Revista nº 838
ISSN 1885-6039

La tradición del Arco y la Cucaña en El Sauzal.

Viernes, 17 de Junio de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 370

La Tradicional Bajada del Arco y la Cucaña en El Sauzal (Tenerife) hace referencia a una de las costumbres peculiares que se remonta a los principios del s. XIX. Como es conocidose sabe, las ofrendas con flores, frutos y ramas son comunes en las fiestas patronales, no sólo de Tenerife, sino en toda la geografía canaria: Fiesta de la Rama, los Corazones de Tejina, el Ramo de Taguluche...

 

La Bajada del Arco es una de las tradiciones con mayor carga lúdica y de participación juvenil. Se desarrolla durante uno de los días grandes de las Fiestas de San Pedro Apóstol, a finales de junio, y en esta celebración los jóvenes compiten por hacerse con las frutas y panes que adornan el Arco de madera, sujeto en el aire por una especie de vara.

 

Cierto es que el material adecuado y propio del Arco hace referencia a 8 elementos: 5 palos de aceviño de unos cinco centímetros de diámetro, dos contundentes varas más pequeñas de afollado y gran cantidad de pequeñas varas de caña, que luego se unen junto a los palos, con el hilo de la planta previniente de la anea. Con estas unidades, don Nicolás, en el taller de su casa, construye y empata la estructura del Arco, que adquiere una definida forma triangular de casi dos metros de altura, con un acabado redondeado en sus bordes y apariencia de corazón. A su vez, las tres terminaciones de la parte superior quedan adecuadas para colocar las banderillas de Tenerife y Canarias.

 

Abogan los expertos del lugar en la conveniencia de cortar el tronco de aceviño, como mínimo, seis meses antes y en luna menguante, que correspondería a los meses de noviembre y diciembre anteriores a la celebración de las fiestas principales de la localidad, para que la madera se seque adecuadamente y la estructura consiga fortaleza y seguridad para la que es menester. Una estructura convertida en Arco Tradicional a la que se le advierte una duración entre siete y ocho años.

 

El Arco tiene una forma triangular conformada de una estructura arropada por una densa cortina de cañizo adecuado y cortado por los artesanos del lugar para este fin. El día anterior a su exposición en la Plaza de San Pedro, en la base de la torre de piedra del distinguido templo, los vecinos decoran el Arco con los mejores frutos, hortalizas y panes. La parte superior es condecorada con los símbolos propios de nuestra tierra.

 

Los últimos años se ha expuesto en el marco de la Feria de Artesanía, aludiendo al día de las tradiciones. En este acontecimiento, particular, propio y único del municipio de El Sauzal, los jóvenes intentan alcanzar los manjares del Arco, mientras un grupo de vecinos tira de una soga que soporta y balancea la estructura y el peso del Arco, procurando que los mozos del lugar no alcancen los víveres exhibidos.

 

El momento álgido del juego acontece cuando los jóvenes, con enérgicos brincos, logran colgarse del Arco, no exento de riesgo, arrebatando los manjares y tirándolos desde cuatro o cinco metros de altura, a los vecinos presentes. La conclusión del acontecimiento supone la avalancha de todos los jóvenes sobre el Arco, logrando vencer a los vecinos contrincantes y repartiendo los

 

frutos y panes entre el fervor del numeroso público presente (familiares, amigos y vecinos).

 

La Cucaña. Por otro lado, la Cucaña se realizaba el mismo día del Arco y constituía uno de los juegos más divertidos de las fiestas: se plantaba un poste cilíndrico de unos 8 metros de altura en la plaza, que era embadurnado con grasa y en la base superior se colocaba un premio, que solía ser un gallo. La persona que llegaba arriba, principalmente muchachos, se quedaba con el obsequio. Como es fácil suponer, el lugar donde se desarrollaban todos estos actos era la Plaza de la Iglesia.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios