Revista nº 858
ISSN 1885-6039

Parque Arqueológico del Maipés de Agaete.

Martes, 19 de Octubre de 2010
Valentín Barroso Cruz (Arqueólogo, director de Arqueocanaria)
Publicado en el número 336

En breve está anunciada la apertura al público de esta importante necrópolis grancanaria. Es por ello que te acercamos de primera mano qué nos encontraremos en este punto crucial de la ruta cultural del Norte de la Isla Redonda.

 

El yacimiento arqueológico conocido como El Maipés o Malpaís se encuentra situado al Noroeste de la isla de Gran Canaria, ocupando los restos de una colada volcánica que discurrió por el fondo del Valle de Agaete hace unos tres mil años. En esta colada, los antiguos pobladores de la isla utilizaron la escoria volcánica para enterrar a sus muertos, al menos hasta la conquista castellana de la isla en 1483.

 

Desde el punto de vista arqueológico, los túmulos constituyen las piezas más significativas de este yacimiento. Los aborígenes canarios excavaban las fosas o cistas en la superficie del malpaís, y una vez depositado el cadáver procedían a taparlo con lajas o piedras alargadas. A continuación lo cubrían con escoria volcánica para formar un cúmulo que en algunos casos alcanzan los 8 metros de diámetro y los 2,5 metros de altura. En la actualidad se conservan unos 700 túmulos o tumbas con un estado de conservación muy dispar.

 

A fines del siglo XIX se inician las rebuscas en el cementerio, que protagonizarán eruditos e investigadores locales y extranjeros, sobre todo franceses, con el objeto de obtener cráneos con los que realizar estudios raciales, tan en boga en la Europa de aquellos momentos. En 1974 el yacimiento es declarado Bien de Interés Cultural y a partir de los años ochenta se inician los estudios en la necrópolis. Fruto de aquellos, de la implicación del Ayuntamiento de Agaete, que adquiere una buena parte del yacimiento, y sobre todo de la apuesta decidida del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de la isla, se inicia toda una serie de actuaciones para el estudio, protección, restauración y puesta en uso de tan espectacular yacimiento arqueológico.

 

Este recinto alberga, además de los valores arqueológicos señalados, otros vinculados al extraordinario medio natural en el que se asienta, como la propia colada volcánica, la flora y la fauna asociadas a ella, con la presencia de varios endemismos, el imponente barranco de Agaete que discurre paralelo al yacimiento y la visión inigualable de los paredones del pinar mejor conservado de la isla, el conocido como Pinar de Tamadaba, declarado Parque Natural.

 

Arqueología, medio natural y casco urbano de Agaete, que linda con uno de los frentes del yacimiento, eran elementos que obligaban a una actuación exquisita e integral: los edificios del Centro de Interpretación del Parque Arqueológico aprovechan antiguas edificaciones agrícolas readaptadas a su nuevo uso; los caminos por la necrópolis se realizan en acero corten para que al oxidarse se mimeticen con la colada y permita el tránsito de los visitantes; se restauran zonas de la colada degradadas y aquellos túmulos que mejor ilustran la visita; toda la cartelería y otros recursos museográficos dispuestos en los exteriores se adaptan estéticamente al espacio natural circundante, etc.

 

El Parque Arqueológico del Maipés se abrirá al público después del verano y, junto con el Cenobio de Valerón y la Cueva Pintada, constituirá una oferta cultural de gran calidad e interés, que a buen seguro contribuirá a reactivar la Comarca.

 

 

 

Este texto fue publicado el pasado verano en el programa de las Fiestas de Las Nieves. La Rama 2010. Las fotos, en el mismo programa, son de Juan Antonio del Pino Bolaños y Alfredo Betancor del Rosario.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios