Revista nº 855
ISSN 1885-6039

La Música Canaria en la Antología del Folklore Musical de España, de Manuel García Matos.

Jueves, 10 de Marzo de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 356

Esta Antología es un clásico en el mundo del estudio musical del folklore del Estado, una recopilación que nace en un contexto histórico determinado, el del Franquismo, pero que a día de hoy se convierte en un documento musical de gran valor. Esta es la parte que a Canarias le toca.

 

 

La Discopedia Virtual de Canarias tiene como ambiciosa finalidad la creación del Álbum Discográfico de la Música Canaria. Una nueva e ingente aventura que brindamos con el placer de crear un espacio de homenaje a muchas personas, anónimas o identificadas, que han dado su tiempo y su saber a la Cultura de Canarias.

     Esta virtual Discopedia, de una de las señas de identidad más arraigadas en Canarias, la musical, debe ser un impulso participativo de colectivos e individualidades para que ofrezcan su trabajo, su disposición y su material, con el fin de completar esta base documental, convirtiéndose de esta manera en una plataforma de consulta, de valoración y de reconocimiento a la riqueza patrimonial-musical que existe en nuestras Islas.

     Nuestra música ha sido motivo de vida y de muerte, de arrorrós de las madres a sus hijos cantados desde sus entrañas, o de malagueña que llora por la muerte del ser querido; ha sido razón de juegos infantiles, de cantos de trabajo, de piques… o hilo musical de muchas de nuestras tradiciones… Nuestra música ha hecho brotar lágrimas de magua y añoranza a nuestros emigrantes. En las taifas, las descamisadas o romerías han danzado los enamorados corazones de nuestros jóvenes con ella, y también ha sido testigo de alguna que otra “agarrada” de discusión.

      Todos esos motivos de dolor y fiesta, de vida o muerte, pasos de baile, danzas procesionales o manifestaciones tradicionales han quedado recogidos en distintos formatos para el futuro y deben tener cabida en un espacio creativo y colectivo como el que ahora ofrece BienMeSabe.org: la DISCOPEDIA VIRTUAL DE CANARIAS.

     Queremos aprovechar el medio virtual, que nos permite la interactividad entre todos y todas, para que aportes o ayudes con tu colección a partir de esa información que posees, de algún grupo en el que estuviste o que te gustaba; o, si quieres, para que realices tú mismo el álbum discográfico de tu municipio o tu grupo.

     BienMeSabe.org y su Discopedia Virtual de Canarias son puertas abiertas a la Cultura de Canarias y debemos hacerla juntos, entre todos.

     Esperamos, y deseamos, tu participación.

 

 

 

Ver Discopedia Virtual de Música Canaria

en la Antología del Folklore Musical de España, de Manuel García Matos

 

 

 

 

Música Canaria en la Antología del Folklore Musical de España,

de Manuel García Matos

 

 

1.- ANTOLOGÍA DEL FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA, Primera Selección Antológica, interpretada por el pueblo español y realizada por M. Gª. Matos bajo los auspicios del Consejo Internacional de la Música (U.N.E.S.C.O.), HISPAVOX HH10107/8/9/10, Depósito Legal M.3.717/18/19/20/-1959.

 

ÍNDICE.

1.- ESTADÍSTICA DE LA ANTOLOGÍA DEL FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA.

2.- PRESENTACIÓN.

3.- P. MANUEL GARCÍA MATOS.

4.- INTRODUCCIÓN.

5.- LA CANCIÓN POPULAR ESPAÑOLA.

6.- MAPA REGIONAL DE ESPAÑA.

7.- LAS GRABACIONES.

 

CASTILLA LA VIEJA: RONDA DE ENAMORADOS (ÁVILA), A LO PESAU (SANTANDER), CAMPUMANA (SANTANDER), BAILE PROCESIONAL (SEGOVIA), ROMANCE (SEGOVIA), LO PASCUA (BURGOS), JOTA CASTELLANO (SEGOVIA), MONTAÑESA (SANTANDER), NAVIDEÑA (ÁVILA).

GALICIA: MUIÑEIRA (LUGO). ALALÁ (LA CORUÑA). PANDEIRADA (ORENSE). CANTAR DO ARRIEIRO (PONTEVEDRA). FOLIADO DE ALLARIZ (ORENSE). CANTO DO PEDRA (PONTEVEDRA). FOLIADA DE RIOTORTO (LUGO).

CANARIAS: FOLÍAS (GRAN CANARIA), EL GÜEYERO (HIERRO), LO DIVINO (TENERIFE), MALAGUEÑA (TENERIFE), ARRORRÓ (HIERRO), SEGUIDILLAS (TENERIFE), TANGO HERREÑO (HIERRO), TANGANILLO, SANTO DOMINGO Y TAJARASTE (TENERIFE), ISA (TENERIFE).

LEÓN: ARADA (SALAMANCA), CORRIDO (ZAMORA), CANCIÓN RONDA (LEÓN), ARRORRÓ (ZAMORA), CHARRADAS (SALAMANCA), DE MAJAR EL CENTENO (ZAMORA), EL MENUDILLO (ZAMORA), RONDA SANABRESA (ZAMORA).

NAVARRA: JOTA NAVARRA, LILI BAT, LO LÓ, JOTA DE CINTRUÉNIGO.

ANDALUCÍA: SEVILLANAS (HUELVA), EL ROMERO (HUELVA), FANDANGOS ALOSNEROS (HUELVA), VILLANCICO (HUELVA), LA TRILLA (MÁLAGA), FANDANGOS DE BAILE (CÁDIZ).

ASTURIAS: TOCATA DE GAITA, ASTURIANADA (I), EL BARQUERO, ASTURIANADA (II), ASTURIANADA (III), BAILE VAQUEIRO.

EXTREMADURA: RONDA FESTERA (CÁCERES), LA RAMA (CÁCERES), DE CUNA (CÁCERES), EL QUITA Y PON (CÁCERES), TORERAS (CÁCERES), CANCIÓN (CÁCERES), RONDA DE BODAS (CÁCERES).

VALENCIA: LA DESPERTÁ (VALENCIA), PER LA VALENCIANA (VALENCIA), NANA (VALENCIA), ALBAES (VALENCIA), DE BATRE (ALICANTE), FOLIES (ALICANTE).

ARAGÓN: JOTA (HUESCA), RONDA DE LA SARITA CRUZ (ZARAGOZA), JOTA (ZARAGOZA), JOTA A DÚO (HUESCA), SEGUIDILLAS DE LECIÑENA (ZARAGOZA), JOTA DE BAILE (HUESCA).

CATALUÑA: TOC DE CASTELL (TARRAGONA), L"ESCRIETA (GERONA), NADALENCA (BARCELONA), CANÇÓ (BARCELONA), GOLGS DE SANT CLEMENT (GERONA), A GIRONELLA (BARCELONA).

BALEARES: MATEIXA (MALLORCA), DE LLAURAR (MALLORCA), PASACALLE (MALLORCA), SA XIMBOMBA (MALLORCA), DE SEGAR (MALLORCA), BOLERO (MALLORCA), EL CUANTRE (IBIZA], DE BRESSOL (MALLORCA), SES PANADÉS (MALLORCA), SONADA DE XEREMIE (IBIZA), JOTA DE SA POTADA (MALLORCA).

CASTILLA LA NUEVA: SEGUIDILLAS (CIUDAD REAL), LA CUARESMA (MADRID), MALAGUEÑA (CIUDAD REAL), SEGUIDILLAS DE RONDA (TOLEDO), RUEDA (MADRID).

VASCONGADAS: FANDANGO (VIZCAYA), ARIÑ-ARIÑ (VIZCAYA), BERTSOLARIS (VIZCAYA), ATOR-ATOR (VIZCAYA), LO-KANTAC (VIZCAYA), ZORTZIKO (GUIPÚZCOA), SANTA ÁGUEDA (VIZCAYA).

MURCIA: EL MAYO (MURCIA), EL AGUILANDO (MURCIA), NANA (MURCIA), MALAGUEÑA HUERTANO (MURCIA).

 

A CONTINUACIÓN LE PRESENTAMOS LA INTRODUCCIÓN DE ESTA ANTOLOGÍA EN LA QUE SE COMENTA LA RAZÓN DE SER DE ESTA ESPLÉNDIDA INICIATIVA.

 

INTRODUCCIÓN

SI no completa aún, grande y extensa es ya la labor que en España se lleva realizada en orden a la recogida, y fijación gráfica, del cancionero popular, labor que se halla verificada en los cuantiosos tomos que del mismo, y relativos a las más diversas provincias, hasta la fecha se han publicado. De manera bien palpable esos tomos ponen de manifiesto la formidable riqueza numérica que la canción tradicional española alcanza y las altas y variadas calidades que posee. Así son universalmente reconocidos los últimos extremos, siendo aquella estimada por todos con admiración y como una de las más bellas, seductoras e interesantes del mundo.

     Pero es siempre un conocimiento parcial el que de la canción folklórica se obtiene por su versión impresa. Fáltale a ésta la especialísima expresión que le es consustancial con su vital realidad: el acento étnico peculiar en lo que se refiere al modo de ser exteriorizados su melodía y versos; el singular color que adquiere en las voces de quienes la cultivan secularmente, y, por fin, el sentimiento particular con que éstos acostumbran decirla, caracteres que no puede ofrecer la representación gráfica de ella, y que, sin embargo, son, quizás, su complemento más significativo y por donde su emoción más íntima se nos comunica mejor, permitiéndonos, a la vez, apreciar con mayor justeza el sentido racial que entraña y más por entero los valores que la informan.

     Con los admirables recursos que hoy ya brindan los procedimientos mecánicos de impresión sonora, posible se ha hecho la captación de nuestro cancionero popular en su original e íntegro ser, cual brota en las mismas fuentes de que nace. Semejante empeño es el que precisamente nosotros hemos llevado a término en el pasado año.

     A poco de crearse «Hispavox», su Dirección nos propuso el confiarnos la misión de realizar por toda España y sus islas un amplio acopio en grabaciones de música y cantos del pueblo con destino a la formación de un repertorio de discos a este típico arte hispánico exclusivamente dedicados. Aceptado que hubimos la propuesta, casi a seguida comenzamos nuestros trabajos de búsqueda y registro.

     En quince meses, más o menos, y a través de los veranos y otoños de los años 1956, 57, 58 y 59, visitamos todas las regiones españolas, incluidas, naturalmente, las insulares de Baleares y Canarias. Dada la índole y finalidad de la obra a verificar —con miras a dirigirse tanto al interés del gran público cuanto al del estudioso—, juzgamos de capital importancia no sólo el ir a conseguir una suficiente colección de lemas que implicasen elocuentes muestras de lo que de más genuino, representativo y subido valor étnico, estético y morfológico contienen los cancioneros y la música populares de las dichas regiones, pero también, por modo obligado el lograr que los ejecutantes que a las grabaciones sirviesen fuesen de excepción, es decir, que, a más de ser seguros en el conocimiento de la música y canciones, y de interpretarlas con el estilo y arte de la buena y propia tradición, estuviesen dotados de natural voz clara, robusta y ágil para entregárnosla con todo su vigor expresivo y con la mayor limpieza y nitidez de sus perfiles y rasgos. Asimismo, de lógica era el procurar que aquéllas se ejecutasen bajo la manera usual por lo que atañe al número de ejecutantes: a solo, a solo alternado, a solo y coro, en coro alternado, y con la adjunción de los instrumentos característicos cuando el acompañamiento instrumental se acostumbra o es de rigor. No obstante las dificultades que para la consecución de estos propósitos plantea la deplorable situación actual de decadencia en que la canción popular se encuentra, por ventura hemos podido darles cumplimiento en casi su totalidad.

     Concluimos la obra con una colecta que ofrece plétora de documentación. Consumiéronse 155.000 metros de banda magnética, en los que se registran 648 temas cancionísticos e instrumentales de selección procedentes de 115 pueblos y aldeas a interpretados por 552 nativos de ambos sexos. Supone dicho documental diecisiete horas de grabación útil, que en su traslación al microsurco rinden 22 grandes discos de 30 cms.

     Así por no considerar absolutamente necesario la publicación en bloque de esos materiales, como también por el alto precio que forzosamente habría de tener la colección de discos que integrasen, hemos decidido sacarlas a la luz en reducidas series en las que el número de los discos será regulado por el contenido, y de las que es inaugural la presente, portadora de un escogido ejemplario -con más de tres horas de duración- de canciones y tañidos instrumentales muy reveladores del folklore musical de cada una de las regiones españolas.

     Por regiones ordenamos en los discos tales canciones y tocatas, elemental proceder que así acordará con el gusto del normal auditor como con el del especialista. Adoptamos el criterio estético en la ordenación entre sí de aquéllas disponiéndolas de suerte que, conjugándose en adecuado contraste lo bello y lo más bello con lo ingenuo y complicado de forma, lo singular y lo general de expresión, lo curioso y aun lo raro de carácter, tonalidad o ritmo, para destacar la impresionante diversidad facética o de aspectos que posee el folklore musical hispánico, a la par el todo resulte una perfecta y sugestiva obra de arte, apta incluso para sin interrupción ser escuchada del principio al cabo con gozo y sin gran fatiga.

 

Los técnicos de sonido de Hispavox, señores Pardos y Suárez, grabando

para la Antología las canciones de una clásica y vieja aldea castellana

 

2.- Cancionero Folklórico de las Islas Canarias, de la ANTOLOGÍA del FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA, Vol. 1, HISPAVOX HH 16-200, Dep. Legal M.2.498-1961.

 

Cara A: Folías (Gran Canaria), Malagueña (Tenerife), Isa (Tenerife).

Cara B: Seguidillas y saltonas (Tenerife), Malagueña (Tenerife), Tango Herreño (Hierro).

Realizador: Profesor M. García Matos

 

Representan las Islas Canarias cual una continuidad o avanzada, florida y risueña, de las tierras españolas en el anchuroso mar Atlántico. Sus dichosos pobladores descendientes son, directos, en su mayoría, de los españoles que a nombre de la Corona de Castilla tomaron de ella posesión definitiva y estable en los postreros días de la Edad Media. Innecesario es decir que el hacer y vida culturales de los canarios, su costumbrismo y tradiciones son, en sustancia, de hispánico origen. Lo es en gran parte su cancionero popular. Sin embargo, en éste, como en otros órdenes del folklore isleño, los rasgos originarios no perduraron inalterables. Sensibles modificaciones, por lo común, de acento y expresión, y hasta de forma y estructura en casos, se operaron sobre los viejos estilos de raíz española, resultando de ello una como nueva cancionística de muy conmovedoras y singulares bellezas y con personalidad destacada, efecto, tal vez, derivado de los naturales influjos que en el sentir y alma de los canarios, sin duda, ejercen las especiales condiciones y circunstancias del hábitat, con su ambiente apacible y dulce, caricioso y ensoñador como en pocos lugares de la tierra se hallan.

     Las canciones y melodías canarias que en este disco ofrecemos, interpretadas, claro es, por el pueblo mismo, dan una vívida muestra de lo que de más bello, representativo e interesante aflora en el cancionero de las Islas, y suponen una selección de la colección más amplia que en éstas recogimos con destino a nuestra Antología del Folklore Musical de España.

