Revista nº 810
ISSN 1885-6039

200 útiles de la emigración en la exposición Cuba, la Linda. (Incluye MUESTRA DE FOTOS)

Sábado, 04 de Junio de 2011
Redacción BienMeSabe/ Grupo Etnográfico Baile Bueno
Publicado en el número 368

Hasta el sábado 11 de junio permanecerá abierta en la Sociedad «Velia» de La Laguna (Los Llanos de Aridane, La Palma) la exposición Cuba, la Linda, organizada por el Grupo Etnográfico Baile Bueno con la colaboración de la Sociedad «Velia», el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane y la Consejería de Artesanía del Cabildo Insular de La Palma. La muestra, comisariada por nuestros colaboradores Marcelino Rodríguez Ramírez y María Victoria Hernández, contempla un total de 200 útiles traídos desde Cuba que hoy forman parte de la herencia de Cuba, la Linda.

 

El tornaviaje del emigrante palmero incorporó a la vida cotidiana de las familias canarias los más variopintos útiles. Las bodegas de los veleros La Bella Engracia, La Fama de Canarias o La Verdad, salidos de los astilleros insulares, o los trasatlánticos Alfonso XII, Raimunda, Conde Wifredo o Pío IX llegaron a puerto repletas de muchos objetos que escaseaban o eran desconocidos en La Palma. Hoy en día, forman parte del recuerdo, cuidadosamente conservados por generaciones actuales; su origen continúa vivo en la memoria de sus poseedores, quienes, cuando se les pregunta por una caja de cedro o una sillita de comedor, siguen respondiendo automáticamente la ya tradicional frase Esto lo trajo mi bisabuelo de Cuba.

 

Entre las piezas de que se compone la exposición, destacan unas tenazas, calentadas en agua hirviendo, para marcar tirabuzones en el pelo; unas guayaberas de algodón; el cinturón reforzado para trasportar los centenes de oro; las tarjetas conmemorativas del bautizo de los palmeros-cubanos, el reloj de pared o los apreciados Cuervo y Sobrino de bolsillo, casa fundada en La Habana en 1882; una curiosa y elegante sillita para dar de comer a los niños; los baúles de cedro dotados del escanillo o cajoncillo secreto para ocultar las joyas y el oro en el viaje de retorno; pequeñas balanzas para pesar el oro; coquetos bolsitos y monederos de filigrana de plata cubana; las primeras cocinillas de petróleo; planchas de hierro y aluminio...

 

Otro aspecto primordial en la vida cotidiana palmera influenciada por el ciclo migratorio caribeño recogido por esta exposición lo protagoniza la flora tropical incorporada a la isla: el laurel de Indias, que hermoseó tantas plazas y parques; la cubalonga, de la que existe la creencia de que portar una semilla permanentemente evita los dolores; el cubano, árbol de jardín... De los productos de la huerta venidos de la Gran Antilla no es difícil ver cultivados en los campos palmeros los hermosos boniatos bejucos, las judías negras o el tabaco.

 

Los documentos son también parte importante de ese devenir entre las dos orillas. La exposición muestra pasaportes, pasajes, recibos de pago de los socios de la Asociación Canaria de Beneficencia, Instrucción y Recreo de La Habana, algunos ejemplares de la revista Islas Canarias (La Habana), fotografías familiares y una curiosa colección de postales con vistas de Zaza del Medio del fotógrafo aridanense y más tarde librero Dionisio Castro Carmona (1896-1978), emigrante en los años ‘20 del siglo pasado.

 

 

Muestra de Fotografías de Cuba, la Linda

 

Cinturón de centenes de oro

Primeras cocinas de petróleo

Balanza para pesar oro

Útiles del tornaviaje

Tarjetas de bautizos del siglo XIX

Recibos de pago y reglamento de la Asociación Canaria (1908)

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios