Revista nº 940
ISSN 1885-6039

Un inventario de 286 bienes del Patrimonio Histórico Industrial.

Domingo, 18 de Diciembre de 2011
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 396

La consejera Inés Rojas y el presidente del Cabildo, Mario Cabrera, presentaron este importante catálogo elaborado por la experta Amara Florido. El balance de este Inventario ha superado las expectativas iniciales, especialmente por la cantidad de vestigios recogidos, en total 286 bienes catalogados.

 

La consejera de Cultura, Inés Rojas, acompañada por el director general de Cooperación y Patrimonio Cultural, Aurelio González, y por el presidente del Cabildo de la isla, Mario Cabrera, dio a conocer el Inventario del Patrimonio Histórico Industrial de Fuerteventura. Es el segundo estudio realizado por la experta Amada Florido, tras el realizado en Gran Canaria, impulsado por el Gobierno.

 

El Inventario surge de la necesidad de salvaguardar la memoria histórica de la industrialización de la isla, en consonancia con otros proyectos y realidades que se han venido acometiendo con éxito en el resto del territorio estatal. Por otra parte, al tratarse de un patrimonio en rápida transformación y deterioro, y por lo tanto en grave peligro de desaparición, se hace necesaria una rápida y efectiva catalogación de lo que hasta la fecha se conserva. Este Inventario constituye una base de datos objetiva de los bienes del Patrimonio Industrial, identificando, describiendo y valorando los testimonios registrados para su protección, difusión y puesta en valor.

 

La titular de Cultura, Inés Rojas, apuntó que "se trata de la segunda iniciativa de catalogación sobre el Patrimonio Industrial de Canarias que tendrá su continuación en el resto de las Islas, dando un importante paso para la conservación de un patrimonio, hasta hace poco desconocido y olvidado en el conjunto del Estado. Sin embargo, en los últimos años está cobrando un importante impulso destinado a proteger y planificar la intervención en los restos heredados del proceso industrial. Canarias tiene muestras evidentes de la existencia de testimonios imprescindibles para comprender y documentar este episodio de la historia reciente".

 

El documento, de igual modo, permite conocer cuantitativa y cualitativamente el mapa patrimonial del legado de la industrialización majorera, actualizando los registros realizados hasta ahora. Por lo tanto, se convierte en un curso de acción que se apoya en fuentes bibliográficas, material de archivo y trabajo de campo, sobre las construcciones y equipamientos mecánicos, generados por la actividad industrial a lo largo del tiempo.

 

Este mapa tiene como base un conjunto de fichas independientes, según la tipología de los bienes registrados, ya sean inmuebles, muebles, documentales o inmateriales. Al tiempo, incluye diversos campos como la localización, tipología, valores justificativos, descripción, delimitación, estado de conservación, la descripción y el análisis del planeamiento municipal y territorial, las fuentes documentales y datos históricos, así como su situación jurídica y administrativa. También contempla el uso actual, propuestas de intervención y de nuevos usos, contando todas las fichas con apoyo documental gráfico. De esta forma se da a conocer cuantitativa y cualitativamente el legado de la industrialización de cada uno de sus seis municipios (Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario y Tuineje).

 

Es importante señalar que como metodología de trabajo se ha considerado de forma especial los testimonios orales, es decir, el relato de las personas que conservan la memoria de cómo era un elemento, bien o ingenio industrial, como el conocimiento sobre la organización de la producción y el funcionamiento de máquinas.

 

Los sectores productivos que incluye el catálogo de Fuerteventura son los mismos que han sido reconocidos por el Plan Nacional de Patrimonio Industrial, aunque es este caso se sustentan, en lo que se refiere a bienes inmuebles, en tres pilares: la industria agroalimentaria (molinos de viento, molinas, molinos de gofio de fuego y tahonas); la industria de otros productos minerales no metálicos (hornos de cal); y las instalaciones asociadas a la captación, depuración y distribución del agua (pozos, norias, aeromotores). En cuanto a los bienes muebles destacan los elementos relacionados con las explotaciones agrícolas.

 

El balance de este Inventario ha superado las expectativas iniciales, a juicio de Amara Florido, especialmente por la cantidad de vestigios recogidos. "Ha supuesto un trabajo de investigación riguroso, complicado y que, debemos precisar, que no está cerrado. Al igual que en Gran Canaria, más allá de ser una herramienta de gestión para la Administración, se ha convertido en un documento de referencia para profundizar en el conocimiento de nuestra historia reciente".

 

En cuanto a números este Inventario da como resultado el registro de 286 bienes catalogados, de los cuales 214 corresponden a bienes inmuebles y los 72 restantes a bienes muebles, estando el 90% del total en manos privadas. De los datos se desprende la existencia de un modelo regional industrial sustentado en la producción cerealística, la explotación de la sal y la captación y distribución del agua.

 

 

Foto de portada: un molino en Antigua

 

 

Comentarios