Revista nº 797
ISSN 1885-6039

El alto valor artístico del Cementerio de Las Palmas.

Sábado, 30 de Octubre de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 337

La Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo grancanario ha organizado dos visitas guiadas al Cementerio de Las Palmas, previstas ambas para el día 6 de noviembre, con la finalidad de dar a conocer a todos los ciudadanos que deseen participar en las mismas, el alto valor patrimonial que custodia este recinto funerario declarado por el Gobierno de Canarias este mismo año Bien de Interés Cultural, que además constituye un exponente singular y significativo de la historia de la ciudad y de quienes fueron sus protagonistas. Las dos visitas se llevarán a cabo a las 9:00 y a las 11:00 horas, y serán guiadas por el doctor en Historia Moderna Pedro Quintana Andrés.

 

Todas las personas que deseen acudir a esta singular visita cuyas plazas son limitadas deberán formalizar previamente su inscripción en la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Cabildo, entre el día 2 y el 4 de noviembre, llamando a los teléfonos 928. 219229, o bien hacerlo a través del correo oiac@grancanaria.com. La iniciativa de estas visitas guiadas forma parte de la campaña de concienciación ciudadana El Patrimonio es todo tuyo que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario organiza periódicamente con la participación activa del público a diferentes enclaves de interés patrimonial.

 

 

Un auténtico museo.

 

El Cementerio de Las Palmas está considerado por muchos historiadores como un auténtico museo, tanto por el valor arquitectónico del conjunto funerario como por los conjuntos arquitectónicos y escultóricos de inspiración clásica que conviven con medievalismos y eclecticismos que el mismo alberga, creando una rica variedad de códigos estéticos. La visita guiada descubrirá a muchos ciudadanos aspectos históricos desconocidos del primer cementerio construido en la ciudad con motivo de la epidemia de fiebre amarilla que asoló Las Palmas de Gran Canaria a principios de 1811, así como sus singulares rincones ocultos y personalidades que reposan en su recinto emplazado en el límite sur del barrio de Vegueta.

 

La construcción de este cementerio está asociada a la epidemia de fiebre amarilla que afectó gravemente en los inicios del siglo XIX a la población de Las Palmas de Gran Canaria provocando un gran número de víctimas mortales. La imperiosa necesidad de dar sepultura a un número elevado de difuntos y los cambios que ya desde finales del siglo XVIII se estaban gestando en el mundo de las prácticas funerarias (Real Cédula de Carlos III prohibiendo el enterramiento en las iglesias) constituyen los motivos fundamentales que originan la construcción de este primer cementerio de la ciudad.

 

Inicialmente el cementerio sólo lo constituía un terreno cuadrado cercado con tres tapias, extendiéndose el frontis en la cara sur. No será hasta mediados del siglo XIX cuando se inician las primeras reformas importantes del inmueble, introduciéndose algunas novedades como fue el empleo de nichos para ir sustituyendo paulatinamente las fosas. Es en este momento cuando el cementerio adopta el diseño de un solar cuadrangular rodeado por altos muros, precedido de una portada desde la que se accede a un recinto central dividido por dos trazos perpendiculares y rodeado por cuatro calles colindantes a las tapias exteriores. Como suele ser habitual en otras necrópolis de la época, el centro del recinto se resalta mediante la instalación de algún monumento, en este caso una cruz monumental, en cuyas proximidades se erigen los mausoleos correspondientes a las familias más acaudaladas de la ciudad.

 

La portada neoclásica del cementerio de Vegueta se atribuye a Luján Pérez, aunque el pórtico de acceso (confeccionado en piedra con puerta de hierro) es obra de Manuel Ponce León. Según la historiadora del Arte María de los Reyes Hernández, ha de destacarse "la factura del diseño entre en los cánones clásicos, pero la decoración y asociación con la literatura tremendista y exaltada de Mariano José de Larra, son notas que vinculan a la estética romántica". Efectivamente en la parte superior de la portada se localiza una inscripción que transcribe unos veros de Larra: Templo de la verdad es el que miras/no desoigas la voz con que te advierte/que todo es ilusión menos la muerte.

 

 

Diferencias reconocibles.