Folías.- Son las folías -o folía, en singular- el más hermoso e importante de los cantos canarios. Pasional e idílico a un tiempo en él se traducen o proyectan con mayor viveza que en ningún otro los sentimientos y emociones del pueblo canariense y hasta la poesía y gracia del luminoso y verdeante paisaje insular. Es también danza, fina y gallarda. No tiene, empero, esta folía punto esencial de contacto con la hispano-portuguesa histórica. Aunque inspirada en folklóricos elementos andaluces, musicalmente constituye una muy particular forma sin paralelo en la Península: de típica creación canaria.

     Se acompaña siempre, como la mayoría de los cantos canarios, con guitarra, timple, laúd y bandurria. El timple es un menudo guitarrillo de 4 y 5 cuerdas, que si el que lo maneja es diestro puede elevarlo a la categoría de instrumento solista o cantante, cual se comprueba con el mozo tañedor que aquí ejecuta las que decimos FOLÍAS ""al timple".

Malagueña.- En sus dos modalidades, de canción y baile, la malagueña es practicada bajo diversos estilos por los canarios desde lejanos tiempos. Oriunda, naturalmente, de Andalucía, su original forma conservose intacta en las Islas. Más su prístina emotividad, de expresión casi patética, cobró en el nuevo ambiente sentido, nuevo, tornándose más dulce y enternecedora.

Isa.- No obstante el extraño nombre, la isa, en sus más clásicos estilos, traduce a lo canario verdaderas jotas aragonesas. Muy otra, sin embargo, que la jota suena a los oídos, por lo general, menos fuerte, más suave y cadenciosa que aquella, su expresión deviene un tanto sentimental y por veces nostálgica, conmoviendo plácidamente el ánimo. Es, asimismo, danza, y de gran belleza y tipismo: la que con mayor entusiasmo se cultiva en las islas mayores del Archipiélago.

Seguidillas.- Proceden de las seguidillas castellanas, pero en Canarias reciben matices e inflexiones peculiares, que le prestan color nuevo. Las de Tenerife añaden las saltonas, con cambio de tempo y alusivas en su designación a los saltos del baile. En esta isla se usa el ejecutar las seguidillas quitándose o pisándose la voz al decir las coplas los cantores que la entonan.

Tango herreño.- Baile exclusivo de la isla de Hierro. Nada tiene que ver con el tango andaluz si exceptuamos el nombre. Su interesante y curioso canto, que acompañan un gran tambor y los independientes sones de una pequeña flauta travesera de metal, pudiera muy bien ser un arcaico documento derivado de la música de los desaparecidos guanches, los primitivos aborígenes de las Islas. (Óyense las chácaras -castañuelas- de un bailador).

 

 

3.- Cancionero Folklórico de las Islas Canarias, de la ANTOLOGÍA del FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA, Vol. 2, HISPAVOX HH 16-201, Dep. Legal M.2.497-1961.

 

Cara A: Folías (Tenerife), Isa “de un pescador” (Gran Canaria), Lo Divino (Tenerife).

Cara B: Seguidillas (Gran Canaria), Folías “al timple” (Tenerife), Arrorró (Tenerife).

Realizador: Profesor M. García Matos.

 

… Lo Divino.- Villancico muy difundido en la isla de Tenerife. Es el que por calles y plazas, y en la iglesia, cantan las mocedades de los pueblos tinerfeños en los días precedentes a la Nochebuena y en esta misma noche en festejo y conmemoración del Divino Nacimiento.

Seguidillas.- Proceden de las seguidillas castellanas, pero en Canarias reciben matices e inflexiones peculiares que les prestan color nuevo. Las de Tenerife añaden las saltonas, con cambio de tiempo y alusivas en su designación a los saltos del baile. En esta isla se usa el ejecutar las seguidillas quitándose o pisándose la voz a1 decir las coplas los cantores que las entonan.

Arrorró.- Es ésta, primor de gracia y ternura, la más popular canción de cuna del pueblo canario.

 

4.- Cancionero Folklórico de las Islas Canarias, de la ANTOLOGÍA del FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA, Vol. 3, HISPAVOX HH 16-202, Dep. Legal M.2.496-1961.

