Revista nº 858
ISSN 1885-6039

Por la Villa de Santa Brígida con Pedro Socorro Santana.

Miércoles, 06 de Julio de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 373

BienMeSabe Canarias Audio nos acerca a la Villa grancanaria de Santa Brígida con la palabra y sabiduría de su Cronista Oficial, Pedro Socorro Santana, quien nos empezó hablando de su sentimiento como satauteño, o más bien debiéramos decir como tasauteño, que sería el gentilicio correcto.

 

Tasaute o Sataute significa 'pequeño oasis de palmeras'; o, en lengua amazigh, 'la frontera' o 'trasierra'. El topónimo Santa Brígida es de origen irlandés o escocés, por la procedencia de la Virgen.

 

Sin duda se trata de uno de los municipios canarios con mayor riqueza paisajística, de hecho muchos de los nombres de sus barrios (Dragonal, Madroñal, Lentiscos o Monte Lentiscal, Pino Santo, Los Olivos, Gamonal…) derivan de plantas autóctonas, lo que habla del verdor e importancia de los elementos naturales de su entorno. Además, ese medio ambiente se enriquece con los cuatro volcanes que le rodean, destaca también la Caldera de Bandama, el único volcán de Canarias habitado, concretamente por el octogenario Agustinito.

 

Toda esta belleza natural, esa vocación de jardín (como diría el autor) motivó el título del libro El pueblo que surgió del bosque, del propio Pedro Socorro, que publicó a modo de guía turística del municipio. Aunque en los últimos años también ha sido pasto del desarrollismo urbanístico, y las tierras de cultivo han dejado de plantarse y empezaron a crecer los bloques y el hormigón.

 

Historia. El en otro tiempo río Guiniguada ha marcado el devenir histórico de la villa satauteña, que ha visto a sus pies cómo subieron los holandeses y cómo salieron corriendo, a finales del siglo XVI; ha regado los cultivos, ha creado los heredamientos o ha sido motivo de una batalla a palos con sus convecinos de Tinamar por motivos del agua.

 

Esa relación histórica en la defensa de Gran Canaria frente a los ataques piráticos aludidos,particularmente la enorme flota holandesa y su retirada ante los vecinos satauteños, obligó a aquellos a retirarse en la batalla del Lentisca en el siglo XVI, que motivó la leyenda que aparece en su escudo heráldico: Por España y por la fe, vencimos al holandés. En ese tiempo se convierte Santa Brígida en un período corto de tiempo en la capital de la isla de Gran Canaria, ya que ante la invasión holandesa se traslada a la villa  el Obispado y la Real Audiencia.

 

Turismo y rica cultura. La relación de Santa Brígida con los extranjeros que visitan la isla se extiende al denominado Turismo de Salud, en la zona de Tafira, Monte Lentiscal o la propia Villa, a la que ya en el XIX los británicos llamaban la Pequeña Suiza. Por esos años se crea el Hotel Santa Brígida, o emblemáticas viviendas como la Quinta Rosa. Estas grandes casonas conforman parte de su magnífico paisaje, en tal sentido destaca la Casa del Galeón, la edificación más antigua de La Villa con una pila bautismal y un oratorio dedicado a San Juanito, o el Palacete de la familia Sarmiento. Abundan también las casonas con bodegas, lagares, pozos, molinos, hornos… que hablan del pasado satauteño vinculado con la agricultura o con el afamado vino del Monte, propio de la zona.

 

A pesar de ser el tercer municipio más pequeño de la isla disfruta de un poder económico considerable por la riqueza de algunas familias conocidas, convirtiéndose en uno de los municipios canarios con mayor renta per cápita.

 

Además de personajes ilustres como el gran historiador e hispanista Francisco Morales Padrón, entre otros también destacan personajes populares como Panchito o Antoñita la Rubia, grandes referentes del Centro Locero de La Atalaya. En la actualidad es Gustavo Rivero el artífice de mantener vivo esas viejas costumbres de nuestros antepasados. También destaca el conocido artesano Pepito Calabazas,  constructor de timples y otros instrumentos musicales que llegó a realizar en un año unso1.500 timples.

 

Otros aspectos patrimoniales y etnográficos relevantes de la villa satauteña son determinadas fiestas populares vinculadas a la recuperación de una tradición, como son la Traída del Barro o la Bajada del Velero, en la que se imitaba a las lavanderas que acudían al Guiniguada a realizar esa faena doméstica.

 

 

Puedes escuchar la entrevista aquí

 

 

Foto de portada: Pedro Socorro

 

 

Comentarios
Sábado, 21 de Mayo de 2016 a las 10:05 am - Pedro Socorro

#02 Pues sí, creo tener algo le contestaré por privado a su correo. Saludos

Sábado, 21 de Mayo de 2016 a las 05:33 am - Teresa

#01 Buenas noches. Me gustaría comunicarme con el Sr. Pedro Socorro Santana. Creo tiene información de mi familia Baez Socorro de San Mateo. Me gustaría tener información de mi abuelo Manuel Báez Socorro, natural de San Mateo, hijo de Antonio Baez González, natural de Teror y Juana Socorro Martel, natural de San Mateo. Mi abuelo emigró a Cuba.

Le estoy muy agradecida.

Cualquier información

Teresita Berrezueta

USA

Email raberrezueta@yahoo.com

Gracias mil

Entrevista a Dña. Nieves Jiménez Jiménez - Maestra de la Artesanía de la Seda. (3ª Parte)