 

En la actualidad el cementerio de Vegueta, con un planta de tendencia trapezoidal, está dividido en dos departamentos principales. El primero de ellos corresponde a la zona de explanada contigua a la entrada y en ella se ubican los panteones y mausoleos más significativos del recinto, enlazados por anchas calles. En el segundo se localizan las tumbas de quienes no podían erigir mausoleos y panteones, así como, en el extremo norte, el ámbito correspondiente al ensanche del cementerio a raíz de la creciente demanda de espacios sepulcrales. Pero además de las diferencias reconocibles en el cementerio de Vegueta, también se identifican otras en la ordenación del camposanto. Así mientras que la mayor parte del recinto está destinado a sepulturas de católicos, existe también un ámbito de unos 500 metros cuadrados en los que se inhumó a creyentes de otras confesiones y al que se accedía a través de un angosto callejón.

 

En el cementerio de Vegueta se dio sepultura a personas pertenecientes a familias ilustres de la ciudad que tuvieron un especial protagonismo en la historia contemporánea de Las Palmas de Gran Canaria y del conjunto del Archipiélago. Pero, además, en los inicios del siglo XIX la construcción de cementerios trae consigo el desarrollo de una escultura funeraria de capillas sepulcrales que han convertido al Cementerio de Vegueta en un auténtico museo que enriquece el valor arquitectónico del conjunto. Como se han encargado de destacar algunos autores, las obras presentes en el camposanto son representativas de los lenguajes artísticos del Ochocientos, identificándose piezas de inspiración clásica, que conviven, sin solución de continuidad, con una variedad de códigos estéticos entre los que predominan los medievalismos y eclecticismos.

 

Hay que destacar especialmente las aportaciones de Manuel Ponce León, quien utilizó en sus obras un lenguaje neogótico posiblemente vinculado al sentido de recogimiento y espiritualidad que se trata de conferir al lugar. Dentro de los proyectos debidos a este autor hay que distinguir los de carácter público y los privados. Entre los primeros, destaca la cruz goticista de diez metros de altura que se emplaza en la parte central del llamado "patio antiguo", realizada en cantería azul y compuesta por tres cuerpos, de diferentes tamaños, sentados sobre una escalinata. El primero de los cuerpos, el de mayores dimensiones e importancia, presenta pináculos y gabletes goticistas y en sus ocho caras se inscriben pasajes bíblicos. Entre las obras de carácter privado podrían destacarse los siguientes: mausoleo de la familia Manrique de Lara (1851), monumento funerario de Vázquez Bustamante (1857), Capilla decorada con ángel (1859), Capilla de la familia Casabuena (1859), la Capilla funeraria de la Familia Quintana (1866), monumento fúnebre de D. Cristóbal del Castillo (c. 1872-1873), Capilla de las familias Sintes y Acevedo (1878), etc. El escultor genovés Paolo Triscornia di Ferdinando realizó los monumentos erigidos para la familia Rodríguez González y en memoria de los náufragos italianos que perecieron en la colisión entre los vapores Sudamérica y La France (1888). Además, llama la atención una serie de esculturas y grupos escultóricos cuya autoría no es conocida: es el caso del monumento funerario realizado para la familia Gourié, significado por un ángel cabizbajo que porta una cruz.

 

En definitiva, el cementerio de Vegueta constituye un magnífico ejemplo de los primeros camposantos que comienzan a erigirse en las islas en los inicios del siglo XIX; siendo, además, un exponente de alto valor histórico, pues en su interior puede hacerse un amplio recorrido por la historia contemporánea canaria a través de aspectos tan diversos como sus protagonistas -célebres o anónimos-, los acontecimientos que allí se reflejan o los gustos artísticos plasmados en los monumentos funerarios que este lugar atesora.

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios
Martes, 02 de Noviembre de 2010 a las 07:13 am - Emmanuel

#02 Una anotacion a peticion de mi señora:

Como anecdota al pasar junta a la tumba de nuestro ilustre foliklorista, y creador de Tenderete, Nanino Diaz Cutillas, una señora que limpiaba en una tumba cercana comentaba al ver una flor en el jarron de la sucia y maltrecha lapida, "..menos mal que alguien se acordo de este pobre...", no se si la señora tenia claro quien era el inquilino de aquel nicho con tan mala fachada, pero si tenia claro que no solian cuidar mucho aquella tumba.

Sigo teniendo curiosiodad por ver una de esas visitas guiadas, por ver que es lo que les han enseñado a los guias para contar...por que si lo que me van a contar es la estructura del cementerio, jajajaja, menuda tonteria, lo importante esta dentro borrandolo el tiempo.

Un saludo y Gracias por el espacio

Lunes, 01 de Noviembre de 2010 a las 01:03 am - Emmanuel

#01 NO queriendo marcar las diferencias con la redaccion de Bienmesabe, como autor de este articulo, si quisiera denotar que el que lo escribe deberia de darse una vueltecita por el tan maravilloso museo llamado Cementerio de Las Palmas.

Primero quisiera pedir un poco de verguenza al Cabildo por crear unas visitas guiadas en un entorno tristemente mas parecido a un reducto de ruinas funerarias que a lo que en el articulo se cuenta, si es cierto que este Santo lugar descansan los restos de personales ilustres, tambien es cierto que el estado del lugar muestra un abandono muy pronunciado.

No lo digo sin conocimiento, si no que da la casualidad que en el dia de la vispera de todo los santos, se me ocurrio pasar a enseñarselo a mi señora que no es canaria, la cual ella misma me hizo participe del abandono en que se encontraba.

El mantenimiento de las tumbas de los mas ilustres ya mencionados en el articulo, no es que se cuiden mucho, yo diria que como el marmol no necesita mantenimiento, es sorprendente que aun se mantengan en pie, pero si nos damos un paseo por su interior descubriremos que otras tumbas de otros personajes ilustres de esta ciudad, como Grau Bassa, o la familia Perez Galdos, tienen verdaderos problemas de mantenimiento, incluso creo recordar que la tumba de Cristobal del Castillo tenia la cruz que lleva su tumba en cabecara partida, pero si nada mas entrar nos dirijimos a los panteones de la izquierda del cementerio veremos que estan en ruinas, tablas que tapan las entrada a los mausoleos subterraneos, estructuras de puiedra destrozadas, o estructurs de madera ya en putrefaccion.

Es mas aun paseando podremos encontrar, como escondida estre nichos una lapida muy antigua, sin fecha, sucia, pegada con unas cuñas y silicona (o algun pegamento de carazteristicas parecidas) de un color gris oscuro, en la cual pone Alonso Quesada, sorprendente verdad, pues si, esta asi, abandonada.

Si es cierto que bello monumento al tenor canario Alfredo Krauss, con su imponente frase "silencio aqui yace un tenor", o tambien al Doctor Chil que esta junto al mencionado musico, pero el resto de pena.

Como anecdota mi señora comento que "aqui estan todas las calles de la ciudad enterradas", frase que me hizo refleccionar la verdad que escondia, alli llevamos a nuestros ilustres y los enterramos "a perpetuidad" como suscribe alguna lapida, y alli los dejamos que el tiempo se encargue de hacer el trabajo sucio borrando sus nombres como nosotros dejamos que se olviden en nuestra historia.

Una vez mas nuestras instituciones gubernativas hacen gala de la ineptitud y ineficacia de promover nuestra cultura e historia, toman iniciativas que les ponen en evidencia, por que me gustari ver que le cuentan a los que vayan a las visitas guiadas, se me ocurre por ejemplo a la llegada a la tumba de Alonso Quesada:

AQUI SEÑORES Y SEÑORAS SE ENCUENTRA UNO QUE ESCRIBIA... BUENO COMO EN LA LAPIDA NO PONE FECHAS...PERO ERA ALONSO QUESADA...ERA MUY IMPORTANTE EN U EPOCA OR QUE ESCRIBIO...VARIAS OBRAS....CUENTA CON UNA CALLE Y UN CENTRO DE ENSEÑANSA SECUNDARIA...BUENO QUE TIENEN PUESTO SU NOMBRE...CONTINUAMOS...

O algo asi, triste verdad, tenemos lo que nos merecemos, hemos dejado que nuestra cultura se convierta en un cementerio de nombres, que la gente comienza a dudar que hicieron. Hagamos algo, denunciemos estas cosas.

Un saludo y gracias por el espacio

Alma Llanera / XIV Encuentro Internacional de Improvisadores por el Casco Viejo de Corralejo