 

En La Frontera se produce gran parte de los cultivos destinados a la exportación (fundamentalmente vino, pina tropical y plátano), cuenta con una buena parte de la cabaña ganadera insular y comienzan a emerger nuevas actividades turístico-deportivas.

 

Charco Azul

 

El Ayuntamiento de La Frontera esta constituido por Tigaday, Merese, Belgara, Las Lapas y Los Mocanes. Los asentamientos rurales son Los Llanillos y Sabinosa y como núcleos turísticos costeros encontramos Las Puntas y el Pozo de la Salud.

 

La zona se ha convertido en un emergente centro de turismo activo, gracias al senderismo, parapente o buceo. Una bien señalizada red de caminos y pistas forestales completa el catalogo de atractivos para los amantes de la naturaleza en su estado virgen. Incluso, destacan las nuevas competiciones deportivas, como en verano el Rally La Subida a la Cumbre y el Open Front Sub.

 

Pero La Frontera ofrece más. Costas para todos los gustos; uno de los patrimonios arqueológicos más sugerentes del Archipiélago Canario; pueblecitos encantadores; espacios naturales sobrecogedores y, sobre todo, el carácter de un pueblo apegado a sus tradiciones que no ha sucumbido a la tentación de relegar sus más arraigados sentimientos.

 

Fiestas. Las Fiestas Patronales en honor de San Lorenzo y Candelaria son las fiestas por excelencia de El Valle de El Golfo. Durante el mes de agosto, El Valle se convierte en un referente festivo, se engalanan las calles de sus barrios y pueblos, organizando múltiples actividades. Se inician el primer domingo de agosto con La Subida de San Salvador, un camino a través de la Cumbre para bajar a este santo hasta la Iglesia de Candelaria.

 

El 10 de agosto es San Lorenzo y el 15, Candelaria. Algunos de los barrios que conforman este Valle celebran sus propias fiestas enmarcadas en las patronales: Amador, San Roque en Belgara, La Milagrosa en Los Llanillos o la Fiesta de la Vendimia en Merese, entre ellas. Todo un mes a la recuperación de tradiciones.

 

 

Sabinosa, cuna del folclore herreño, acoge la Fiesta de Los Faroles, el 24 de septiembre, que se celebra a nivel insular en la Ermita de La Dehesa en honor a Nuestra Señora de Los Reyes. La tradición consiste en peregrinar la noche antes de esta fiesta desde El Valle hasta Sabinosa y de ahí subir el camino que va a la Ermita. San Simón es otra de sus fiestas grandes, se festeja el 26 y 27 de octubre, coincidiendo con un fin de semana y se caracteriza por la parranda, el vino, la música y porque sus chácaras rigen el tiempo de todo el año.

 

 

Publicado en la Revista Océanos de Fred Olsen, Nº 9.

 

Fotos: Juan Sergio Socorro

 

 

Comentarios