Revista nº 784
ISSN 1885-6039

Pepe Monagas se acercó en la guagua del verso a Valsequillo.

Viernes, 28 de Mayo de 2010
Redacción BienMeSabe
Publicado en el número 315

Anoche se presentaba, una vez más, en Valsequillo el libro en décimas inspirado por los cuentos de Pepe Monagas escritos por Pancho Guerra. Se hacía tras haber sido presentada días atrás la exposición que también anda itinerando por la isla de Gran Canaria con motivo del centenario del nacimiento del autor, que se cumplió el pasado 2009.

 

Recordemos que, como hemos ido informando en estos meses pasados, esta nueva publicación sobre (o de) uno de los autores más importantes del llamado costumbrismo canario se gestó tras un trabajo en grupo de escritores de todas las Islas (excepción de La Graciosa) que son amigos, por diferentes motivos y dedicaciones, de la décima, así como interesados o amantes del escritor tirajanero y las costumbres del pueblo canario.

 

Esto es lo que ha dado este libro, que ya circula desde hace unos meses por bibliotecas y centros de educación (parece que se está preparando una edición para la venta); un conjunto de textos que acerca al lector de forma inusitada las historias del archiconocido Pepito Monagas, y que se ha creado tomando como inspiración y modelo determinados escritos del autor, procurando mantener, en la medida de lo posible, el lenguaje de los relatos en el lenguaje musical de la poesía.

 

 

Pues todo esto es, a grandes rasgos, lo que ayer pudimos ver en las medianías grancanarias de Valsequillo. Tras una breve introducción sobre el autor y el libro hecha por Miguel Guerra (Presidente de la Fundación Pancho Guerra y sobrino del mismo), tres de los poetas participantes leyeron sus décimas y las de otros poetas ausentes; y uno de ellos, Pedro Grimón, explicó brevemente con su ejemplo los vericuetos internos de la producción de estos versos nacidos de aquellos cuentos. A continuación hizo lo mismo Expedito Suárez, para en un paso más lanzarse, junto a Yeray Rodríguez, al canto de los textos. Ahora las cuerdas y el lirismo de la voz daban el tono oportuno a las palabras de Pancho Guerra que han hecho suyas. Comprenderán que el humor de Guerra, más el decorado de la música, hacen un resultado especial y atractivo para un público que estuvo en todo momento realmente estusiasmado.

 

Hubo otras cosas fuera del protocolo previsto: se rifaron libros y el alumnado de Yeray Rodríguez en el municipio valsequillero se lanzó al micrófono para leer o improvisar también. Y sin duda podemos asegurar que la décima tiene futuro.

 

En breve daremos noticia más detallada de este libro en nuestra sección de Puntos Cubanos.

 

Precisamente hoy publicamos en BienMeSabe TV algunos cuentos de Pepe Monagas.

 

 

 

Noticias Relacionadas
Comentarios