 

Cara A: Folías (Tenerife), Isa (Gran Canaria), El Vivo (Hierro) Baile.

Cara B: Malagueña (Tenerife), Tanganillo, Sto. Domingo y Tajaraste (Tenerife), Isa (Tenerife).

Realizador: Profesor M. García Matos.

 

… El Vivo.- Otro baile de la isla de Hierro muy practicado aún en diversiones y fiestas. De carácter pantomímico, y quizá simbólico, se ejecuta por una sola pareja a los sones del canto acompañado de tambor que el disco recoge. La bailadora, bailando, bracea de diversas formas; hace como que se peina el cabello, como que se empolva la cara o se la acaricia, más otros distintos gestos, los cuales ha de imitar el bailador, tratando aquélla de distraer a éste para derribarle el sombrero de un manotazo, cosa que al cabo logra tras de intentarlo fallidamente varias veces, pasando entonces a ejecutar la danza una nueva pareja.

Tanganillo, Santo Domingo y Tajaraste.- Nombres que designan sendas tonadillas de baile de carácter entre sí distintas, más aunadas en serie, comúnmente, en la ejecución tal cual aquí las oímos.

 

5.- ANTOLOGÍA DEL FOLCLORE MUSICAL DE ESPAÑA, Segunda Selección Antológica, interpretada por el pueblo español y realizada por M. Gª. Matos bajo los auspicios del Consejo Internacional de la Música (U.N.E.S.C.O.), HISPAVOX HH10-356/7/8/9, Dep. Legal M.19.741/42/43/44/-1970.

 

El profesor García Matos y los técnicos de grabación de HISPAVOX en Asturias.

Caminando monte arriba para grabar los cantos de uno de los más escondidos pueblos de esta región

 

6.- MAGNA ANTOLOGÍA DEL FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA. HISPAVOX, S66.171, DL: M.444-1979.

 

Vol. 1 Gran Canaria: 30. Isa de un pescador. 31. Canto de las morenas. 32. Seguidillas. 33. Folías I. 34. Malagueña I. 35. La siega. 36. Folías II. 37. Malagueña II. 38. Canto del Boyero. 39. Seguidillas.

Vol. 2 Gran Canaria: 1. Baile de la Virgen. 2. Isa. 3. Malagueña de un pescador. 4. Folías III.

Tenerife: 5. Danza de San Pedro. 6. Isa I. 7. Folías. 8. Isa II. 9. Tanganillo, Santo Domingo y Tajaraste. 10. Lo Divino. 11. Malagueña. 12. Folías “al timple”. 13. El Arrorró.

Hierro: 14. Tango Herreño. 15. El Vivo. 16. Arrorró. 17. El Molino. 18. Canto del Güeyero. 19. Romance del Conde de Cabra.

Vol. 9: Tenerife: 21. Folías.

 

A continuación, y por su valor, le reseñamos el PREÁMBULO de esta Magna Antología, firmado por la hija de D. Manuel García Matos.

 

Era casi un deber apresurarse a recoger, para evitar su desaparición definitiva, nuestro inapreciable patrimonio musical folklórico. Debido a lo perecedero de la cultura musical del pueblo, pues su transmisión se hace por vía oral, y a la voracidad del progreso urbano, que, irrumpiendo con su cultura uniformadora a través de los medios de comunicación de masas en los puntos más alejados de nuestra geografía, anula, por no decir destruye, antañonas costumbres y seculares melodías. Por medio de ellas, el «pueblo» expresaba los más importantes momentos de su existencia, así como sus vivencias más queridas. Por otro lado, los trasvases humanos a la ciudad, y la invasión de los usos y costumbres ciudadanos a los medios rurales, significaba la sentencia de muerte para la cultura popular, en este caso la musical.

