Revista nº 892
ISSN 1885-6039

La Casa de la Miel celebró su XV aniversario pensando en una nueva denominación de origen.

Sábado, 12 de Febrero de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 352

El reto de la Corporación insular es que las mieles de la Isla puedan contar en breve con una denominación de origen.

 

La Casa de la Miel de Tenerife acogió la celebración del decimoquinto aniversario de la apertura de sus instalaciones en la Finca La Baranda, en El Sauzal. Inaugurada el 10 de febrero de 1996, surgió como consecuencia de la demanda del sector apícola de Tenerife, debido a los problemas de mercado de sus producciones, fundamentalmente centrados en los cambios en la distribución, acceso a etiquetado, y la presencia cada día mayor de fraudes con las mieles locales.

 

El acto contó con la presencia del presidente del Cabildo, Ricardo Melchior; el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Joaquín Bethencourt; la directora general del ICCA (Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria), Sulbey González; los alcaldes de El Sauzal y de Tacoronte, Mariano Pérez y Hermógenes Pérez respectivamente, y el director de la Casa de la Miel, Antonio Bentabol.

 

Ricardo Melchior destacó el esfuerzo de “los hombres y mujeres que, con su trabajo y buen hacer, han logrado que las mieles de Tenerife sean ya una referencia dentro y fuera de nuestras fronteras” y resaltó el papel de dos personas que han sido cruciales en el desarrollo de la Casa de la Miel: Carmelita García Castaños, una de sus impulsoras, y Julio Díaz Cruz, presidente de Apitén. A ellos agradeció su labor y les hizo entrega de una distinción en reconocimiento a su trabajo durante estos años.

 

Por su parte, José Joaquín Bethencourt señaló que “aunque pequeño, el sector apícola ha crecido y se ha ido consolidando”. Aún así, se tienen más retos y uno de ellos es que Tenerife pueda contar con una denominación de origen en breve plazo. A estas palabras, la directora del ICCA, Sulbey González, contestó que el Gobierno canario está tramitando con Madrid el expediente para que pueda ser una realidad y pronto las mieles de Tenerife tengan su denominación de origen.

 

El director de la Casa de la Miel, Antonio Bentabol, aseguró que se ha avanzado pero también “nos queda mucho por hacer”. No quiso dejar de agradecer a los apicultores y usuarios el trabajo y la implicación para que “fuera de la isla copien nuestra iniciativa”.

 

El acto concluyó con una tarta y velas, que las autoridades presentes se encargaron de apagar para dar paso a un desayuno con productos elaborados con miel.

 

Historia. La construcción de la Casa de la Miel se acomete como un proyecto cofinanciado entre el Cabildo Insular de Tenerife y el Programa Leader europeo. Es un proyecto singular en contacto directo con el sector, y que pretende a través de la formación, prestación de servicios y otras actividades apoyar a los apicultores de la isla, así como garantizar la calidad y el origen de las mieles de Tenerife.

 

La originalidad del enfoque llevado a cabo por el Cabildo de Tenerife -apoyando al sector a través de un centro de servicios y promoción de este producto- se demuestra en el hecho de que han surgido, en otros puntos del Archipiélago, Galicia, Andalucía o Asturias centros apícolas con fines semejantes que, incluso, usan la denominación Casa de la Miel marca registrada por el Cabildo.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios