Revista nº 864
ISSN 1885-6039

Hallados dos nuevos huevos fósiles de aves gigantes en los yacimientos de Órzola.

Viernes, 17 de Agosto de 2012
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 431

Continúan las investigaciones para resolver el misterio sobre la procedencia de ratites en Lanzarote.

 

El equipo de investigadores y especialistas en paleontología, dirigidos por Antonio Sánchez Marco, experto en aves fósiles y doctor del Instituto Catalán de Paleontología Miguel Crusafont de Barcelona, halla nuevos huevos fósiles de ratites (especie antecesora de la familia del avestruz que ya entonces, hace más de 90 millones de años, perdieron su capacidad de vuelo) en los yacimientos situados al Norte de Lanzarote, en la zona conocida como Valle Grande, a un kilómetro aproximado de la localidad de Órzola. Este equipo de paleontólogos y especialistas se encuentra en la isla trabajando en el proyecto Nacimiento del Neógeno continental de Órzola-Famara desde el pasado 3 de agosto, en el que ha colaborado el Cabildo de Lanzarote, a través del Servicio de Patrimonio Histórico que tutela Juan Antonio de la Hoz, impulsando nuevamente esta prospección paelontológica y las investigaciones junto al Instituto Catalá de Paleontología y la Universidad Autónoma de Madrid. Esta es la tercera intervención que se lleva a cabo en esta zona del Norte de la isla, dando así continuidad a las campañas de investigación desarrolladas en 2010 y en 2011 con el anterior proyecto Yacimientos del Mioceno Superior de Órzola-Famara,en el que se realizaron importantes hallazgos en las excavaciones.

 

En anteriores prospecciones se encontraron varios cientos de fragmentos de huevos de ratites, ofidios y galápagos, entre ellos dos huevos enteros y varios fragmentados de ratites, dos moldes de huevos enteros y fragmentados de esta misma especie con presencia de poros; huevos y una vértebra de serpiente (boa) que muy posiblemente sea autóctona del lugar; múltiples fragmentos de huevos de tortuga; gasterópodos terrestres fósiles y muestras de los diferentes niveles estratigráficos de los yacimientos. Estas pasadas investigaciones paleontológicas se llevaron a cabo en las zonas del Norte del Risco de Famara, en las conocidas como Valle Chico, Valle Grande y Gusa, y en sedimentos del Mioceno Superior, por lo que las antigüedad de los restos, según el director del proyecto, "podrían alcanzar una cifra entre 5,3 y 6 millones de años".

 

En esta nueva campaña de investigación de 2012 se han encontrado otros dos huevos fósiles, uno prácticamente entero y otro más fragmentado, que junto con los anteriores hallados en las pasadas excavaciones de 2011 serán trasladados al Instituto de Paleontología de Barcelona para que sean estudiados, escaneados y analizados. El director del Proyecto, Antonio Sánchez, no descarta que alguno de los que se han encontrado enteros "contenga incluso algún embrión fosilizado en su interior". El director del proyecto paleontógico ratificó también que "la existencia de los huevos podrían datarse de entre 5 y 6 millones de años" y que "no existe constancia en ninguna otra parte del mundo de que haya avestruces de esta especie (ratites) en las islas surgidas de la corteza oceánica, como es el caso de Lanzarote, salvo en las grandes que han formado parte de un continente, como Australia, Nueva Zelanda, que se configuran a partir de un proceso de deriva de una parte continental". Así, Sánchez Marco especificó que el misterio de la procedencia de estas aves -características del continiente africano-, "seguirá estando vigente hasta que no se hallen otros restos de la misma especie que permitan analizar dicha evolución en la isla". Asimismo, explicó que durante las expediciones llevadas a cabo en Lanzarote "se han estudiado los procesos paleoclimáticos y biogeográficos que rodean el desarrollo de aves gigantes en condiciones de insularidad, de la flora y demás fauna que le acompañan, a través de los hallazgos de otros fósiles encontrados", como el de los huevos y fósiles de tortuga o la columna de reptil, calificada también por este investigador de "autóctona de la isla".

 

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, quien acudió al lugar en la mañana de ayer junto con el consejero del Área de Patrimonio Histórico, Juan Antonio de la Hoz, el consejero de Economía y Hacienda, Luis Arráez, y la jefa del Servicio de Patrimonio, María Antonia Perera, visitaba las excavaciones del yacimiento de Valle Grande, y agradeció especialmente el trabajo desarrollado por los investigadores y voluntarios de la isla que han estado trabajando duramente estos días en las excavaciones, e incidió en la importancia de apoyar las investigaciones que engloban "un misterio que despierta un extraordinario interés científico internacional y que entronca con el origen propio de las Islas Canarias". Hasta el día de hoy, especificó el presidente de la Institución, "nadie ha sido capaz de explicar cómo es posible que unas aves cuyos huevos datan de hace más de 5 y 6 millones de años y cuyos antecesores más inmediatos perdieron su capacidad de vuelo hace unos 90 millones de años, pudieron llegar aquí, si las Islas emergen -las más antiguas Fuerteventura y Lanzarote- hace unos 20 millones de años". Una singularidad más de la isla que, según Pedro San Ginés desde el Cabildo pretenden poner en valor, "como un atractivo más para aquellos que tengan intereses en este tipo de cuestiones".

 

En esta campaña, además del equipo de investigadores y especialistas desplazados hasta la isla y los técnicos del Cabildo de Lanzarote, han colaborado en las excavaciones voluntarios residentes y miembros de Senderismo Lanzarote.

 

Antecedentes. El interés científico por estos yacimientos se inicia cuando se localizan cáscaras de huevos en Órzola que son estudiadas por dos investigadoras alemanas (Rothe 1964, 1974; Sauer and Rothe, 1972). Estas especialistas en cáscaras de huevo ya habían trabajado en el continente africano, Asia y Madagascar, y las atribuyen a dos Ratites, Struthio y un Aepyornítido (aves elefantes) indeterminado. Con posterioridad, dos especialistas holandesas estudiaron los gasterópodos de Órzola Gittenberger & Ripken (1985), quienes encontraron Zootecus insulares y describieron cuatro especies nuevas: Pupoides orzolae, Theba orzolae, Leptaxis orzolae y Canariella orzolae. Estos gasterópodos se encuentran en el mismo paquete estratigráfico que los huevos de aves y tortugas objeto de estudio.

 

Yacimientos: Valle Chico, Valle Grande y Fuente de Gusa. Los yacimientos más interesantes son: Valle Chico, a 40 m.s.n.m., con una estratigrafía de proyección vertical compuesta por un depósito eólico antiguo con fragmentos de algas y caparazones marinos que fueron desplazados por el viento desde la orilla de la antigua playa y se encajaron en un lugar donde adquieren el máximo desarrollo, alcanzando 7 metros de alto y situado actualmente entre dos coladas basálticas de varios metros de desarrollo que se han datado cifrándose la superior en 5.3 millones de años y la inferior en 6, justo al final del Mioceno. Valle Grande se estaciona a 48 m.s.n.m. al Sur de Valle Chico, en una ladera inclinada cubierta por derrubio que impide conocer fácilmente su composición.

 

Las aves gigantes de Lanzarote viven en un periodo de transformaciones geográficas en todo el globo que conlleva cambios radicales en las áreas de distribución de los animales y vegetales y la desaparición masiva de muchas especies. El paso del Mioceno al Plioceno experimenta fluctuaciones en la temperatura media de los océanos, aunque conservándose la tendencia al enfriamiento que comienza en el Mioceno medio, hace unos 14 millones de años.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios