Revista nº 792
ISSN 1885-6039

Manifiesto: Pinolere. La Feria. 25 años de trabajo en común.

Domingo, 05 de Septiembre de 2010
Asociación Cultural Pinolere. Proyecto Cultural
Publicado en el número 329

Estos años de trabajo intenso, no siempre reconocido y al que no le han faltado contratiempos, detractores y envidias, ha tenido que ir cubriendo etapas que dieran respuesta a las necesidades e inquietudes de los ciudadanos y ciudadanas de las medianías del Valle de La Orotava.

 

A lo largo de más de veinticinco años de trabajo desde y para la ciudadanía, Pinolere. Proyecto Cultural engloba a un colectivo humano que ha sabido dar los pasos necesarios, a veces con dificultad, hasta configurar un hilado diseño de propuestas dirigidas a rescatar, defender, conservar y difundir nuestro patrimonio artístico, natural, etnográfico, artesanal y socio cultural de nuestro pueblo canario, de las medianías del Valle de La Orotava y de Pinolere en particular.

 

Estos años de trabajo intenso, no siempre reconocido y al que no le han faltado contratiempos, detractores y envidias, ha tenido que ir cubriendo etapas que dieran respuesta a las necesidades e inquietudes de los ciudadanos y las ciudadanas de las medianías del Valle de La Orotava.

 

Esa trayectoria vecinal vivida en estos cinco lustros, podemos sintetizarlas en tres grandes bloques que responden a objetivos diferentes y con una proyección temporal a medio y largo plazo.

 

 

1ª Etapa. 1985-1995

Proyecto de Desarrollo Comunitario. Centrado en la dinamización, concienciación y participación ciudadana

 

Es la etapa más difícil pero a la vez más gratificante. En ella nace una de las actividades estrella de nuestro proyecto, Pinolere. La Feria. Esta iniciativa articula un movimiento ciudadano singular, donde tienen protagonismo los diferentes sectores de la sociedad local en torno a los oficios tradicionales y la artesanía.

 

Es en esta etapa donde se van sumando he incorporando diferentes formas de participación ciudadana: comisiones de fiesta, comisiones vecinales, sectoriales, asociación cultural, etc. Pero, sobre todo, se intenta cubrir las necesidades primarias de Pinolere.

 

 

 

2ª Etapa. 1995-2006

Proyecto de dinamización cultural. Poner en valor la cultura del medio rural de las medianías del Valle de La Orotava

 

1995 marca un antes y un después a una década de trabajo comunitario. Ya existen las bases sólidas para generar un cambio del trabajo realizado hasta el momento.

 

Se pasa de ser meros imitadores de proyectos a generar e innovar en el panorama insular y regional en el campo de la Cultura Popular y del Patrimonio Etnográfico.

 

Nos planteamos un proyecto cultural que valore las raíces identitarias de los vecinos y las vecinas de las medianías del Valle de La Orotava, del medio rural, de la oralidad, de las tradiciones y, sobre todo, partir de la realidad local como vía de significación social para diseñar anualmente un proyecto cultural para toda la Comunidad Canaria que nace de los intereses cercanos de la ciudadanía.

 

 

3ª Etapa. 2006

Proyecto para la Comunidad Educativa. Caminando hacia la consolidación de un proyecto educativo por y para Canarias que incluya a todos los sectores de la ciudadanía de las Islas

 

La concesión del Premio Canarias de Cultura Popular, en el 2006, por el Gobierno Autónomo de Canarias, nos hace pensar y reflexionar si sólo con actuaciones puntuales en el tiempo aunque incardinadas en un proyecto cultural anual son suficientes para proyectar al futuro el mundo del medio rural y natural, unas costumbres y unos modos de vida que van siendo arrollados por la rueda de la globalización sin respetar los elementos que como pueblo nos identifican.

 

Creemos que la realidad nos obliga a desplegar todos nuestros esfuerzo por vincular a la sociedad canaria, a la comunidad educativa, a los diferentes sectores sociales en un proyecto educativo que permita acercar Pinolere, el medio rural y los oficios tradicionales, el patrimonio intangible y el medio natural, al resto del Archipiélago permitiendo poner en valor estas peculiaridades de identidad local como paso previo al reconocimiento del conjunto de elementos que conforman la identidad canaria.

 

 

 

25 años de trabajo en común

 

Hoy cumplimos veinticinco años de trabajo en común. Momento para la felicitación de todas y todos los que hemos sido protagonistas de esta iniciativa comunitaria en el tiempo, de las instituciones que nos han apoyado, de los colectivos sociales que han estado codo con codo colaborando en este proyecto y sobre todo: los artesanos y las artesanas que han dado nombre a nuestra feria.

 

Esta parte de la historia de Pinolere y su proyecto de trabajo en común, exige, más que emborracharnos de la efemérides del momento, una reflexión y vuelta de tuerca para encarar un futuro difícil pero esperanzador.

 

Un futuro que pase por profundizar, a partir de este año 2010, en un nuevo Proyecto de Desarrollo Rural y Comunitario que sea capaz de dinamizar la vida de las medianías proyectando un horizonte sostenible y ligado a las señas de identidad de nuestra tierra, y que sea capaz de generar desde el ámbito cultural nuevos puestos de trabajo.

 

Un futuro que debemos encarar todas y todos, aunando esfuerzos y haciéndonos partícipes y protagonistas del mismo.

 

 

¿Y ahora qué hacer?

 

Este Proyecto de Desarrollo Rural y Comunitario tiene marcado, entre otros, unos objetivos e iniciativas a corto plazo que permitan el mantenimiento de nuestra asociación al margen, exclusivo, de las ayudas oficiales.

 

Para ello se requiere:

 

• Profundizar en el proyecto educativo-cultural Caminando hacia Canarias que desde hace tres años hemos venido desarrollando para continuar sensibilizando a la comunidad educativa de Canarias de la necesidad de valorar la cultura popular como parte indisoluble de nuestra identidad canaria, facilitando los medios e instrumentos necesarios para incorporar los contenidos canarios en las aulas.

• La creación del Centro de Formación y Reciclaje de los artesanos/as. Centro que estará ubicado dentro del Parque Etnográfico Pinolere y que debe dar respuesta a las necesidades del sector en el siglo XXI.

• Un albergue que permita la pernoctación de los diferentes sectores sociales para facilitar la formación, el ocio y desarrollo vecinal de las medianías.

• La creación de un restaurante-escuela que permita la formación y divulgación de las excelencias gastronómicas de nuestra tierra.

• El desarrollo de convenios con el sector empresarial que permitan el diseño de proyectos en común que posibiliten la creación de empleo y el mantenimiento de la estructura organizativa de nuestra institución.

• Potenciación del Museo Etnográfico Pinolere, el Aula Rural y de la Naturaleza Toribio Delgado Acosta, El Parque Etnográfico Pinolere, las Rutas en La Naturaleza; haciéndolas sostenibles y rentables para permitir el mantenimiento de los puestos de trabajo.

• Profundizar en los proyectos integrales de desarrollo del medio rural: continuar con la recuperación de la arquitectura tradicional, los oficios tradicionales en peligro de desaparición y la agricultura tradicional poniendo en valor a sus protagonistas.

• El futuro de nuestra Feria pasa por crear una estructura organizativa competitiva, capaz de autofinanciarse. Ello exige del concurso de todos los protagonistas. Para ello, y dada la merma en apenas dos años del 60% de dineros públicos para su financiación y mantenimiento, requiere para garantizar el futuro, de la que es sin lugar a dudas una de las mejores ferias de artesanía de Canarias, corresponsabilizarnos todos y todas, también los artesanos y las artesanas aportando su granito de arena para su subsistencia.

 

En definitiva, todos los compañeros y las compañeras que conformamos este colectivo, la Asociación Cultural Pinolere, nos sentimos felices de estos veinticinco años de una de las iniciativas más significativas de nuestro proyecto como es nuestra FERIA; pero ésta requiere de nuevos retos, de nuevas iniciativas que lo hagan sostenible de cara al futuro. En ello creemos.

 

Esperamos que las instituciones públicas sigan siendo copartícipes de este proyecto. Sigan apoyando nuestras iniciativas, permitiendo en definitiva que este proyecto cultural y de desarrollo rural de las medianías del Valle de La Orotava, de Pinolere, pueda seguir trabajando por nuestra cultura popular otros veinticinco años más.

 

 

Comentarios