Revista nº 837
ISSN 1885-6039

La verdad del Retablo de la antigua iglesia de la Virgen de Candelaria.

Domingo, 04 de Septiembre de 2011
Manuel Acosta González
Publicado en el número 381

Fray Jesús del Socorro, que por aquel entonces se encontraba en la comunidad de los padres dominicos de Candelaria, cayó en la cuenta de que después del traslado de la imagen de la Virgen de Candelaria los padres dominicos acordaron dar otro uso a la antigua Ermita, ser Museo.

 

Con este motivo parte del retablo que durante tantos años lo ocupaba la imagen de la Virgen de Candelaria, fue desmontado. A partir de este momento fue cuando este güimarero del barrio de Guasa, Fray Jesús del Socorro, consultó a la comunidad solicitando se le concediera parte del retablo desmantelado para trasladarlo al Socorro de Güímar, ya que esta ermita no poseía ornamentación alguna. Los padres dominicos consideraron la petición de este hermano, siéndole concedida.

 

Fray de Jesús del Socorro se pone en contacto con otro güimarero, gran devoto de la Virgen del Socorro, llamado Fernando Jorge Castro, quien fue conocido como El Santurrón, vecino de la calle de Arafo, muy cerca de la Parroquia San Pedro Apóstol. Fernando se dispone a colaborar en el traslado del retablo y contrata a Antonio Rodríguez, conocido como El Pico de Oro, propietario de un camión, para hacer el traslado del citado retablo desde Candelaria hasta la Ermita del Socorro, donde un grupo de amigos devotos de la Virgen ayudamos a descargarlo delante de esta. Lo recuerdo muy bien porque yo estuve en esta ocasión para el traslado del citado retablo.

 

Me he decidido a comentar este tema con motivo del tríptico que se publicó el pasado año con titulo Ermita del Socorro, donde se dice que el viejo retablo de la Virgen de Candelaria fue donado por el obispo Don Domingo Pérez Cáceres al Socorro. No comprendo como Doña Carmen Milagros González Chávez, Profesora de Historia del Arte de la ULL, no investigó este asunto con el rigor que se merecía para no caer en errores contradictorios.

 

El dominico Fray Jesús del Socorro

 

Rescate de la Cueva de Chinguaro. En esta misma época se comenzó a adecentar el lugar de Chinguaro, el cual se encontraba en un triste abandono. Es cuando Fernando Jorge Castro comienza la labor de desentullar la cueva de sahorra y escombros que se habían originado con motivo de la construcción de la charca en la parte alta, donde no tuvieron en cuenta la importancia de este lugar histórico.

 

Este güimarero, gran devoto de la santa imagen de la Virgen del Socorro, después de  limpiar todo el entorno de la cueva formó al fondo un pequeño altar sobre el risco y una azalea blanca, posando sobre esta un pequeño cuadro con la imagen de la Virgen del Socorro y dos candeleros con sus velas.

 

Este lugar de Chinguaro siempre fue un punto de referencia donde se dice que los guanches, después del suceso del encuentro de la santa imagen de la Candelaria en las playas de Chimisay, la trasladaron a este lugar.

 

 

Romance a la Virgen del Socorro

 

Los guanches la trasladaron
Chinguaro a otro lugar
Güímar se quedó con magua
no la pueden venerar.

En la playa Chimisay
quedó marcado un lugar
donde Acaimo Mencey Guanche
pidió socorro a Achamán.

Los cristianos güimareros
se disponen con ahorros
y construyen una ermita
a la Virgen del Socorro.

Bendícenos Madre Buena
con tu Hijo bien amado
protectora de los campos
y de todo lo sembrado.

Es la Virgen del Socorro
para el pueblo güimarero
la Santa Madre de Dios
y para todos consuelo.

Cada siete de septiembre
con las claras de la aurora
en un trono como Reina
bajan a la Gran Señora.

No se puede contener
la emoción y el regocijo
tal parece que navega
en compañía de sus hijos.

Las campanas de San Pedro
repican su canto alegre
y la danza de las cintas
en tajaraste se envuelve.

Pasodoble de la Virgen
que la banda va tocando
todo el pueblo lo corea
porque la están festejando

Con grandes ramos de albahaca
bajan todos los romeros
a la Virgen del Socorro
le perfuman el sendero.

Van camino de la playa
con mil parrandas tocando
los cantares pa la Virgen
se lo están dedicando.

Se divisa el horizonte
y también se va la ermita
la campana en la espadaña
repica que te repica.

Señora de este lugar
del Socorro bien amada
entra en tu ermita querida
de antiguo fue tu morada.

Corona de doce estrellas
como reina celestial
con Jesús Tu Hijo Amado
bendice el patrio lugar.

Virgencita del Socorro
Alcaldesa Güimarera
todo este valle de Güímar
te felicita y venera.


Manuel Acosta González
Güímar. Año 2011

 

 

 

Foto de portada: Fernando Jorge Castro (abrazando la cruz) con un grupo de amigos de El Socorro

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Domingo, 11 de Septiembre de 2011 a las 14:04 pm - Luisa Chico

#01 Todos los datos que nos puedan llegar sobre la historia de nuestra tierra son siempre bienvenidos y valorados.

Mi enhorabuena por este artículo amigo Manolo.