     Era, pues, urgente labor, antes que desaparecieran aquellas generaciones, últimas depositarias de tales reliquias folklóricas, tomar de sus labios las tonadas con las que solían arrullar a sus pequeños, acompañar las danzas en los días de solaz y fiesta grande en la Plaza Mayor y aquellas que, desperezando sus cansados miembros, mitigaban la fatiga en las calurosas faenas agrícolas, así como las que desgranando amores «echaban» a la reja de sus enamoradas. En todas estaba palpitante lo más noble y auténtico que existía en la idiosincrasia del hombre hispánico.

     Consciente de esta situación mi padre se propuso evitar lo que sería una irrecuperable pérdida para nuestra música popular.

     Aparte la sistemática labor de análisis y de estudio científico de la música realizado en el silencio de su mesa de trabajo quiso salir a efectuar sobre el terreno de manera práctica “trabajo de campo”.

     Recorriendo miles de kilómetros indagó exhaustivamente en los más apartados rincones de España noticias sobre viejas melodías, ancestrales danzas y antiguos instrumentos, quedando registradas en su grabadora cientos de canciones, la mayor parte de ellas auténticas joyas musicales.

     Parte del fruto de la expediciones efectuadas con los equipos de sonido de la casa de discos HISPAVOX fueron las dos primeras ANTOLOGÍAS DEL FOLKLORE MUSICAL DE ESPAÑA, publicadas en los años 1960 y 1971, compuestas cada una de cuatro discos de larga duración. La primera de ellas obtuvo en el Japón, en el año 1964, el Disco del Ministerio de Asuntos Exteriores, concedido a la publicación fonográfica extranjera de mayor interés artístico y cultural.

     Ambas colecciones existentes en la actualidad en el mercado del disco, con idéntica vitalidad que en los primeros años, constituyen sólo una parte de los materiales recogidos por García Matos en sus misiones folklóricas de rescate. El abundante material, fruto de esas expediciones que aún quedaba en los archivos, nos impulsó a sacarlo a la luz en una MAGNA ANTOLOGÍA MUSICAL, que abarcara los más representativos cantos, danzas y tocatas instrumentales de cada una de las dieciséis regiones españolas, especies folklóricas todas ellas grabadas «in situ», de boca del pueblo.

     Así es como nace La Magna Antología del Folklore, que consta de 17 L.P. de larga duración y que contienen 330 temas musicales con una duración de más de diez horas.

     En la selección del material se han tenido en cuenta los criterios siguientes: el de la autenticidad, según la cual se ha elegido de entre varias fórmulas de una misma tonada o canción, la de más genuino valor melódico, tonal o rítmico, y la búsqueda del interés estético, para aunar la importancia musicológica de sus contenidos con la amenidad de las audiciones y así conjugar lo bello con lo útil.

     Los discos van acompañados, aparte de unos breves comentarios, de dos índices, que facilitan la localización de los temas musicales. Uno está realizado por provincias; el otro, atendiendo a la circunstancia por la que solían interpretarse, agrupa las especies musicales por ciclos, tales como «canciones de cuna», «de quintos», «rondas», «de Navidad», etc.

     Antes de terminar queremos pedir disculpas por las imperfecciones y lagunas que pudieran apreciarse. El fallecimiento prematuro del recopilador de estos documentos folklóricos no le ha permitido editarlos personalmente, lo que explicaría no sólo las posibles diferencias de orientación sobre esta colección y las dos primeras, sino también las posibles limitaciones inherentes a nuestros inferiores conocimientos musicales, y ello a pesar del mayor empeño en interpretar fielmente los deseos del autor.
En la intención de respetar íntegramente el material folklórico existente en el archivo y no interpolar posteriores recopilaciones explicarían asimismo las ausencias de algunas especies populares, aunque en verdad en número reducido.

     Por último, el fin de esta obra es sacar a la luz, exhumándolos del olvido, nuestros cantos más entrañables; ellos han presidido la vida del pueblo del nacer al morir y es la arcilla en la que secularmente se ha modelado la sensibilidad del Pueblo Español.

Mª. Carmen GARCÍA-MATOS

 

Ver más Discopedias Virtuales de Canarias

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios